Amistoso

Isco aglutina todo el interés en La Rosaleda

Isco saluda a un grupo de aficionados a su llegada a Málaga. / Foto: Juan Miguel Pérez Ramos (Efe) | Vídeo: Atlas

Apenas hubo tiempo para la polémica y los pitos a Piqué, uno de los más aclamados a la llegada de la expedición a Málaga

JESÚS BALLESTEROSMÁLAGA

No hubo lugar a la polémica en Málaga, al menos en la jornada previa al partido ante Costa Rica. Todo el interés lo aglutinó un Isco que fue dueño y señor de los cánticos y de la atención de una afición entregada durante el entrenamiento de España en el verde de La Rosaleda.

Para ser exactos, Isco se llevó tantos elogios y ánimos como su hijo, protagonista durante la parte final del breve entreno del combinado nacional. Apenas hubo tiempo para la polémica y los gritos o pitos para Piqué, quien fue uno de los más aclamados a la llegada de la expedición a tierras malagueñas horas antes.

Con todo, hubo espacio para el novato de la selección. Pues Luis Alberto tuvo apoyo desde la grada de gente de su tierra. Alguna pancarta animo al de Cádiz en su vuelta a tierras malagueñas, donde jugó con el equipo blanquiazul.

Más información

La Costa del Sol recibía a la expedición nacional con más de 20 grados de temperatura, y con la presencia de más de 200 aficionados entregados a Isco Alarcón en el aeropuerto y los aledaños del hotel. Fueron muchos los curiosos que esperaron el desembarco en el Pablo Ruiz Picasso a la salida del vuelo, pero la chavalería copó las calles aledañas para verlos llegar a su cuartel general.

Tanto en la llegada al aeropuerto como en las puertas del hotel de concentración, Isco fue el jugador más aclamado por los más de 200 seguidores que esperaban a España. Era lo previsible, teniendo en cuenta que el malagueño visita la que es su tierra. vMás sorprendente sin duda fueron los gritos de ánimo a Piqué, el jugador más aclamado tras el malagueño del Real Madrid.

Quizás se esperaba más ambiente, pero el ambientazo estruvo asegurado tanto en el entrenamiento de la tarde, para el que se han agotaron las 19.000 invitaciones (aunque apenas hubo unas 13.000 personas), como para el partido ante Costa Rica, donde ya se ha colgado el cartel de no hay billetes.

De hecho, los aficionados al fútbol en Málaga disfrutan desde hace días del ambiente que rodea a este partido ante Costa Rica. El centro de la ciudad se llenó de banderas y camisetas de La Roja para acudir a la Fan Zone, donde las colas por recoger las invitaciones para el entreno de esta tarde fueron la nota dominante.

Fotos