España-Italia

Sergio Ramos pide no pitar «ni a Piqué ni a nadie»

Sergio Ramos, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas./EFE
Sergio Ramos, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. / EFE

El capitán se alegra de la vuelta de Villa, pide prudencia con Marco Asensio y asume que el Bernabéu es exigente con sus jugadores, pero recuerda que el sábado no debe silbar al central catalán

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENLas Rozas

Sergio Ramos es el capitán de la selección española y, desde hace años, siempre comparece ante los medios para analizar las situaciones que rodean a 'La Roja' antes del inicio de la concentración en Las Rozas. La primera novedad era la vuelta de David Villa, con el que el sevillano levantó la Euro 2008 y el Mundial 2010. "Le conozco hace muchos años y hemos vivido la mejor etapa de la selección. Creo que nos ha sorprendido a todos, pero es bien recibido. Tiene ese espíritu joven y con ganas de hacer goles. Es meritorio que a su edad se siga cuidando y rindiendo a ese nivel", explicó antes de negar que venga a sustituir a un Diego Costa por el que rompió una lanza y negó que no esté comprometido con el combinado nacional. "No me voy a meter en la vida de nadie, es un gran delantero y cuando vuelva lo veremos por aquí", zanjando cualquier duda sobre si el delantero debía haber buscado una solución a su situación teniendo en cuenta lo que se juega España ante Italia.

Uno de los que se perfila a ese puesto de '9' es Marco Asensio y Ramos aprovechó para pedir calma en torno a lo que se dice sobre su compañero. "Marco Asensio es un jugadorazo. Lo que hace deja de ser una novedad pero es muy joven, hay que dejarlo tranquilo y no meterle piedras en la mochila. Tiene un talento innato y nos viene muy bien que jugadores así completen nuestra plantilla. A Zidane le encanta manejar las rotaciones, lo ha hecho muy bien el año pasado y lo importante es mantener la competencia. Marco, Lucas, Kovacic... cuando salen lo hacen bien", afirmó antes de aclarar que el Real Madrid sigue aportando mucho a España. "Atravesamos una época muy bonita, muy dulce, es señal de que el club está haciendo las cosas bien, están valorando a los jugadores y si seguimos aportando jugadores a la selección es bueno", recordó.

Siguiendo la actualidad deportiva de su equipo analizó la actual situación de Gareth Bale y Karim Benzema, que parecen no contar con el apoyo total del Bernabéu. "No va a cambiar (que haya silbidos por parte de una parte de la grada), ha pasado, pasa y seguirá pasando. El Bernabéu te hace notar la exigencia. Hay veces que un toque de atención nunca está de más", dijo antes de pedir que el sábado no se pite a ningún jugador. Tampoco a Gerard Piqué, con el que algunas veces ha tenido sus encontronazos. "Que no haya pitos ni a Piqué ni a nadie, hay que respetar siempre a los jugadores que defienden nuestra camiseta y nuestro escudo", explicó sobre el central azulgrana, 89 veces internacional y último goleador de España en el Bernabéu en encuentro oficial (1-0 a Turquía en 2009). Y es que Ramos, en su condición de doble capitán, pide al Bernabéu, a su juicio "el escenario perfecto para ese partido" que "apoye porque será un partido tenso y difícil. Nosotros tenemos ganas de hacer un buen partido".

Fotos