Wesley So estrena su palmarés en el Magistral ante una leyenda como Anand

Wesley So, durante la final del Magistral. / EFE

En el desempate, So pudo con un auténtico especialista en este tipo de partidas frenéticas con una victoria con blancas y unas tablas muy bien trabajadas

EFE

El joven estadounidense Wesley So estrenó su palmarés en el Magistral de ajedrez Ciudad de León, que celebró su trigésima edición, y que vio como el campeón en 2016, el indio Viswanathan Anand, no podía seguir ampliando su leyenda en el torneo con su décimo triunfo.

La primera victoria de Viswanathan Anand llegó en 1996, hace más de dos décadas -con tan solo tres años de vida de su rival- cuando empezaba a labrar su leyenda para después sumar dos tripletes 1999-2001 y 2005-07, para después sumar dos victorias espaciadas más en 2011 y 2016.

En el desempate, So pudo con un auténtico especialista en este tipo de partidas frenéticas con una victoria con blancas y unas tablas muy bien trabajadas.

El enfrentamiento se planteaba como una batalla intensa, sin piedad entre dos jugadores que representan dos etapas muy diferentes, la experiencia y la trayectoria exitosa del indio y la insolencia de un jugador que dice no estar conforme con su segundo puesto actual en el escalafón mundial.

De hecho, el jugador de origen asiático mostró que, al margen de sus excentricidades justificadas por unos u otros motivos, -jugar con gafas negras o portar un gran crucifijo en su pecho-, tiene un talento que le sitúa ya muy cerca del trono que ostenta el noruego Magnus Carlsen, al que superó antes de llegar a León en tierras belgas.

Por ello, las tres primeras partidas fueron una lucha de estrategia, sin concesiones, salvo las necesarias y donde ambos plantearon su estilo, pero con algunas novedades para buscar sorprender al contrario.

Así, en la primera partida, muy movida, como todas, So jugó con blancas y se planteó una apertura española que dio paso a un desarrollo sin sobresaltos, hasta que el estadounidense dejó escapar una posible ventaja que le otorgó la iniciativa a Anand que, sin embargo, no fue capaz de sacar el suficiente provecho.

La segunda partida mostró la sabiduría de "Vishy" para saber salir adelante en situaciones complicadas, porque a pesar de no acertar en su posición fue capaz de navegar en las aguas turbulentas planteadas por Wesley So, quien, a falta de tiempo, mostró imprecisiones que le impidieron sacar provecho en el tablero, por lo que Anand saboreó casi como un triunfo las tablas.

Resultado que se repitió en el tercer enfrentamiento que se inició con la defensa ninzoindia contra la apertura de peón/dama, que, tras las escaramuzas, condujo a una posición sin retorno, repitiendo Anand jugadas hasta el inevitable desenlace sin vencedor. La cuarta partida en la que el sempiterno campeón del torneo buscó inclinar la balanza de su lado y sumar su décima corona volvió a conducir a un final en el que pudo producirse cualquier resultado, para acabar en tablas.

Tras plantear una defensa Petrov, se llegó a una posición muy habitual en partidas en la actualidad con enroques en flancos opuestos con ventaja para Anand, pero que no supo atacar con claridad, igualándose primero tras un error del indio para después repetirse lo sucedido en la segunda partida con un So con ventaja pero sin tiempo, que le permitió de nuevo sobrevivir a su rival.

De esta manera se llegó, como en la segunda semifinal, al desempate con dos partidas rápidas de 5 minutos -más 3 segundos por jugada- y en la primera un error estratégico de Anand con una variante poco adecuada ante una apertura inglesa, le llevó a una situación límite que acabó conduciéndole al abandono.

El "Tigre de Madrás" llegaba obligado para intentar repetir el triunfo, también en partidas rápidas, como el logrado en Lovaina unos días antes al Magistral, pero en esta ocasión su rival aprendió la lección para ir llevando la situación a unas tablas que le daban la victoria final.

La primera victoria de Viswanathan Anand llegó en 1996, hace más de dos décadas -con tan solo tres años de vida de su rival- cuando empezaba a labrar su leyenda para después sumar dos tripletes 1999-2001 y 2005-07, para después sumar dos victorias espaciadas más en 2011 y 2016.

En el desempate, So pudo con un auténtico especialista en este tipo de partidas frenéticas con una victoria con blancas y unas tablas muy bien trabajadas.

Fotos