Especial Liga 2017-18

Talento de sobra

La fuga de Neymar golpea a un campeonato que mantiene a doce de los mejores jugadores de la última Champions

ÓSCAR BELLOTMadrid

Con el Real Madrid como favorito a batir, el remozado Barça asumiendo la misión de demostrar que la era post Messi, Suárez y Neymar puede contener páginas tan brillantes como las que escribió uno de los tridentes más letales de todos los tiempos y el Atlético aferrándose –a falta de novedades en la plantilla a causa de la sanción de la FIFA– al aguerrido carácter que constituye la esencia del ‘cholismo’, la Liga española alzará este viernes el telón de la campaña 2017-2018 con el choque que medirá al Leganés con el Alavés en Butarque. Comenzarán así nueve meses en los que el campeonato tratará de mantener su primacía dentro del fútbol europeo pese a la superioridad económica de la Premier League y el creciente atractivo de otros torneos como la Ligue 1, a la que la llegada de Neymar ha permitido subir unos cuantos peldaños en cuanto a atención mediática se refiere.

Especial Liga 2017-18

La fuga del brasileño no ha escocido sólo en ‘Can Barça’. También le ha dolido a Javier Tebas, presidente de LaLiga, quien trató de obstaculizar la operación a fin de retener a uno de los futbolistas que han engrandecido la Primera División. Casa de los dos equipos que han dominado la Liga de Campeones en los cuatro últimos cursos y del Sevilla, que inscribió su nombre en tres de los cuatro últimos títulos de la Europa League, los clubes españoles ha presumido, con razón, de aglutinar más talento que los de cualquier otro país.

Otras Ligas invierten más

La BBC (Bale, Benzema y Cristiano) y la MSN monopolizaron los debates a nivel continental. Rota la última por los petrodólares cataríes del PSG y más cuestionada que nunca la primera por los pobres números de Bale la pasada temporada, el paso adelante de Isco y el coqueteo de Florentino Pérez y Zinedine Zidane con Mbappé, una vez el balón vuelva a rodar tocará justipreciar si los cambios operados en las plantillas, sumados a las revoluciones acometidas por los equipos más poderosos allende los Pirineos en un verano marcado por las astronómicas cifras que han pulverizados todos los registros en cuanto a locura inversora, han mermado el atractivo del torneo.

El cuero es, como siempre, el único árbitro facultado para dictar sentencia. Y pese a que la espantada de Neymar ha privado de un talento incomparable a cualquiera de los que han llegado, la Liga sigue contando con orfebres de sobra para labrar piezas de brillo cegador. Permanecen los dos jugadores que se han repartido los nueve últimos balones de oro: Messi y Cristiano Ronaldo. El primero, glorificado más que nunca por el barcelonismo, que contrapone su fidelidad al club con el menosprecio de un Neymar ávido de dinero y galones. El segundo, retenido tras un convulso verano a causa de sus problemas con la justicia que a punto estuvieron de dejar al Real Madrid sin su gran emblema de las últimas ocho campañas. Su pretendido deseo de abandonar el Bernabéu fue un tsunami que el tiempo y los mimos de directiva y cuerpo técnico acabaron trocando en marejadilla. El bombazo acabó estallando en el Camp Nou y ahora resta por ver sus efectos sobre el equilibrio de poder entre las dos superpotencias de la Liga.

la Liga sigue contando con orfebres de sobra para labrar piezas de brillo cegador

La marcha de Neymar sacudió al Barça en plena reconstrucción tras el adiós de Luis Enrique y la llegada de Ernesto Valverde al banquillo. La lluvia de millones revitalizó la diezmada tesorería azulgrana, que se lanzó a un mercado alocado y se topó con clubes que salivaron con las ofertas que presentó la directiva encabezada por Josep Maria Bartomeu. Calmado Cristiano Ronaldo, la planta noble del Santiago Bernabéu atendió los consejos de Zidane, rehuyendo las incorporaciones galácticas para concentrarse en jóvenes valores como Theo, Vallejo, Ceballos o Marcos Llorente destinados a formarse junto a los Marcelo, Sergio Ramos, Modric o Casemiro con vistas a tomar algún día el mando.

Atlético, esperando a Costa... y Vitol

El Atlético, encadenado por la FIFA, concentró fuerzas en evitar salidas al tiempo que acumulaba artillería para enero atando a Vitolo y posiblemente a Diego Costa. Y el Sevilla, cuarto el año pasado tras amenazar en el primer tramo a los tres clásicos para desangrarse en la recta final, renovó vestuario ya sin el avezado ojo del gurú Monchi.

Con Levante, Girona y Getafe como nuevos integrantes del selecto club, la Primera División afronta su nueva temporada, en la que los equipos pisarán por primera vez el Wanda Metropolitano de un Atlético de Madrid que puesto a estrenar, optó por remozar su escudo.

Noveles serán también en el torneo futbolistas como Paulinho, Semedo, Muriel o Januzaj, cuyo calibre, a priori, es mucho menor que el de los Gaitán, Umtiti o Nasri que arribaron el verano pasado o los Danilo, Carrasco o N’Zonzi que lo hicieron el anterior. La permanencia de doce de los 18 integrantes de la plantilla ideal de la última Champions garantiza, en cualquier caso, que habrá caviar todas las semanas.

Fotos