Rusia 2018 | Repesca

El Mundial espera a los nueve rezagados

Luka Modric, con la selección de Croacia. /Efe
Luka Modric, con la selección de Croacia. / Efe

Croacia-Grecia y Suecia-Italia, duelos estelares de unas eliminatorias dramáticas

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Mientras las 23 selecciones ya clasificadas, entre ellas España, afrontan este parón de las ligas para comenzar a preparar el Mundial de Rusia 2018 con diferentes amistosos, el interés se centra en conocer los nueve participantes restantes que saldrán de las dramáticas eliminatorias de repesca en la zona europea y las intercontinentales, además del desenlace en la Confederación Africana. En concreto, faltan por saberse los cuatro ganadores de los ‘playoffs’ en el Viejo Continente, los dos de los choques entre Asia-Concacaf y Oceanía-Conmebol y los tres de la previa africana.

Ya para este jueves espera un gran duelo entre Croacia y Grecia, una eliminatoria que se prevé muy tensa y caliente y en la que ambas federaciones se han puesto de acuerdo para que no haya aficionados visitantes ni en el estadio Maskimir de Zagreb, donde se disputa el choque de ida, ni en la vuelta prevista en el Giorgios Karaiskakis de El Pireo. Sorprende que los balcánicos, con ‘españoles’ en sus filas como el madridista Luka Modric, el barcelonista Ivan Rakitic,el atlético Sime Vrasljko o el exrojiblanco Mario Mandzukic, hoy en el frente de ataque de la Juventus, hayan llegado hasta esta situación a vida o muerte.

Forman un bloque poderoso pero desperdiciaron su ventaja en el grupo I y acabaron superados contra todo pronóstico por Islandia. Han ganado hasta la fecha sus cuatro repescas sin perder partido alguno, dos ante Islandia, precisamente, y también ante Eslovenia y Turquía, y ahora miden sus fuerzas a una Grecia a la baja que trata de regresar a su mejor nivel. Los helenos no pudieron con la potente Bélgica, pero al menos se hicieron con el segundo puesto del grupo H por delante de Bosnia. Pueden convertirse en la primera selección que se clasifica para tres repescas mundialistas consecutivas. Para Sudáfrica superó a Ucrania y para el certamen de Brasil se deshizo de Rumanía. Son inferiores técnicamente pero tienen la ventaja de que jugarán la vuelta en casa, arropados por su gran hinchada.

Cara y cruz ante España

Los croatas, dirigidos en la actualidad por Zlatko Dalic, mantienen la base que bien conoce España, rival de los ajedrezados en las dos útlimas Eurocopas y con suerte diferente. En la fase de grupos de Francia 2016, Croacia descubrió una España vulnerable. Pese a comenzar ganando el equipo de Vicente del Bosque con gol de Morata, un tanto de Kalinic en el 45’ y otro de Perisic en el 87’ noquearon a ‘La Roja’. Y Sergio Ramos falló un penalti que pudo cambiar el destino de España, que se vio abocada al segundo puesto del grupo y a jugar un cruce letal ante Italia que envió a los campeones de regreso en octavos.

Suerte muy diferente cuatro años antes, edición en la que España se coronaría por tercera vez al apabullar a Italia en la final de Kiev. España y Croacia no pactaron el 2-2 que tanto preocupaba a Italia, convencida de que un ‘biscotto’ les eliminaría de la Eurocopa a las primeras de cambio. Lo que sí hubo, sin embargo, fue más sufrimiento de esperado, ya que se daba por descontado el pase a cuartos sin despeinarse. ‘La Roja’ jugó en el alambre ante una Croacia que esperaba atrás y salía rápido a la contra, pero por suerte Casillas salvó un remate de Rakitic y Jesús Navas marcó el gol del triunfo español a sólo tres minutos del final del emocionante partido disputado en Gdansk.

También el jueves se disputará el choque que enfrentará a Irlanda del Norte, cuya progresión ha sido palpable tras muchos años de sequía desde la selección que jugó los Mundiales de España’82 y México’86, y Suiza, que perdió la plaza directa en su último partido en Portugal. Los helvéticos parten con el cartel de favoritos por jugadores, rendimiento en las últimas fases previas y por tener el factor campo para la vuelta, que se jugará en el estadio St. Jakob Park de Basilea.

La eliminatoria estrella, sin embargo, es la que abrirán el viernes Suecia a Italia, tricampeona mundial que se vio abocada a la repesca al ser superada claramente por la España de Julen Lopetegui. Los nórdicos, subcampeones en casa en 1958, y dos veces terceros (1950 y 1994) tratan de superar el varapalo que supuso la retirada de su gran referente, Zlatan Ibrahimovic, para volver a un Mundial después de perderse los dos últimos. Para ello precisan lograr un buen resultado en el Friends Arena de Solna que les permita encarar con opciones la vuelta, prevista para el próximo lunes en el Giuseppe Meazza de Milán.

Gian Piero Ventura, técnico italiano, ha recuperado para la causa a Alessandro Florenzi (Roma), Jorginho (Nápoles) y Simone Zaza, ‘renacido’ desde su llegada al Valencia, tanto que actualmente es el segundo máximo artillero de la Liga tras Leo Messi. Ya recuperados de sus problemas fisicos, también figuran en la convocatoria Marco Verratti (PSG) y Daniele de Rossi (Roma), claves en la medular.

La última eliminatoria, quizá la de pronóstico más incierto, mide a Dinamarca y a la República de Irlanda. Los nórdicos confian en el papel de Christian Eriksen, deslumbrante mediapunta del Tottenham y máximo goleador en la fase de clasificación con ocho goles. Irlanda, reina de la repescas al haber disputado siete, de las que ha ganado tres, no disputa la fase final de un Mundial desde la edición de 2002 en Corea y Japón, donde fue eliminada por España en los penaltis. El reto es salir con vida del Parken de Copenhague y rematar la faena en Dublín.

Honduras-Australia y Nueva Zelanda-Perú

Pero hay vida, y mucha, más allá del fútbol europeo. Honduras, cuarta clasificada de la Concacaf, y Perú, quinta de la Conmebol, se jugarán su presencia mundialista ante dos equipos oceánicos, si bien Australia participa como quinta clasificada de la zona asiática. La selección que dirige el colombiano Jorge Luis Pinto tiene sobre el papel una misión más difícil ante los ‘Socceroos’, a los que recibirá el jueves en San Pedro Sula y rendirá visita el miércoles 15 en ANZ Stadium de Sídney. En cambio, los ‘All Whites’ de Nueva Zelanda se presentan como un equipo más asequible para la selección peruana, que además tendrá el factor campo a su favor para la vuelta. Pese a la conmoción por la sanción de la FIFA a Paolo Guerrero por supuesto dopaje, los peruanos deberían mostrar su mayor jerarquía ante los campeones oceánicos.

Exámenes finales en África

Por último, África, que ya tiene clasificados a Nigeria y Egipto como campeones de los grupos B y E, respectivamente, encara la última jornada de la larga fase previa. A Túnez, que lidera el grupo A, le vale con un punto ante el colista Libia en su feudo de Rades, mientras que la República Democrática del Congo espera un tropiezo y vencer a Guinea. Marruecos, líder del grupo C con 9 puntos, visitará a su gran rival, Costa de Marfil, en Abiyán, donde le bastaría con un empate para clasificarse.

En el grupo D aún hay varias posibilidades, ya que se tiene que disputar la ‘repetición’ del partido Sudáfrica-Senegal, jugado el 12 de noviembre del pasado año y que la FIFA obligó a celebrar de nuevo tras confirmarse la sanción de por vida al árbitro que lo dirigió, el ghanés Joseph Odartei Lamptey. El pasado 20 de marzo la Comisión Disciplinaria de la FIFA inhabilitó de por vida a Lamptey tras concluir que influyó en el resultado de dicho encuentro, en el que Sudáfrica se impuso por 2-1. Con los dos partidos pendientes entre Senegal y Sudáfrica y el Burkina Faso-Cabo Verde, todo puede ocurrir.Senegal es líder con ocho puntos, dos más que Burkina Faso y Cabo Verde, mientras que Sudáfrica es última con cuatro y aún dispone de opciones si gana los dos encuentros.

Fotos