Leonoticias

Gp de malasia

Hamilton, a lo Schumacher

El inglés Lewis Hamilton (Mercedes).
El inglés Lewis Hamilton (Mercedes). / EFE
  • El tricampeón se convierte en el segundo piloto en la historia en alcanzar 100 primeras líneas en parrilla

  • Sólo le supera Michael Schumacher, que logró 116

Lewis Hamilton era el gran favorito para hacerse con la 'pole' del GP de Malasia, con mucha diferencia. Sólo Nico Rosberg podía haberse hecho con el primer puesto, pero las sensaciones del británico durante el viernes y la tercera sesión de libres habían dejado muy claro que, en este fin de semana, es Hamilton quien parece un punto más concentrado y motivado que su compañero, el líder del campeonato.

Desde primera hora del sábado en Sepang, Hamilton estuvo más serio de lo habitual, aunque no desde un aspecto negativo. Estaba concentrado. En su mente, con los vistosos y enormes auriculares que suele llevar, iba vislumbrando el trazado malasio que tan bien conoce, incluida esa curva 15 que fue una pesadilla para algunos, como un Carlos Sainz cuyo sueño de los puntos se complicó mucho desde que erró en sus intentos en la 'Q2'. Hamilton logró un tiempo imposible desde hace una década, un 1:32 que consiguió en la tanda definitiva y que ni siquiera logró alcanzar Rosberg.

Hamilton realizó una clasificación perfecta, sin apenas mácula. El inglés es consciente de que este fin de semana se juegan mucho en su lado del 'box' de Mercedes y él junto a sus mecánicos (esos que hace un año estaban con Rosberg) se han planteado la carrera de Malasia como un punto de no retorno en sus aspiraciones del cuarto campeonato. Por eso la clasificación tenía que salir bien. No valía destrozar un juego de neumáticos porque aún tenía otro. No valía conformarse con una segunda posición, pese a que la lluvia amenazaba para la carrera tanto o más que para la clasificación. Sólo valía la 'pole' y esperar que el dichoso embrague, al que muchos llaman «el embrague de Aquiles» por ser el punto de debilidad de Hamilton, no le diese guerra en la salida.

Dicho y hecho: una vuelta de trámite en la 'Q1', otra más en la 'Q2', con el añadido de que se hizo con el neumático con el que iba a salir en la carrera, y una fulgurante 'pole' con la que suma ya 57 en su carrera deportiva (ocho este año y cuatro en este circuito). Objetivo cumplido para Hamilton, con récord de la pista y una estadística: alcanzar las 100 primeras líneas en la parrilla de salida, algo que sólo había logrado un tal Michael Schumacher.

Igual que Schumacher, pero más rápido

No son los mismos coches, ni las mismas circunstancias, ni siquiera en los mismos circuitos, pero este fin de semana hay en una estadística en la que Lewis Hamilton ya no tiene que mirar hacia arriba para ver su nombre escrito: el de las 100 primeras filas de parrilla.

 Michael Schumacher se despidió de la Fórmula 1 habiendo salido desde la primera fila en 116 de sus 307 Grandes Premios. De momento, una cifra inalcanzable para cualquiera. excepto si se llama Lewis Hamilton. El británico ha salido en 57 ocasiones primero y en 43, segundo. Habida cuenta de que, con el de este domingo, Hamilton ha disputado 183 Grandes Premios, el tricampeón del mundo puede presumir de haber salido desde la mejor línea de la parrilla en el 54% de sus carreras, una cifra mayor que Schumacher (37%) o su ídolo Ayrton Senna (53%). No está nada mal para un Hamilton del que siempre se ha considerado que es más piloto de domingos que de sábados, aunque Nico Rosberg se empeñe en los últimos tiempos en rebatir este tipo de ideas preconcebidas.

Aunque la estadística sin contexto carece de validez analítica, los números son demoledores: Schumacher tardó 206 carreras en alcanzar las 100 primeras líneas y Hamilton sólo 183. Al 'kaiser' le costó mucho más tiempo que a 'Hammer' tener en sus manos un coche brutalmente competitivo, como fueron los casos del Ferrari de principios del siglo XXI y estos imbatibles Mercedes que, salvo contratiempo, seguirán disputándose las 'poles' hasta final de temporada. Ni Red Bull ni Ferrari están a la altura de lo esperado en esta recta final. Los sábados, cuando realmente los monoplazas deben demostrar su calidad al esprint, son prácticamente propiedad exclusiva de las flechas plateadas. De 16 poles, 'sólo' en Mónaco no hubo un Mercedes al frente. Este es el noveno doblete de 2016 para los de Brackley, lo que demuestra su superioridad, y les quedan cinco por delante. ¿Alguien se atreve a apostar en contra de ellos?