Leonoticias

vídeo

La leonesa ganó la prueba femenina. / A. Cubillas

atletismo

Blanca regresa con honores

  • La leonesa vuelve a su casa tras su periplo en Estados Unidos venciendo en los 10 kilómetros Ciudad de León | Gustavo Silván, en un emocionante sprint final con Cristian García, se lleva la victoria en el cuadro masculino

Los 10 kilómetros Ciudad de León han vuelto a llenar las calles de colorido, superación y sacrificio. Un millar de atletas tomaron la salida en la prueba larga que partía desde el Hispánico y finalizaba a los pies de la Catedral. Todas las miradas apuntaban a la leonesa Blanca Fernández, que regresaba a su casa después de su periplo en Estados Unidos.

fotos

  • Sufrimiento y sudor a los pies de la Catedral

La atleta leonesa, flamante integrante del FC Barcelona, no falló y se llevó la victoria con un tiempo de 38:41. En el apartado masculino, Gustavo Silván venció en un emocionante final parando el crono en 33:52.

Cientos de personas se agolpaban en las calles para dar ese aliento indispensable para los corredores. La subida de la calle Ancha y la plaza de la Regla eran los lugares más abarrotados y también donde los atletas necesitaban más ese cariño.

La carrera fue rápida. No se llegó a batir el récord de Roberto Aláiz de 2012, cuando bajó de los 33 minutos, pero el final fue emocionante. Cristian García y Gustavo Silván se disputaron la victoria al sprint, donde el más rápido fue Silván. El berciano, con un crono de 33:52, se llevó el triunfo y Eduardo Fernández, que llegó siete segundos después, completó el podio.

En el apartado femenino no hubo sorpresas. La gran favorita era Blanca Fernández y la leonesa no defraudó. Celebró su fichaje por el Barcelona ganando en su casa, a los pies de la catedral, con un tiempo de 38:41. Junto a ella entró su compañera de entrenamientos, Cristina Espejo, y completó el podio Laura Sánchez, a unos 20 segundos de las atletas que la precedieron.

Una vez más, León no ha fallado a su cita con el atletismo popular. Los corredores han ofrecido un bonito espectáculo de superación arropado por un público entregado que les ha dado oxígeno y fuerzas a través de sus aplausos.