Primera

Manolo Márquez dimite como entrenador de Las Palmas

Manolo Márquez ha dimitido como entrenador de Las Palmas. / Efe

"A mí me da la sensación de que no llego a transmitir lo que yo quiero. Es un problema más mío que de los jugadores", afirma

COLPISAMadrid

Sorpresa en Las Palmas. Manolo Márquez presentó en la noche del lunes su dimisión como responsable del banquillo amarillo tras la derrota del equipo ante el Leganés en el Estadio Gran Canaria. Las Palmas sólo tiene 6 puntos tras las seis primeras jornadas y ocupa la décimoquinta posición en la clasificación, con sólo dos victorias y cuatro derrotas.

"A veces en la vida hay que tomar decisiones que a uno tampoco le gustan, pero la verdad es que cuando se decide a dar este paso no es un calentón. He dejado pasar unas cuantas horas, ha pasado el último partido, que no ha sido motivo para la dimisión. Quería agradecer al club de darme la oportunidad de dirigir a mi equipo, al equipo del fui, soy y seré. Quiero agradecerle al presidente porque fue la persona que confió en mí. Me molesta haber faltado esa confianza. Hay gente que me ha tildado de loco por hacer esto, pero creo que la honestidad va por delante. La persona que venga lo hará mejor que yo", explicó ante los medios.

"Un fracaso es cuando tú haces las cosas y no tienes dignidad; no te entregas en tu trabajo"

Manolo Márquez seguirá vinculado al club con nuevas responsabilidades en el Departamento de Formación y Captación. Valerón y Ortiz seguirán al frente de la primera plantilla hasta que el club anuncie la llegada del nuevo entrenador. "La reglamentación no me lo permite y porque el filial ya tiene su entrenador. Le tengo mucho respeto a Suso Hernández y espero que consigan el objetivo de la permanencia. Sólo podría entrenar en el extranjero. Me tengo que reunir con Tonono. Había algunos temas que ya estaban sobre la mesa la temporada pasada. Capacitado me siento para entrenar en cualquier categoría. Es evidente que, quizá, puedes hacer autocrítica y que el equipo pueda jugar un poco mejor", apuntó.

Márquez llegó el pasado 4 de julio a Las Palmas tras haber completado una histórica campaña al frente de Las Palmas Atlético, equipo con el que logró el ascenso a Segunda División B. Junto al técnico catalán, se incoporaron Juan Carlos Valerón y Paquito Ortiz. Negó que sea un cobarde, aunque sí asumió su fracaso... entre comillas. "Cuando uno se suicida unos dicen que es un acto de valentía y otros de cobardía. Cobardía sería quedarme aquí y esperar a los resultados para que me echen. Eso sí que sería cobardía. Sigo pensando que el equipo se hubiese mantenido y pienso que se va a mantener. Hay muy buena plantilla y el objetivo se cumplirá con el entrenador que venga.. He fracasado, sí, si eso es lo que quieres escuchar lo diré. El equipo va decimoquinto clasificado en la jornada seis. Un fracaso es cuando tú haces las cosas y no tienes dignidad; no te entregas en tu trabajo... El Espanyol B descendió de Segunda B a Tercera pero cuatro jugadores de esa plantilla están siendo titulares con el primer equipo. Eso no es un fracaso. Al igual que tampoco considero un fracaso que jugadores como Fabio, Borja o Benito estén en el primer equipo".

"Cobardía sería quedarme aquí y esperar a los resultados para que me echen"

La dimisión de Manolo Márquez como técnico de Las Palmas supone el tercer relevo en los banquillos de Primera en lo que va de temporada. Su adiós del equipo canario se produce tan solo horas después de que Fran Escribá fuera destituido como entrenador delVillarreal y reemplazado por Javier Calleja. El primer entrenador destituido se produjo tras la cuarta jornada, cuando elargentino Luis Zubeldía fue destituido al frente del Alavés. Javier Cabello dirigió al cuadro vitoriano los dos siguientes partidosantes de que llegara el italiano Gianni de Biasi.

"Es una decisión más personal que otra cosa, estás un poco frustrado porque cuando tomas un cargo esperas que las sensaciones sean diferentes"

Márquez explicó que le "da la sensación de que no llego a transmitir lo que yo quiero. Es un problema más mío que de los jugadores. Sé que estáis esperando un titular explosivo, pero no lo hay. Estás un poco frustrado porque cuando tomas un cargo esperas que las sensaciones sean diferentes. He aprendido muchas cosas. Algunas ya las sabía. Más que aprender, me llevo. Me llevo experiencias, me llevo la satisfacción de haber entrenado al club al que he deseado entrenar durante toda mi vida y que el club apostase por mí", apuntó antes de explicar que habló "con los cuatro capitanes cuando tomé la decisión. Transmitirles lo que había pasado, luego recibí alguna llamada de añgún jugador, pero nada, normalidad. No me arrepiento. De ochenta veces que me lo ofreciera, ochenta diría que sí. Lo que veo es que no acababa de llenarme y, simplemente, no hay muchos más motivos que explicar. Los jugadores estaban conmigo. Es una decisión más personal que otra cosa", finalizó.

Temas

Fútbol

Fotos