Análisis

La España más goleadora del siglo

David Silva.
David Silva. / Efe

La selección de Julen Lopetegui, en sus primeros 12 partidos, mejora los registros anotadores con Aragonés y Del Bosque

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Apenas un año después nadie duda que la elección de Julen Lopetegui como seleccionador ha sido acertada. Ni siquiera los más críticos con Ángel María Villar se atreven a cuestionar al técnico vasco, que cuando llegó tuvo algunas voces discordantes dentro de la casa porque algunos presidentes de las territoriales preferían un perfil más veterano (Joaquín Caparros se postuló para el cargo sin éxito), pero su espectacular arranque ha zanjado todas las dudas.

Más información

Sus números en estos primeros 12 encuentros en el cargo –9 triunfos y tres empates– le convierten en el seleccionador más goleador de lo que llevamos de siglo. Su equipo lleva 40 goles a favor y solo siete en contra, de los cuales solo tres fuera en partido oficial. Desde el primer momento confió la portería De Gea, que ha rendido a gran nivel y descansó en los sendos 2-2 ante Inglaterra y Colombia.

Si los comparamos con las épocas exitosas de Luis Aragones y Del Bosque nos daremos cuenta que el equipo Julen no pudo lograr el pleno de triunfos como su predecesor, que arrancó en el cargo sumando triunfos consecutivos hasta caer ante Estados Unidos en las semifinales de la Confederaciones, en el encuentro 14 como seleccionador del preparador salmantino. Lopetegui se quedó sin vencer en el duelo de Turín, por un penalti postrero de Ramos, y en los amistosos ante Inglaterra y Colombia, pero su equipo encontró siete veces más la meta ajena (40 por 33) y aunque encajó más (siete por tres) el goal-average confirma su potencial ofensivo.

Esos registros anotadores duplican los logrados por Luis Aragonés (20 tantos entre agosto de 2004 y septiembre de 2005) y los de Iñaki Sáez (tambien 20 goles entre agosto de 2002 y septiembre de 2003). Solo José Antonio Camacho, que vivió una fase de clasificación con rivales más sencillos entre septiembre de 1998 y noviembre de 1999, puede presumir de haber marcado más goles que este seleccionador: 48 a favor y seis en contra.

Lo más positivo para el cuerpo técnico actual es que ha contado con mucha variedad de goleadores, ya que el equipo es más versátil y, con independencia de los delanteros elegidos para cada día, ha sido capaz de repartir los goles entre muchos miembros del equipo. «Tratamos de tener variantes ofensivas, además de la calidad de los jugadores.

«Lo que más destaco es que el equipo sale con hambre siempre, sea el rival que sea», dijo Lopetegui tras la mayor goleada de la historia a domicilio conseguida en Vaduz, donde su equipo remató 28 veces a portería y llegó a tener el 80% de la posesión. La bola no paró de viajar entre los pies de los españoles, que la combinaron en 767 ocasiones. «España mueve el balón con precisión y a una velocidad imparable. Si tienen un buen día no hay manera de defenderse», explicó Rene Pauristch, seleccionador de Liechtenstein.

Silva, goleador y referente

Es significativo que sea David Silva el ‘pichichi’ de esta nueva etapa con nueve goles y ya suma 33 en su carrera con La Roja, a solo cinco de Torres, que cierra el podio liderado por Villa (59) y Raúl (44). El canario, que actuó de falso delantero ante Italia, ha asumido los galones y es el lanzador de las acciones a balón parado.

Por ahora el mediapunta del City, que lleva 115 internacionalidades y ante Liechtenstein asistió en dos goles a Ramos y Morata, no ha fallado ni un penalti y confirmó la mejoría nacional en los libres directos, ya que así se abrió el marcador ante Italia en el Bernabéu. Los colaboradores de Lopetegui (Pablo Sanz, Óscar Caro y Gonzalo Antolín) han insistido en la importancia de la estrategia, al punto que seis de los goles conseguidos en la fase de clasificación llegaron de este modo.

Los números también dicen que Lopetegui tiene un ‘9’ preferido y es Diego Costa. Siempre que ha estado disponible ha sido la primera opción, por delante de Álvaro Morata (que pese a todo está rindiendo a buen nivel y mejora los registros anotadores de Villa cuando comenzaba en la selección con 12 tantos en 22 duelos), Aduriz (al que citó y marcó frente a Macedonia) o Iago Aspas, que ya lleva tres y sale a gol cada 53 minutos.

«No está mal», decía con una sonrisa pícara el gallego tras su doblete en Vaduz. Si el hispanobrasileño recupera la forma estará en Rusia, sin duda. Porque la clasificación está encarrillada ya que matemáticamente le hace falta un triunfo y un empate...,siempre que Italia ganase sus duelos ante Macedonia y en Albania.

Con tres puntos de ventaja incluso podría permitirse una derrota en octubre siempre que su rival no marque en esas dos jornadas 17 goles más, algo realmente improbable. «Seguimos sin estar clasificados. Nos queda el último pasito. Nos faltan tres puntos. El goal-average es demasiado elevado como para pensar que pueda ocurrir algo en la última jornada», recordaba Busquets con Lopetegui a su espalda cuando le preguntaban por la opción de disputar su tercer Mundial consecutivo.

Precisamente la baja por sanción del centrocampista del Barcelona ante Albania, en el duelo que puede certificar el billete mundialista, agobia un poco al seleccionador, que tendrá un mes por delante para acertar con un sustituto en ese duelo de Alicante. «Ha sido una pena la amarilla, una jugada tonta al final con un marcador muy abultado. Así son las sanciones», reconoció ‘Busi’.

Y es que Lopetegui no mira mucho más allá de Albania, a la que ya medita cómo atacar usando el balón como aliado. «Esto es cosa del míster, nos exige la misma intensidad. Somos España y no podemos relajarnos», recuerda Nacho Monreal. Antes de cada partido, el cuerpo técnico analiza la mejor opción táctica en función también del rival. «Los sistemas no son importantes, es más decisiva la idea de juego propia, la determinación y actitud de los futbolistas», recuerda el vasco. Con ellas España está a un pasito de su úndecimo Mundial

Fotos