Amistoso

España toca y Alemania golpea

España toca y Alemania golpea

La selección supera en juego a la campeona del mundo, que sin apenas combinar generó más ocasiones y peligro que una ‘Roja’ que ofreció minutos de gran fútbol

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Alemania y España confirmaron en Dusseldorf que hay razones para mantener su rol de favoritos al Mundial de Rusia. ‘La Roja’ por fútbol y la Mannschaft por pegada. Las dos últimas campeonas del mundo ofrecieron un gran espectáculo, en el que durante muchos minutos la selección española completó fases de toque hasta la extenuación. Es lo que tiene juntar a Iniesta, Silva, Isco o Thiago pero el equipo adoleció de finalizar las acciones para llevarse una victoria de prestigio. Con una mayor determinación de cara a portería en la primera mitad, en la que fue sensiblemente superior y se hizo con la pelota, podría haber cerrado el encuentro.

Lo controló de manera constante pero la Mannschaft confirmó por qué históricamente nunca ha necesitado ser mejor para competir desde el inicio del siglo pasado. Un zapatazo de Müller neutralizó el tanto de Rodrigo Moreno, apuesta inicial de un Lopetegui que salió de inicio con una alternativa a Busquets. Koke y Thiago se repartieron las tareas más defensivas por delante de la defensa, la de gala, en una especie de doble pivote natural ya que Iniesta, Silva e Isco estaban más pendiente en tocar hasta encontrar los desmarques de Rodrigo entre los centrales que de encimar a sus rivales.

Y es que en el inicio no necesitó España correr hacia atrás, ya que sólo un despiste de sus dos laterales, Carvajal y Alba, en un momento de duda le hizo girar su cuerpo hacia David de Gea. Estuvo mandona la selección de Lopetegui, que con balón quizá es la mejor del mundo. Disfrutó de una de las últimas noches de Andrés Iniesta, decidido a dejar la selección tras Rusia. En una de sus acciones por dentro pidió a gritos un desmarque a la espalda que supo interpretar Rodrigo. El punta del Valencia, quizá en su mejor momento desde que es profesional, atacó el espacio, ganó en carrera a Hummels y definió a la perfección de primera ante Ter Stegen.

1 Alemania

Ter Stegen, Kimmich, Boateng, Hummels, Hector, Khedira (Gündogan, min. 52), Kroos, Müller (Goreztka, min. 80), Özil, Draxler (Sané, min. 68) y Werner (Mario Gómez, min. 84).

1 España

De Gea, Carvajal, Piqué (Nacho, min. 50), Ramos, Alba, Koke, Thiago (Rodri, min. 82), Iniesta (Saúl, min. 46), Silva (Lucas Vázquez, min. 70), Isco (Asensio, min. 58) y Rodrigo (Diego Costa, min. 65).

GOLES:
0-1: min. 6, Rodrigo. 1-1: min. 35, Müller.
ÁRBITRO:
William Collum (Escocia). Sin amonestaciones.
INCIDENCIAS:
Amistoso disputado en el Esprit Arena de Dusseldorf. 54.600 espectadores. Lleno. La Selección Española lució un brazalete negro en memoria Santi Cañizares, hijo del que fue internacional en 46 ocasiones, fallecido a los 5 años de edad. Joshua Kimmich recibió el premio a mejor jugador alemán de 2017 minutos antes del inicio de partido. Sergio Ramos alcanzó las 150 internacionalidades. Rodrigo Hernández, Rodri, debutó como internacional.

Golpeos lejanos germanos

Löw estaba muy enfadado, sus jugadores no paraban de correr detrás de la pelota. La tocaba con insistencia el cuadro visitante, que sumaba pases casi hasta el infinito. Sus jugadores que cambiaban de posición con acierto. Y sonreían. Así se produjo una combinación colectiva espectacular, de más de un minuto y que tras cambio de juego de Ramos, la controló con el pecho Isco pero su pase al área no lo pudo embocar a la red Silva. Merecía más premio España, pero que a veces se olvidó de probar a Ter Stegen. Tanta movilidad hizo posible la recuperación de balones se produjera incluso en la frontal del área rival.

La primera media hora fue brillante de España, pero el equipo adoleció de acabar jugadas como otras veces. Justo lo contrario que Alemania, más práctica. Héctor rozó la escuadra en un voleón tras un despeje de Piqué y Müller la encontró después. El multiusos del Bayern controló en la media luna, aprovechando que Ramos no se acercó a presionarle, y decidió soltar un zapatazo al ángulo. Parece Müller un veterano porque debutó hace una década, porque su correr es poco estético y a veces transmite incluso ser torpe, de escasa calidad y sin aptitudes para hacer un regate. Quizá todo ello lo genera por su imagen, ese trotar con las medias bajas. Es difícil de catalogarle pero siempre es un dolor de cabeza siempre tenerlo en contra. Un Raúl a la alemana.

De Gea frena el ímpetu alemán

En el entreacto, Lopetegui dio merecido descanso a Iniesta y pasó a probar, como ya hiciera ante Albania en Alicante, a Saúl como ancla. No es Busquets, pero parece que convence como alternativa al ‘5’. Alemania en el que Werner fue inquietando cada vez más con sus constantes movimientos a los costados, mejoró sensiblemente tras el descanso, en el que los porteros se convirtieron en protagonistas. El primer paradón fue de David de Gea, a disparo lejano de Draxler. El toledano, como acostumbra a hacer en el Manchester United cada jornada, sacó una mano cambiada cuando los 54.600 espectadores del Esprit cantaban gol. Ter Stegen también demostró por qué está en el podium de los mejores porteros del mundo y se hizo grande en un remate a bocajarro de Isco tras una buena acción de Alba. El madridista, que a veces sigue pecando de efectista, volvió a brillar con la selección. Se nota que Lopetegui le da confianza y encuentra socios con los que combinar.

Alemania combinaba menos, pero asustaba igual. O incluso más. Una buena descarga de Draxler casi acaba en la red tras el golpeo ajustado al poste de Gündogan, que aumentó la calidad de los locales al entrar por el tractor Khedira. Los alemanes tienen fama de ser precisos pero esta vez les faltó un poco para infringir la primera derrota a España con Lopetegui. Kroos buscó a Hummels a balón parado, el central del Bayern se adelantó a Ramos y Alba pero su cabezazo se topó con el larguero. Gritaba De Gea a su defensa, aunque está claro que por alto los germanos tenían ventaja: 8 centímetros más de media. Optó Lopetegui en ese momento por sacar a Diego Costa, que agitó el duelo cuando Asensio ya asustaba con sus internadas por banda. Marró el punta del Atlético en un fallo de la defensa local ya que dudó ante Ter Stegen y le dio tiempo a Boateng para blocar con el cuerpo su intento. Ninguno de los dos había perdido un partido desde la Euro 2016 y con este empate prolongan esa racha. Seguro que Lopetegui y Löw sacan conclusiones de lo sucedido. A Alemania quizá le vendría bien algo más de calidad e intensidad en el centro del campo y a España esa pegada alemana que le permitiese traducir su dominio en más ocasiones. Y goles.

Contenido Patrocinado

Fotos