Leonoticias

selección

Variantes, plantilla, «ilusión» y «compromiso»

Los jugadores de la selección celebran el segundo gol a Inglaterra.
Los jugadores de la selección celebran el segundo gol a Inglaterra. / Reuters
  • Lopetegui ha probado tres sistemas, con 36 jugadores convocados, cuatro debutantes y nuevas dinámicas de trabajo en el grupo

  • Pese a que encajó su primer gol que no fuera a balón parado, de Wembley se marchó con la idea de que está haciendo plantilla más allá del césped

«Las conclusiones de esta nueva etapa tienen que ser buenas», apuntaba Ander Herrera tras el empate de España en Wembley. El 2-2 en Inglaterra cierra un año 2016 en el que España está en proceso de volver a ilusionarse. Suma cuatro triunfos (Bélgica, Liechtenstein, Albania y Macedonia) y dos empates a domicilio ante dos potencias europeas (Italia e Inglaterra) y es líder de su grupo de clasificación para el Mundial. Pero más allá de resultados y estadísticas lo que más se valora dentro del grupo es que todo está más trabajado. «Jugando bien siempre tienes más opciones de ganar. Yo apuesto por el buen fútbol. El estilo está por delante de los sistemas», recuerda. En los entrenamientos, normalmente en la sesión de los miércoles, se prepara la táctica en función de cómo actúa el rival. José Callejón, que debutó con Vicente Del Bosque en 2014 pero ha vuelto a ser citado por Lopetegui, destacó del actual seleccionador español «lo bien que prepara los partidos», ya que ve «muchos vídeos de cómo juegan los rivales y prepara muy bien las acciones a balón parado, tanto ofensivas como defensivas, y todo el trabajo táctico».

El día previo a medirse a Liechtenstein ensayó con línea de tres, pero al final optó por mantener cuatro atrás, aunque los laterales fuesen ofensivos, algo de vital importancia en su ideario. «Jugando contra equipos que se encierran, puedes hacerles daño con las subidas de los laterales, sorprendiendo por fuera al rival», explica Carvajal. Viendo que no terminaba de funcionar su plan optó por incorporar a Sergi Roberto como centrocampista, pasó a línea de tres tras el descanso y llegaron siete goles en la segunda mitad. Ante Albania, tras el 1-1 de Turín, el seleccionador ensayó con defensa de tres con el recién llegado Nacho Monreal por el lesionado Jordi Alba. Le convenció y la usó desde el inicio en Shkoder, con éxito final. Aquel día recibió dos malas noticias: la renuncia de Gerard Piqué y la lesión de Sergio Ramos.

Las bajas en este doble partido han sido muy importantes, especialmente en defensa. Aunque no contar con Andrés Iniesta siempre es motivo de preocupación, Lopetegui temía más el funcionamiento del centro de la zaga. Pese a que sólo encajó un gol en Italia, le preocupaba la mezcla de varios jugadores con poco balance internacional. Optó por reunir a tres que se conocían de la sub'21 (Bartra, Iñigo Martínez y Nacho) para el centro junto al polivalente Azpilicueta. Superó el duelo ante Macedonia sin encajar, en parte por dos buenas paradas de De Gea. «El objetivo era dejar la meta a cero y lo hemos logrado. Lo hemos hablado antes del partido con Nacho y De Gea. La cosa está funcionando bien y encima tenemos un porterazo que hace cosas así, por lo que se consigue tener la puerta a cero, que es lo importante», explicaba el defensa del Dortmund.

La selección celebra un gol en Wembley.

La selección celebra un gol en Wembley. / Reuters

Tras tantos años perfilando talentos, Julen apuesta por «no renunciar al perfil de futbolista español que ha dado tantos éxitos en los últimos años». «Aspiro a mejorar ese estilo para ser un equipo todavía más completo», sostiene. Sabe que con estos jugadores, lo mejor es tener la pelota. «Concedemos pocas ocasiones porque tenemos mucho tiempo la posesión y robamos mucho en campo contrario; el equipo rival, cuando tiene la pelota, lo hace lejos de nuestra portería. Gracias al potencial ofensivo que tenemos concedemos poco atrás», explica Carvajal. En Londres probó con tres centrales, pero «se cambió porque el primer gol trastocó los planes». «Ha sido un partido muy complicado para los centrales, pero yo les doy buena nota porque han tenido que jugar ante jugadores muy rápidos que han encontrado espacios», dijo Lopetegui.

Busquets, el 97% de los minutos

Uno de los asuntos que debe resolver es ver cómo dar descanso a Sergio Busquets, que es indiscutible para Lopetegui igual que lo era para Vicente del Bosque. El vasco sólo le dio descanso en los 12 últimos minutos de Wembley. Suma ya entre club y selección 1.812 minutos esta temporada, por lo que su rendimiento podría no ser óptimo al final de la temporada, como ya ha sucedido en otras ocasiones. La solución podría ser otorgar más protagonismo a Ander Herrera, con el que Vizcaya supera el centenar de internacionales absolutos y se confirma como provincia más prolífica en la historia de la selección.

No ha encontrado el director de orquesta, aunque Thiago y Koke han tenido continuidad y minutos en los seis encuentros. El centrocampista del Bayern, por el momento, no termina de gobernar los partidos, mientras que el rojiblanco ha crecido más allá de su capacidad recuperadora. En Bélgica ambos brillaron, algo que no sucedió en Londres. Tampoco lo hizo la conexión canaria, quizá su mejor solución para conseguir conectar con el delantero. Su idea es mezclar con un interior que pueda ayudar por dentro (función designada a un Silva que ya lanza los penaltis) junto a un extremo más profundo como Vitolo, convertido en la revelación de 'La Roja'.

Arriba se apostó por Morata, aunque Diego Costa aprovechó la oportunidad con sus goles. El madridista, como Aduriz, sólo ha podido marcar saliendo del banquillo. Nadie puede afirmar que Lopetegui es inmovilista: en Londres los goles llegaron desde el banquillo, algo que ya sucedió ante Albania (Nolito), Macedonia (Aduriz) o Liechtenstein (Morata). Además de su acierto modificando dinámicas, transmite una mayor exigencia. «Es capaz de enchufarte en todos los partidos, siempre te hace tener una razón para salir al doscientos por cien. El corazón que le mete a todos los partidos nos lo transmite y consigue que salgamos muy motivados siempre», afirmó Carvajal. El seleccionador ha introducido las nuevas tecnologías para medir los rendimientos de cada uno de los internacionales (alimentación, valoración antopométrica y composición corporal), junto a técnicas psicológicas y manuales de liderazgo en su fórmula de trabajo.

Buen ambiente y fe

En esta nueva etapa, el cuerpo técnico insiste en la necesidad de aportar «ilusión» y «compromiso» en cada convocatoria. «Los cambios a veces son buenos. Los nuevos han entrado muy bien», recuerda Morata. Además, con el regreso de Reina se ha conseguido normalizar un ambiente viciado en los últimos tiempos; con episodios de tensión, que llegaron a ser públicos, tras las decisiones de Del Bosque tanto en Brasil como en Francia, generados por Cesc, Casillas y Pedro cuando perdieron su papel protagonista. «Más allá de los resultados, muy orgulloso de formar parte de este grupo de fantásticas personas», detalló Juan Mata tras el agónico 2-2.