La Ponferradina, en estado crítico

Un lance del partido./SDP
Un lance del partido. / SDP

El conjunto berciano vuelve a perder, esta vez ante el Navalcarnero, y ya tiene los mismos puntos que el colista, el Valladolid B

DANI GONZÁLEZ

La alegría y el oxígeno pasan de largo por El Toralín. Ni se han acercado, ni han querido estar en las proximidades del estadio berciano. La Ponferradina ha vuelto a perder, esta vez por 2-3 ante el Navalcarnero y suma una nueva jornada al filo del alambre, sin entrar en puestos de descenso pero con el colista acechándole con los mismos puntos que el cuadro de Terrazas.

2 Ponferradina

Dinu; Yac, Jon García, Román; Andy, Cidoncha, Jorge García; Caiado (Saúl, min. 67), Néstor, Ríos Reina; Pallarés (Iago Díaz, min. 67)

3 Navalcarnero

Isma Gil; Carlos, Manu, Álex González, José Antonio; Molina, Cidoncha; Fran (Stevens, min. 78), Joaquín, Joya (Barbosa, min. 74); Édgar (Chema, min. 86)

GOLES
0-1, min. 52, Álex González. 0-2, min. 64, Joaquín. 1-2, min. 72, Andy. 1-3, min. 84, Stevens. 2-3, min. 93, Jon Gacía
árbitro
Casanova Cudeiro (Colegio Gallego). Mostró amarilla a Iago Díaz por parte de la Ponferradina y a Joaquín por parte del Navalcarnero
incidencias
Estadio de El Toralín. 3.057 espectadores.

Urgida por las necesidades, la Deportiva salió a por todas en El Toralín. Sabía que no podía fallar, que no había margen de error y que la victoria no era un objetivo, era vital. Pero se topó de bruces con el principal debe del cuadro blanquiazul esta temporada, la falta de gol.

Porque lo cierto es que los de Terrazas lo intentaron de muchas maneras y en muchas ocasiones. Andy, Ríos Reina y Román tuvieron las primeras ocasiones de una Deportiva que comenzó a comprobar muy temprano que la escasez de pólvora seguía siendo su mal.

Aviso madrileño

Tras este frenético arranque blanquiazul, los de Terrazas bajaron una marcha, pero siguieron llegando por medio de un Pallarés que se mostró como el jugador más activo en el cuadro berciano. El delantero, omnipresente en el área, tuvo varias ocasiones, pero no atinó en ninguna de ellas.

Y en una sola oportunidad, el Navalcarnero creó más peligro que los bercianos con todo su dominio y asedio. Fran rozó el gol con un lanzamiento al larguero cuyo rechace tuvo que despejar Dinu para evitar mayores problemas.

Las ocasiones y el dominio blanquiazul no estaban siendo suficientes para la Ponferradina, que necesitaba gol de manera urgente para salir de su crisis, algo que trataría de solventar en la segunda mitad.

El inicio del desastre

Quien perdona tanto, lo acaba pagando. Este dicho fue llevado a la máxima expresión en el inicio de la segunda mitad. Y es que, con los jugadores recién salidos de vestuario, el Navalcarnero se adelantó y la pesadilla de la Ponferradina se hizo, aún, más presente. Álex González remató a placer en el segundo palo un buen centro desde la izquierda.

La Ponferradina se estiró, en busca del empate, de aire. Pero se encontró todo lo contrario. Los cambios no tuvieron efecto y Joaquín, a la contra, puso el 0-2 a favor de los madrileños. Y el castigo pudo ser mayor pero Carlos, que tuvo el tercero en sus botas, estrelló el balón en el larguero.

Andy tira del carro

Poco a poco se repuso el cuadro de Terrazas de tantos mazazos. Uno de los veteranos, Andy, dio esperanzas al conjunto berciano con un gol en una falta lateral que remató tras el gran envío de Jorge García. Este tanto animó a los blanquiazules que tuvieron el empate en las botas de Cidoncha, pero Isma Gil evitó la igualada.

Pero no iba a ser el día de sumar. De ello se encargó Stevens que, recién entrado en el campo, dio la puntilla a la Ponferradina con un gran disparo lejano que supuso el 1-3. Aún así, los locales no se rindieron y trataron de forzar el empate. Jon García, en el tiempo añadido, recortó distancias, pero no fue suficiente.

La Ponferradina no entra en puestos de descenso, pero la situación es crítica. Con seis puntos en diez jornadas, tiene la misma puntuación que el colista, el Valladolid B, y ya son tres las semanas al borde del precipicio. El enésimo desastre deportivista se ha consumado en El Toralín.

Fotos