Leonoticias

RÍO2016

Juegos Olímpicos

Paralímpicos Río 2016

Jornada de oro para la natación española

Óscar Salguero, con su medalla de oro.
Óscar Salguero, con su medalla de oro. / Efe
  • Tres oros, una plata y un bronce para el equipo nacional en la piscina, que ya ha visto ondear la bandera en diez ocasiones

Para paliar la sequía de la joranda previa, la tarde de finales en la piscina ha sido fructífera para el equipo español. Tres oros, una plata y un bronce que sumar al medallero español para dejarlo en 17 y para demostrar por qué la natación es el punto fuerte del conjunto nacional. Óscar Salguero, Michelle Alonso e Israel Oliver se han proclamado campeones paralímpicos: para estrenarse de la mejor forma en unos Juegos, para revalidar el título de Londres y para volver al podio después de doce años.

El equipo español se vistió de oro en la tarde de piscina. Óscar Salguero se ha proclamado campeón paralímpico de 100 braza en su estreno en unos Juegos. Con solo 18 años, el catalán se ha impuesto en su mejor prueba por más de un segundo sobre la plata del italiano Federico Morlacchi.

Era final directa. No había referencias previas en la piscina de Río y no había ni pasado a la final en la otra prueba que había disputado. Entonces no se mostró cómodo, pero este miércoles sí. Desde el inicio de la prueba ya marcó un buen ritmo, llegó a tocar la pared liderando en los primeros 50 y faltaba la mitad.

El americano Herendeen le seguía los pasos, pero lejos. A más de un segundo. Parecía que la victoria estaba en su mano, pero Salguero no se confiaba y seguía apretando. Buscando superar su mejor marca. No lo consiguió, pero su 1:11.11 le valió para vestirse de oro. Otra vez el himno español en la piscina. Y sonaría otras dos veces.

Han sido muchos años de comer, dormir, entrenar y dormir. Salguero solo cuenta 18 años y ya tiene un oro paralímpico como recompensa a un sacrificio que empezó con 12 años. Ya ganaba campeonatos por aquellos entonces y seis años después ya es campeón en unos Juegos.

Michelle Alonso repite título

La presión pesaba sobre la tinerfeña. Era la gran favorita en la final del 100 braza y sobre ella estaban todas las miradas, más aún después del registro marcado en las series. Récord paralímpico y la mejor posición para la final. Ahí tampoco falló. Se tiró a la piscina consciente de que solo tenía que nadar como lo llevaba haciendo todo el año y que así sería oro.

Desde el inicio se vio que sería una dura lucha con la británica Firth. Le había ganado unos metros bajo el agua pero en cuanto Alonso subió a la superficie demostró su superioridad. Tocó la primera pared como líder y tras el volteo se adelantó de nuevo Firth. Cuestión de metros. En el tramo final la tinerfeña apretó y se llevó el oro, volviendo a mejorar su registro. Nuevo récord paralímpico y a una centésima de su propio récord del mundo.

Israel Oliver llevaba sin subir al podio de unos Juegos desde Atenas. La plata y el bronce que consiguió en la capital helena habían sido todo su palmarés en los Paralímpicos, donde siempre rozaba la gloria pero se quedaba a las puertas. Cuarto en Londres, quinto en Pekín, en Río ha vuelto a subirse al cajón.

Y de qué forma. El madrileño pasó tercero en los primeros 50 del 100 mariposa después de salir mal, pero la segunda piscina fue inmejorable. Fue recortando poco a poco. Primero al ucraniano Mashchenko. Después al japonés Kimura, en el último tramo, cuando ya casi sonaba el himno nipón. Por 19 centésimas, un oro que sabe mucho más por todo el trabajo que viene detrás.

Plata y bronce para cerrar

Miguel Luque conquistó su sexta medalla paralímpica. El catalán lleva subiendo al podio desde Sídney y no ha faltado tampoco a su cita en Río. En el 50 espalda, solo fue superado por el chino Jin Zhipeng, que marcó el récord mundial de la categoría. Inalcanzable.

La sorpresa llegó con María Delgado en la final de 100 espalda. La aragonesa de 18 años disputaba sus primeros Juegos y lo hizo con podio, con un bronce que parece mucho más porque llega contra todo pronóstico. La británica Russell marchó a brazadas a por el récord del mundo y tras ella la ucraniana Matlo. Delgado pasó tercera por los primeros 50 y aguantó su ritmo hasta el bronce para cerrar una jornada de éxitos para la natación española. Cinco metales que llevan la decena al palmarés.