«Quiero ser atleta, no entrenadora»

Blanca Fernández combina las prácticas de su máster en Sports Business y Management con el atletismo en Temple University, en Philadelphia, donde ya no puede competir y combina labores de entrenadora con sesiones para no perder su forma física

Blanca Fernández, en una sesión de entrenamiento en Temple University./
Blanca Fernández, en una sesión de entrenamiento en Temple University.
DANI GONZÁLEZ

Conciliar la vida deportiva y académica es un reto, especialmente para aquellos deportistas como Blanca Fernández que tienen la ambición como una máxima en su vida. La atleta leonesa, que está enamorada de Estados Unidos, completó su formación en la Temple University, en el corazón de Philapdelphia donde, combinó los estudios con la práctica del atletismo.

Regresó a España, pero para poder obtener su título tenía que completarlas con prácticas, que realiza desde mediados de agosto hasta el próximo 17 de diciembre. El atletismo y Blanca Fernández son dos partes inseparables, pero había un incoveniente: en competiciones universitarias, solo permiten inscribir a atletas de entre 18 y 24 años, edad que ya rebasa la leonesa.

La solución: ser assistant coach del equipo universitario de Temple, de manera que Blanca Fernández no ha perdido contacto con el atletismo pero, eso sí, le ha «abierto los ojos». «Ahora estoy cien por cien segura de que quiero ser atleta y no entrenadora», afirma.

Blanca Fernández, en una sesión de entrenamiento.
Blanca Fernández, en una sesión de entrenamiento.

«Nunca me ha llamado la atención y siempre he comprobado, a través de mi entrenador (José Enrique Villacorta) que es un trabajo muy injusto. Pasas nervios, estás impaciente por ver si tus atletas están listos... prefiero correr. Y al trabajar a la vez, también me he dado cuenta de que prefiero entrenar y viajar a tener que madrugar y trabajar ocho horas al día», asegura.

Días frenéticos en Philadelphia

Pero, pese a esta labor, no ha dejado el atletismo de lado. «Es que ellos me han dicho que soy una atleta profesional, que no puedo estar sin entrenar», explica. Por ello, no solo programa las sesiones de sus pupilos, sino que salta al tartán con ellos «e incluso les hago de liebre».

El día a día de Blanca Fernández es frenético. Se levanta pronto para acudir a su puesto de trabajo, llevando las redes sociales y la comunicación del equipo de cross de Temple, sus prácticas del máster de Sports Business y Management que realiza en Estados Unidos. Al mediodía, sobre las 14:00 horas, acude a entrenar, para completar su formación académica por la tarde, yendo a clase. Durante los fines de semana, viaja con el equipo de atletismo de Temple University, a los que ayuda entregando fichas, documentación o reservando los alojamientos.

«La diferencia entre el atletismo estadounidense y el español es la inversión que destinan allí»

«La diferencia entre el atletismo estadounidense y el español es la inversión que destinan allí» BLANCA FERNÁNDEZ

Estados Unidos es un país que no para de sacar grandes talentos en el mundo del atletismo. «La diferencia entre ellos y España es el dinero», declara Fernández. Y es que la atleta leonesa quedó impresionada la primera vez que vio las instalaciones de Temple. «Tienen un pabellón más grande que el Palacio de los Deportes solo para el atletismo, algo que no veremos nunca en León, y una pista de ocho calles. Las universidades americanas invierten más en deporte de lo que puede invertir el gobierno español», afirma.

«Como en España no se vive en ningún lugar»

Pese a todo, echa de menos León. «Es que somos tontos. Tenemos la mejor cultura de vida de todo el mundo, algo que percibes cuando sales. Y yo echo mucho de menos España, en ningún lado se vive como en nuestro país, y eso que yo adoro Estados Unidos», explica.

Ha estado en Philadelphia durante esta primera parte de la temporada de cross en la que tan bien rindió la pasada temporada. «He visto Atapuerca y otros crosses muerta de envidia, sabiendo que podría ganar a algunas de las que han estado adelante», comenta.

«He visto el cross desde casa muerta de envidia»

«He visto el cross desde casa muerta de envidia» BLANCA FERNÁNDEZ

Pero volverá antes de Navidad a León para preparar el cross, «me he decantado por esta disciplina en lugar de la pista cubierta». ¿Y para el verano? «Dios dirá, me gustaría probar en los obstáculos, es algo que me estoy planteando seriamente, pero ya lo veremos».

Una atleta más completa llegará de Estados Unidos. Cuatro meses en Philadelphia están haciendo de Blanca Fernández una deportista que se ha visto «al otro lado de la valla» en una experiencia como entrenadora que espera que se quede en eso, en experiencia, ya que reitera que «es muy injusto y prefiero ser atleta».

Contenido Patrocinado

Fotos