Sara Llana: «Es la hora de despuntar a nivel internacional»

Sara Llana, en deporte(n)vivo.

La gimnasta leonesa asegura que suceder a Carolina Rodríguez es «prácticamente imposible» además de adelantar que su vuelta al tapiz, pese a no tener fecha prevista, está «muy cerca»

DANI GONZÁLEZ

Una fractura en el segundo metatarsiano de su pie izquierdo trastocó el final de 2017 y el inicio de 2018 de Sara Llana. Pero la gimnasta leonesa ya está en la recta final de su recuperación, con esta fractura ya prácticamente cerrada y esperando a eliminar el edema óseo producido como consecuencia de este contratiempo.

Pese a todo, y aunque no se atreve a dar fechas, Llana señala que «me queda poco para volver». «Voy teniendo mejores sensaciones, aumentado la carga... No puedo hacer saltos o correr, todo aquello que requiera apoyar con fuerza el pie, pero este tiempo lo he aprovechado para mejorar otros aspectos», explica.

Después de un final de 2017 donde le hubiera gustado estar en algunas competiciones con el Circuito Iberdrola, la leonesa afirma que este 2018 es un «año importante» para ella. «Es la hora de despuntar a nivel internacional después de un año de transición, el 2017, justo posterior a los Juegos Olímpicos», señala.

Una de sus grandes citas es el Europeo, donde solo habrá una plaza para España, y por ser organizadora. «Habrá que pelear duro por ese puesto, irá la que esté en mejor forma», asegura Sara Llana, que explica el cambio de sede, de Valladolid a Guadalajara, porque «tienen un buen pabellón y experiencia organizando la Copa del Mundo», además de explicar que el Polideportivo Pisuerga de la ciudad castellana «no reune todas las condiciones exigidas».

Gimnasta de élite y futura ingeniera aeroespacial

La leonesa también ha relatado en deporte(n)vivo cómo se organiza para compaginar sus estudios de ingeniería aeroespacial con la gimansia rítmica. «Ahora mismo, el deporte es lo más importante para mi, pero voy cogiendo dos asignaturas por cuatrimestre para irlo sacando poco a poco», comenta.

También ha descrito un día de entrenamiento, en el que toca distintos palos como «ballet, preparación física, trabajo corporal y los aparatos». Su favorito es la pelota, «es con el que más me identifico» y, pese a señalar que «cada año se me atasca un aparato», el que más complicado le parece es la cinta.

A la primera, campeona de España

Ha recordado sus inicios, con seis años, en la rítmica, cuando una amiga le pidió que se apuntara con ella. «Me lo pasaba bien, pero fui mejorando, despuntando... y en mi primer Campeonato de España, con 11 años, gané», añade.

Considera a Ruth Fernández como «mi maddre en la gimnasia, siempre está detrás de nosotras y tiene muchos detalles». Relató la anécdota de su primer Europeo júnior, en el que la entrenadora del Ritmo le prometió comprarle una funda para los aros, que Sara Llana había visto en un stand y le había encandilado, si hacía bien su ejercicio. «No había salido del tapiz y ya tenía el regalo en las manos», recuerda.

«Suceder a Carolina es casi imposible»

Y si Ruth Fernández es una madre en el deporte, Carolina Rodríguez es una «hermana» que siempre le ha dado «muy buenos consejos». Insiste en que no quiere ser su sucesora ni la de nadie, recalcando que «suceder a Carolina es casi imposible, es una leyenda».

Afirma que no le sorprendió demasiado su vuelta al alto nivel ya que «venía a entrenar con nosotras y se le veía con cara de querer seguir» y no duda en que logrará un buen estado de forma: «quien tuvo, retuvo. Si se lo propone, lo conseguirá».

Por último, habló sobre las dos grandes perlas del Ritmo, Paula Serrano y Olatz Rodríguez, que vienen «pisando fuerte». «Son muy diferentes. Paula es muy coordinada y tiene una técnica brutal. Las condiciones de Olatz y las dificultades que logra son increíbles», explica.

Contenido Patrocinado

Fotos