Mundial | Clasificación

Lejos queda ya París

Julen Lopetegui y Álvaro Morata./Efe
Julen Lopetegui y Álvaro Morata. / Efe

Aunque los italianos se motivan pensando en su triunfo ante España en la Eurocopa, advierten que con Lopetegui 'La Roja' ha ganado en bloque y equilibrio

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Dicen que la memoria es selectiva, que nuestro cerebro desecha recuerdos que no son importantes y conserva los significativos. En el caso de las selecciones italianas y españolas hay varias citas inolvidables si nos referimos a sus duelos futbolísticos, convertidos «por calidad, tradición e historia reciente en un auténtico clásico en los últimos diez años», según recuerda Andrés Iniesta en 'La Gazzeta'. Uno es lejano, en Viena. Aquellos penaltis de 2008 que marcaron el inicio del dominio español (con la victoria en la final de la Euro 2012 por 4-0 en Kiev).

Más información

«Decir que España es favorita nunca es equivocado. Quien vio jugar en estos años a España se emocionó al menos una vez», reconoce Danielle De Rossi, centrocampista de la Roma, presente aquellos dos días pero también en el recuerdo más doloroso para España: el 2-0 en los octavos de final de la Eurocopa de 2016. Aquel 27 de junio, la Italia de Antonio Conte pasó por encima de una España que cerró el ciclo ganador de Vicente del Bosque. «Ellos hicieron un grandísimo partido, cuidaron muy bien los detalles», rememora Koke con cierta pena.

Desde entonces, «España ha dado un paso adelante desde un punto de vista táctico», reconoce Giampiero Ventura sobre este grupo que ahora dirige Julen Lopetegui. «Ha cambiado radicalmente el modo de estar en el campo con su llegada. Tiene más adrenalina y convicción respecto a la vista en el campeonato europeo, es la más fuerte de todo el grupo y por lo que he visto a la selección más fuerte de toda Europa», explicó el seleccionador italiano tras el 1-1 de Turín.

Julen Lopetegui, al frente de la selección nacional.
Julen Lopetegui, al frente de la selección nacional. / Efe

Ese es el precedente más cercano al que se quieren aferrar los internacionales españoles. «Lo de la Eurocopa nos sirvió para mejorar en el siguiente partido ante ellos. La línea a seguir es el partido que luego hicimos en Italia, estuvimos bien con la pelota y también cuando no la teníamos presionando y defendiendo, aunque no tuvimos la fortuna de ganar el partido porque en los últimos 15 minutos ellos estuvieron mejor y no nos sirvió el resto del partido», explicó Koke.

Las estadísticas confirmaron que en Turín España fue superior a Italia y mereció una victoria. El equipo sacó once saques de esquina más (13-2), chutó el doble y David de Gea no realizó ni una sola parada en todo el partido. Los transalpinos solo dispararon una vez entre los tres palos y fue en el gol de penalti. «Italia sabe hacer bien muchas cosas, defenderse, esperar espacios al contragolpe, pero también presionar y ponernos en apuros. Hará falta luchar todos por un mismo objetivo», recuerda Iniesta.

Los partidos contra España son siempre equilibrados y tácticos y éste, probablemente se decidirá por pequeños jugadas», dijo Giorgio Chiellini, autor del primero de los dos goles con los que Italia eliminó a España en París. «Encontraremos una España con un comportamiento diferente respecto a la Eurocopa. Esperar un equipo como al que nos enfrentamos en París sería equivocado, nos mediremos con un adversario que, como indican los números ('La Roja' nunca ha perdido en casa en los partidos de clasificación para mundiales en 55 partidos: 46 victorias y 9 empates), es muy peligroso. Es difícil ganar en Madrid por 3-0, pero también es difícil perder», recordó el central de la Juventus sobre el duelo del pasado mes de octubre, jugado 102 días después del 2-0 de Saint Denis.

Tres centrales que marcan el partido

En Turín, la selección acertó el 94% de los 582 pases que realizó, más que el doble de los correctos de su oponente (286). Tuvo el control, pero le faltó acierto. «Pero eso ya es pasado. Nosotros tenemos que centrarnos en hacer nuestro futbol», insistió el centrocampista del Atlético. «Tirar desde fuera es una opción ante defensas cerradas», explica Thiago, que fue muy cauto antes de contar la táctica para medirse a Italia. «No vamos a desvelarla aquí, que lo publica todo el mundo y se enteran en Italia», bromeó.

Tiene claro el tipo de partido que les espera. «Ellos esperarán nuestros fallos en el centro del campo para salir a la contra. Intentaremos jugar a nuestra manera. Estamos analizando cómo atacarles y cómo defenderles. Es difícil jugar con una defensa de tres centrales, o incluso de cinco o seis. Llegaremos muy preparados a partido. Y es que Thiago recordó que «tenemos un entrenador muy detallista y específico, sabemos cómo atacarles y cómo defenderles».

Muchos jugadores destacan del actual seleccionador español «lo bien que prepara los partidos», como sostiene Reina, y que ve «muchos vídeos de cómo juegan los rivales y prepara muy bien las acciones a balón parado tanto ofensivas como defensivas y todo el trabajo táctico», según explica Carvajal.

El propio seleccionador italiano sabe que Lopetegui está estudiando cómo jugar la defensa de cinco. «Esta España ha dado un paso adelante desde un punto de vista táctico. Tiene buenos jugadores desde el punto técnico y seguro que están estudiando el juego», apuntó.

Uno de sus puntales es Leonardo Bonucci, que avisa lo mentalizado que está su equipo. «Italia ha demostrado en el pasado reciente saber enfrentarse contra España. Habrá que luchar, sufrir, pero nosotros estamos preparados para darlo todo y traernos a casa la victoria, sin miedo, con las ganas de sorprender. No sé si nos temen, pero nos respetan seguro. Somos conscientes de nuestros valores y de que podemos crearles dificultades», dijo.

En la selección italiana asumen que «España es favorita pero Italia no será una víctima a sacrificar. Nuestro equipo es joven, pero con mucha personalidad. Nosotros venimos de unas buenas actuaciones ante ellos y eso nos da confianza», recuerda antes de pedir «mentalidad ganadora» en el Bernabéu. Vi muchos equipos de Italia que triunfaron. En muchos casos lo hicieron sin jugar partidos perfectos, pero sí mostrando ese carácter que ya casi todos nos reconocen en el mundo. Espero hacer un gran partido desde el punto de vista de los nervios y poder disfrutar al final», desea De Rossi.

España-Italia en el Bernabéu «podría ser la final de un Mundial o una Eurocopa», resume Álvaro Morata. Aquel día el ahora delantero del Chelsea no rindió al nivel esperado ante la 'BBC italiana' (Bonucci, Barzagli y Chiellini) pero confía en ser titular y sonreir tras el pitido final ante sus amigos italianos.

Contenido Patrocinado

Fotos