Mundiales de Londres

Bolt se rompe en su despedida

Usain Bolt, lesionado en el relevo del 4x100 en Londres. /AFP
Usain Bolt, lesionado en el relevo del 4x100 en Londres. / AFP

Gran Bretaña logró el oro en la última carrera del velocista jamaicano, que ni siquiera fue capaz de terminar al resultar lesionado

MIGUEL OLMEDALondres

Usain Bolt nunca debió estar en el Mundial de Londres. El momento para dejarlo fueron los Juegos de Río y él lo sabía. Ya sin motivación para entrenarse, atraído por la fiesta que el atletismo le había ‘robado’ durante su juventud, el jamaicano llegó a la cita británica sin apenas haber corrido. Antes del 100, únicamente tres carreras en 2017. Ninguna por debajo de 9.95, a años luz de sus mejores marcas. La falta de rodaje en las piernas le apartó del título individual del hectómetro hace una semana… Y en el relevo directamente se rompió. Sus isquiotibiales dijeron basta cuando su cabeza pensaba en acelerar, como siempre había hecho, para arrasar a Coleman y Mitchell-Blake en los metros finales. Un triste adiós al mejor velocista de todos los tiempos.

Se retira Bolt y con él acaba una era en el mundo del atletismo. Una etapa en la que el espectáculo ha ido de su mano, atrayendo a las masas allá donde ha corrido. Y ha corrido muy rápido. Más de lo que nadie lo había hecho jamás. Se despide el monarca del ‘sprint’ abdicando en otro prodigio, Christian Coleman, que aun sin llevarse ningún oro de Londres, en su última temporada como atleta universitario ha dejado trazas de dominador para una década. Con el adiós de Bolt cae también otro monstruo de la velocidad, en este caso en forma de país: Jamaica ya no tiraniza a sus rivales sobre el tartán. Lejos quedan los tres récords consecutivos en el 4x100, cuyo título mundial cae ahora en manos de Gran Bretaña.

Un combinado, el anfitrión, que a la chita callando superó a los dos grandes favoritos en el relevo corto con cuatro velocistas jóvenes, fuera de los grandes focos y lejos de optar a las medallas individualmente. Chijindu Ujah, Adam Gemili y Nethaneel Mitchell-Blake apenas bajan de diez segundos en el héctometro; Daniel Talbot ni los ronda. Pero precisamente este último fue clave en el oro británico con una tercera posta que no olvidarán en las islas. Aunque para desgracia suya, en el resto del mundo la gente se acordará del abandono de Bolt.

En el 4x100 femenino no hubo lugar a dudas y Estados Unidos arrasó, como se esperaba, a Gran Bretaña y Jamaica. Tori Bowie certificó en el último testigo lo que Aaliyah Brown, Allyson Felix y Morolake Akinosun venían anticipando en los tres anteriores: nadie vuela como las norteamericanas.

Farah, otro adiós agridulce

Usain Bolt no es la única leyenda del atletismo que se despide de las pistas en Londres. Su homólogo en las distancias largas, el británico de origen somalí Mo Farah, también colgó este sábado los clavos a los 34 años. Y de igual manera que el jamaicano, lo hizo dejando un sabor agridulce. El fondista más laureado de todos los tiempos no pudo completar su tercer doblete mundial –ya tiene dos olímpicos y otros tantos europeos-, al perder en la última vuelta el 5.000.

El etíope Muktar Edris heredó el trono de Farah tras reventar la carrera en los 400 metros finales. Un cambio de ritmo que, por primera vez en más de un lustro, no fue capaz de aguantar el británico; aunque se guardó un último ‘sprint’ para amarrar la plata ante el estadounidense Chelimo.

Farah no volverá a correr en un gran campeonato porque su intención es poder dedicar más tiempo a su familia. Sin embargo, no es descartable verle en un futuro regresar a sus orígenes en el cross o probar fortuna en la maratón.

En la jabalina, el alemán Johannes Vetter cumplió con los pronósticos y se colgó la medalla de oro, aunque no pudo superar la barrera de los 90 metros como en la fase de clasificación. Su compatriota Thomas Röhler, vigente campeón olímpico, sólo pudo ser cuarto tras los checos Jakub Vadlejch y Petr Frydrych.

Y en las vallas cortas femeninas, la australiana Sally Pearson se llevó el oro por delante de la estadounidense Dawn Harper Nelson y la alemana Pamela Dutkiewicz; aunque la sorpresa la dio la mala actuación de la también norteamericana Kendra Harrison, líder del año y plusmarquista mundial.

Contenido Patrocinado

Fotos