Fútbol

Primera División

Jornada 11ª

Alcácer se viste de 'killer' en la fiesta de Messi

Leo Messi ante Sebastien Corchia. /Afp
Leo Messi ante Sebastien Corchia. / Afp

Doblete del valenciano para darle la victoria al Barcelona sobre el Sevilla el día que el '10' cumplía 600 partidos como azulgrana

JESÚS BALLESTEROS

El Barça respondió a la efectividad del Valencia (que ganó horas antes) y sacó adelante su partido ante el Sevilla merced a un doblete de Paco Alcácer. El valenciano fue el héroe en la noche que Messi celebraba sus 600 partidos como azulgrana. Al argentino le tocó ser testigo de la doble aportación anotadora del atacante de Torrent, que permite al conjunto azulgrana sumar la octava victoria consecutiva como local y ser más líder aún.

Los resultados no dan lugar a la duda, pero al Barcelona le sigue costando cerrar los partidos. Tras el empate sin goles en Champions, al equipo azulgrana le tocó resolver por la mínima el choque ante un Sevilla que llegaba en racha, pero cargado de bajas. No tuvo premio el cuadro andaluz, que sigue padeciendo la maldición del Camp Nou, donde no gana desde 2002.

2 Barcelona

Ter Stegen, Semedo, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Busquets, Rakitic (Mascherano, min. 89), Iniesta (Paulinho, min. 60), Alcácer (Deulofeu, min. 66), Messi y Luis Suárez.

1 Sevilla

Soria, Corchia, Kjaer (Geis, min. 74), Lenglet, Escudero, Banega, Pizarro, Nzonzi, Navas, Sarabia (Nolito, min. 61) y Muriel (Ben Yedder, min. 76).

Goles
1-0 min. 22: Paco Alcácer. 1-1 min. 59: Pizarro. 2-1 min. 65: Paco Alcácer.
Árbitro
González González (castellano-leonés). Amonestó a Messi.
Incidencias
Estadio Camp Nou. 70. 723 espectadores. El club colgó un mosaico pidiendo libertad con motivo de las detenciones en Cataluña. Fueron constantes los gritos de «libertad» de la afición culé.

Y es que se mantiene firme el Barcelona en casa y en su lucha por seguir encaramado en lo más alto de la tabla clasificatoria. El estadio culé continua sin ceder punto alguno en Liga y el Sevilla fue una víctima más.

Más información

Viendo el rendimiento del Valencia y su actual estado de gracia (ahora mismo el principal rival en la pelea por la primera plaza), el Barça buscaba ante el equipo andaluz una respuesta concreta a la cómoda victoria ‘che’ horas antes. Pese a que los tres puntos se quedaron en la Ciudad Condal, varias son las conclusiones que Valverde puede tras el partido ante el Sevilla ahora que llega un parón por los compromisos de las selecciones.

Por un lado, el Barcelona mejoró exponencialmente con respecto a los últimos partidos. La presencia de Rakitic en el once, de la zaga titular y la vuelta de Iniesta ayudaron sobremanera. Por contra, el conjunto catalán sigue necesitando una cantidad ingente de ocasiones para hacer gol.

La forma en la que el Barça rompe el empate a cero es prueba de ello. Pues después de la avalancha de ocasiones creadas por el conjunto azulgrana en los primeros minutos, el tanto llegó tras un error grotesco de Escudero. Falló gravemente el zaguero al dejar el balón a su portero, algo que aprovechó Paco Alcácer para abrir la lata, marcar su primer gol en Liga y celebrar de la mejor forma su titularidad.

Certero el valenciano en la primer que tuvo, pero antes el Barcelona bien podría haber goleado al equipo de Berizzo. Inusual fue el arranque de partido con claras ocasiones para los locales en cada minuto. Messi las tuvo a pares, y más tarde probaron suerte Rakitic e Iniesta desde lejos, pero la jugada más clara, así como el error más clamoroso, volvería a protagonizarlo Luis Suárez.

Luis Suárez vuelve a fallar

Al delantero uruguayo se le está poniendo la misma cara que a Alcácer en su primer año con el Barça. No hay partido que no desaproveche una oportunidad clara de ver puerta, pero los números muestran que el charrúa está viviendo quizá el peor momento desde que llegara al club azulgrana.

De hecho, una de las consecuencias de la falta de efectividad del equipo azulgrana es que los rivales terminan creyendo en sus opciones con mayor intensidad. Recientemente, Olympiacos, Athletic y Sevilla mostraron una mejor versión en los segundos tiempos, con un resultado corto y con la posibilidad de sacar algo positivo. Sólo el equipo griego lo sacó, pero los síntomas son evidentes en todos los partidos.

El equipo de Berizzo salió más enchufado tras el descanso. Durante buena parte del segundo periodo fue dueño de la posesión y buscó con ahínco la portería defendida por Ter Stegen. Creó en el primer cuarto de hora más ocasiones que en toda la primera mitad. Muriel y Sarabia rozaron el empate, pero éste llegó en la cabeza de Pizarro.

El mediocentro argentino se elevó imponente por encima de todos tras el saque de esquina del Sevilla y marcó un cabezazo magistral que batió al portero alemán. Casualidad o no, el sevillista celebraba ante la atenta mirada de Sampaoli que fue testigo directo en el palco culé.

Con todo, el Barcelona reaccionó de la mejor forma posible al empate y apenas dio seis minutos de tregua para ponerse nuevamente por delante. De nuevo Alcácer apareció para resolver. Ante la impotencia de Messi y la inoperancia de Suárez, el valenciano se vistió de nueve para rematar al fondo de la red un centro brillante de Rakitic desde la derecha. Marcó con su mano izquierda el sitio exacto donde quería el cuero y el croata ahí lo puso. Como consecuencia, el doblete de Alcácer. Lástima que Valverde, segundos después, optara por sustituirle y no permitirle disfrutar del choque completo.

Nada cambió hasta el pitido final aunque el Barça acabó jugando a la contra con un Sevilla volcado en el área de Ter Stegen ante lo corto del resultado.

Fotos