'Operación Soulé'

La selección trata de aislarse del ruido por Villar

Ángel María Villar. / Reuters

«Si no hay ayuda exterior, la sacaremos desde dentro», dijo Lopetegui el día que las escuchas afectaron al presidente suspendido y los árbitros

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENLas Rozas

En la Ciudad del Fútbol se están acostumbrando a ver publicadas conversaciones de distintas personas relacionadas con la Federación Española de Fútbol (FEF). Las filtraciones del ‘Operación Soulé’ han dejado de poner de los nervios a los trabajadores, que esperan una resolución judicial e intuyen la moción de censura a partir del 22 de noviembre, seis meses desde su nombramiento, como el único modo de que Ángel María Villar salga de la Federación, ya que ni la petición conjunta de una dimisión ha tenido efecto alguno.

Hay muchas cosas en el aire, pero cada uno dentro de la institución sigue trabajando en su parcela. Así sucede especialmente en el tema deportivo, donde los seleccionadores se mantienen ajenos al ruido externo. «A mí sólo me preocupa lo que os he dicho y en lo que tienen que estar centrados los jugadores. Si no hay ayuda exterior, la sacaremos desde dentro», zanjó ante los medios Julen Lopetegui, acompañado en su comparecencia por su cuerpo técnico y la secretaria general, Esther Gascón. Maria José Claramunt, directora de la selección y por la que los capitanes Sergio Ramos y Busquets sacaron la cara ante el actual presidente Juan Luis Larrea, no estuvo presente en la comparecencia del vasco y la posterior de Albert Celades.

Este viernes se reprodujeron, esta vez en Marca, distintas conversaciones interceptadas por la Unidad Central Operativa de la Policía (UCO) en el sumario de la ‘Operación Soulé’, que buscaba actividades presuntamente delictivas de Gorka Villar. Algunas de las del presidente suspendido hacen pensar que tenía un control extremo con algunos actores principales, como el colectivo arbitral. «Cuando se ejerce la autoridad, me cago en el dinero. Mis árbitros, mis entrenadores, mi fútbol sala vota lo que yo le digo. Si no, les quito, porque yo pongo a dedo y quito a dedo. Así lleva haciéndose los últimos 32 años», decía el abogado bilbaíno en periodo electoral por teléfono.

El recurso de Jorge Pérez, que no llegó a ser ni candidato a las elecciones, tanto al TAD como al Tribunal contencioso administrativo, ha estado aparcado. Pero el hecho de que Consejo Superior de Deportes, que hace meses no tomó partido, vaya a solicitar ahora una investigación a los abogados del Estado –que podrían disponer de los 8.000 documentos de la ‘Operación Soulé’– podría cambiar el panorama. Las elecciones no se llegaron a celebrar porque Villar –ahora dolido al sentirse traicionado por los que antes eran sus fieles y que sigue en su casa estudiando la documentación del caso– fue el único candidato posible.

Mientras muchos piensan en posibles elecciones y candidatos (suenan Luis Rubiales , presidente de la AFE o Emilio García Silvero, exabogado de la Federación ahora en la UEFA), los técnicos sólo piensan en sacar los partidos. Lopetegui y su equipo saben que con cuatro puntos estarán en el Mundial y ahora mismo no hay otra cosa que importe más que eso. «No vamos a permitir que nada ni nadie distraiga nuestra atención de estos partidos fundamentales que tenemos por delante», expresó el seleccionador, único portavoz entre tanta agitación.

Fotos