Cto. Mundo Atletismo

Ordóñez completa la gesta con un bronce mundial

Saúl Ordóñez celebra el bronce./Agencias
Saúl Ordóñez celebra el bronce. / Agencias

El berciano realiza una gran final, aguantando el tipo con el campeón del mundo, Adam Kszczot, y mostrando una cara muy valiente | Acaba tercero mundial tras la reclamación con éxito de Drew Windle

DANI GONZÁLEZLeón

Es una de las grandes sorpresas. Grandes y gratas sorpresas. Llegó repescado, entró por tiempos en la final. Pero a Saúl Ordóñez siempre le gusta llegar de tapado, dar la campanada y dejar boquiabierto a aquel que le ve con un bronce en el Campeonato del Mundo indoor de Birmingham.

Reacciones

Y lo ha vuelto a hacer, no en un escenario cualquiera. En la final del Mundial de Birmingham en 800 metros, el ponferradino demostró por qué es uno de los atletas más valientes del panorama mundial.

Sin miedo a nada, sin tapujos, salió desde el inicio a estar en cabeza de carrera, a marcar el ritmo. Vio el ataque del polaco Adam Kszczot desde lejos, se puso en cabeza y trató de seguirle.

Era algo casi imposible ante un mago de la táctica como el polaco. Pero Saúl Ordóñez es un genio de la valentía y el atrevimiento. Y lo hizo. Se 'enganchó' de la zapatilla de Kszczot y no la soltó.

Llegó al último 200 metros con opciones. Con opciones de todo. El polaco era el más fuerte y lo demostró mientras que Ordóñez miraba hacia atrás para tratar de guardar un poco para la última recta.

Ahí se la jugó y solo le adelantó, por muy poco, el estadounidense Drew Windle, que acabó siendo descalificado durante unos minutos pero la reclamación del equipo americano llegó a buen puerto. Una machada, una campanada que bien vale un bronce mundial. Un gran éxito para Saúl Ordóñez (1:48.01) que llegó con la peor marca de todos los participantes pero, a base de descaro, se ha llevado una medalla de bronce.

Contenido Patrocinado

Fotos