Real Madrid

Marco Asensio: «No pienso en el Balón de Oro»

Marco Asensio. / Foto: Luca Piergiovanni (Efe) | Vídeo: Atlas

El balear se muestra humilde tras renovar hasta 2023 y determinado a ir «paso a paso» pese a las enormes expectativas despositadas en su talento

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Con la expectación reservada a quienes cuentan con un presente esplendoroso y les aguarda un futuro aún más glorioso, Marco Asensio compareció ante los medios de comunicación tras sellar junto al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, la renovación del contrato que le ligará al club de Chamartín hasta 2023. Lo hizo feliz por lo que supone de reconocimiento de aquellos que, dijo, son ya parte de su familia y junto a los cuales espera «estar muchos años». A la vez, con la humildad de quien sabe que pese a su inmenso talento, aún le queda camino por recorrer y que conviene hacerlo con calma, alejado de las voces que ya le auguran los premios más codiciados. «No pienso en el Balón de Oro, soy joven y voy paso a paso», atajó.

«Ampliar el contrato con el club más grande del mundo es un orgullo. El año pasado fue mi primer año, crecí mucho y éste lo hemos empezado muy bien. Mis objetivos son los mismos, ganar muchos títulos», señaló en una comparecencia en la que estuvo escoltado por Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales del Real Madrid, y al que asistió su familia, para la que tuvo palabras de agradecimiento. «Ha ido todo un poco rápido pero lo he sabido llevar bien, gracias a mi familia que ha estado apoyándome tanto en los malos momentos como en los más bonitos. Todo esto también es gracias a ellos», remarcó un futbolista de fulgurante evolución y que ha pasado en un curso de ser una promesa a rutilante realidad.

Asensio, cuya cláusula de rescisión se eleva a 700 millones de euros con fines disuasorios, volvió a hacer gala de su modestia. «Ahora mismo hay otros jugadores con más galones. Tengo que ir poco a poco, soy joven. Quiero ir año a año y paso a paso», remarcó ante la pregunta de si se ve preparado para ser el buque insignia en próximas temporadas. «Yo me siento importante. Ahora mismo estoy en un buen momento y siempre que me dé minutos el entrenador los intentaré aprovechar», apuntó el ‘20’, que ha visto cumplido el sueño de estar a las órdenes de quien fue su espejo cuando era un chaval. «De pequeño mi ídolo era Zidane. Ahora lo tengo como entrenador», apuntó.

Remarcó que ahora le sorprende Cristiano Ronaldo, de quien muchos esperan que sea su heredero. «Siempre tiene esa ambición para ganar y contagia a todos los compañeros», enfatizó un futbolista al que no azoran las alabanzas que le ha dedicado el portugués. «Recibir esos elogios de Cristiano, de un jugador como él que lo ha ganado todo, es una alegría», expresó.

Incidió en que aún se ve con «mucho margen de mejora» pese a haber obnubilado ya sobre el césped, escogió el tanto que le endosó a Gigi Buffon en la final de Cardiff del pasado mes de junio que cerró el 1-4 que significó la ‘duodécima’ del Real Madrid de entre todos los fabulosos goles que ha firmado y aseguró que «ir con la selección es un orgullo» al poder representar a su país «y encima en un año de Mundial», por lo que se mostró feliz de que la firma de su renovación haya coincidido con una nueva llamada de Julen Lopetegui.

Progeso meteórico

Fichado en diciembre de 2014 a cambio de 3,7 millones de euros para el Mallorca, el club en el que se formó, la entidad de Chamartín le extendió un contrato por seis temporadas al ver en él uno de los futbolistas de mayor proyección del panorama español. Finalizó aquella campaña en el club balear y, tras aterrizar en Concha Espina, el Real Madrid le cedió al Espanyol a fin de que contase con minutos para foguearse en Primera. Su progreso en la campaña 2015-2016, en la que firmó cuatro goles en 37 partidos con el cuadro ‘perico’ y mostró su extraordinaria verticalidad y desborde, le sirvieron para sacar el billete de vuelta al Santiago Bernabéu.

La presencia en el banquillo blanco de Zinedine Zidane resultó capital para su asentamiento en el Real Madrid. El francés se rindió pronto a su talento. Llegó a decir que no había visto una zurda similar desde la irrupción de Messi. Le dio confianza desde el primer momento, alistándole de inicio en la Supercopa disputada en Trondheim frente al Sevilla, donde disputó los 120 minutos de un choque que había desnivelado en el 21 con un gol marca de la casa y que acabaría resolviendo Carvajal ‘in extremis’. Llegó, vio y marcó Asensio, inaugurando lo que se convirtió en una moda para el extremo la pasada campaña: torneo que pisaba, torneo que bautizaba con su bota. Así ocurrió en la primera jornada de Liga, donde anotó frente a la Real Sociedad con una preciosa vaselina que dejó pasmado a Rulli; en la Liga de Campeones, donde participó con una diana del 5-1 endosado al Legia de Varsovia en su estreno en la competición; o en la Copa del Rey, mojando en el 1-7 a la Cultural Leonesa. Rubricó su primer año en el Real Madrid con diez tantos en 38 partidos, el último de los cuales lo selló en Cardiff, poniendo la guinda a la ‘duodécima’ con el cuarto de los blancos a la Juventus.

Acabó aquella temporada como un tiro e inició la presente de la misma forma. No marcó en la Supercopa de Europa, donde sólo jugó los últimos 16 minutos, pero lo hizo por partida doble en la de España, con un tanto en el Camp Nou fruto de un zambombazo que entró por la escuadra de Ter Stegen, y otro en la vuelta en el Santiago Bernabéu, un pase a la red desde fuera del área al que el guardameta alemán asistió como testigo. Su extraordinario momento de forma le dio la titularidad en el primer choque de Liga en el Santiago Bernabéu, donde volvió a deslumbrar con dos goles al Valencia, el último de los cuales llegó de falta cuando su escuadra perdía 1-2 y el ‘20’ no dudó en echarse el equipo la espalda en ausencia de Cristiano Ronaldo.

Actuaciones todas ellas que le valieron para ser designado recientemente por ‘L’Equipe’ como el joven con mayor proyección de Europa, por delante de figuras como Mbappé o Dembélé, y que le han catapultado a la selección española, donde Lopetegui ha vuelto a reclutarle para los duelos frente a Albania e Israel clasificatorios para el Mundial de Rusia. Al igual que Zidane, el seleccionador le ve preparado para vestir galones, como evidenció al darle la titularidad en el trascendente choque ante Italia en el Santiago Bernabéu que concluyó con victoria de ‘La Roja’.

Fotos