Repesca

Italia, con 'V' de Ventura, Verratti... y de vértigo

Buffon, pensativo ante la derrota contra Suecia./Reuters
Buffon, pensativo ante la derrota contra Suecia. / Reuters

Giampiero Ventura no transmite optimismo y su reacción de señalar la mala suerte como causa de la derrota ante Suecia no fue bien recibida

AFP / COLPISA

Una Italia que da muestras desde hace semanas de no creer en sí misma evidenció el viernes ante Suecia su mediocridad actual; con un seleccionador desorientado y jugadores sin carácter, la Nazionale corre riesgo de caer al precipicio que supondría su primera ausencia en un Mundial desde 1958.

¿Un Mundial sin Italia? Sólo los mayores de 60 años lo recordarán. En efecto, la Azzurra sólo se perdió dos Mundiales; el primero, en 1930, porque rechazó la invitación, y el de 1958... en Suecia, cuando Irlanda del Norte le superó en la clasificación.

Más información

Es quizá esa perspectiva de un verano de 2018 sin los partidos en las televisiones y en los bares de la península itálica lo que paraliza a los jugadores de la Nazionale, muy lejos de su mejor nivel en el partido del viernes ante Suecia (1-0).

Los 11 millones de italianos que presenciaron el partido en la RAI vieron a dos equipos débiles, pero con respuestas diferentes. Italia pareció paralizada al saberse una selección lejos del primer plano, mientras que Suecia, que no tiene a Zlatan Ibrahimovic para disimular su falta de talento, se mostró concentrada.

Más del 75% de los encuestados por el periódico 'La Gazzetta dello Sport' creen que Italia no estará en Rusia. La dura derrota en septiembre ante España (3-0) dejó cicatrices aún no cerradas. Después de ese partido, Italia derrotó por 1-0 a Bulgaria, empató a uno ante Macedonia, y perdió ante Suecia.

En ningún momento de esos cuatro partidos llevó el dominio del partido, algo de lo que gran parte de responsabilidad recae en el seleccionador Giampiero Ventura. El técnico no transmite optimismo desde hace semanas y su reacción de después del partido el viernes, cuando señaló la mala suerte y el arbitraje como motivos de la derrota, no fue bien recibida.

Pase lo que pase el lunes en la vuelta en el San Siro de Milán, Ventura seguirá cuestionado, y su trabajo será difícilmente defendible. Después de la buena Eurocopa realizada bajo el mando de Antonio Conte (cuartofinalista), sólo debía mantener la inercia de un grupo que necesitaba rejuvenecerse.

Pero fracasó con los resultados y la misión de rejuvenecimiento está en suspense. La Italia que se presentó en Suecia estaba plagada de treintañeros (Buffon, Barzagli, Chiellini, De Rossi, Parolo, Bonucci...).

Pero Ventura sobre todo se ha visto incapaz de sacar rendimiento de los dos mayores talentos de Italia en la actualidad, Marco Verratti y Lorenzo Insigne, ambos habituados a un 4-3-3, un sistema que Ventura rechaza de pleno.

Pocos se salvan del naufragio

Pocos se salvan del naufragio de Solna a excepción de Buffon, Darmian y Barzagli, sin poder incluir en este grupo a Verratti. La temporada del talentoso centrocampista no está siendo un camino de rosas, entre lesiones, inadaptación al sistema táctico del entrenador, incapacidad para encontrar su mejor nivel y una colección de amonestaciones. La última la recibió el viernes en el minuto 28 por una entrada innecesaria y desproporcionada, que además privará al jugador del París SG del partido de vuelta.

La prensa se mostró este sábado implacable con Verratti. "Incapaz de aportar luz", según 'La Gazzetta dello Sport', que se pregunta: "¿Algún día será un buen jugador?". A un cuarto de hora para el final, el jugador del PSG fue sustituido, retirándose con la cabeza baja, como está ahora toda Italia.

Fotos