Fútbol

Primera División

Jornada 5

El Betis asalta el Bernabéu y rompe la racha del campeón

Cristiano Ronaldo, en una acción del choque. / Sergio Pérez (Reuters)

Adán fue un muro y Sanabria aprovechó al final la ansiedad y el desorden de un Real Madrid a siete puntos del Barça después sólo de cinco jornadas

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

No se pueda llegar más que el Real Madrid a la portería rival y ser más romo. Después de empatar en casa ante Valencia y Levante y de perder ante el Betis, lo más lógico sería pensar que el equipo de Zinedine Zidane está en una crisis sin paliativos que puede costarle hasta la Liga, ya que el Barça le aventaja en siete puntos después de sólo cinco jornadas. Pero, en honor a la verdad, quizá habría que recurrir más a una cuestión de brujería, mala suerte y, sobre todo, a la colosal actuación de los porteros rivales. Si Neto estuvo sobresaliente con el equipo de Marcelino y Raúl salvó a los granotas, la actuación de Adán es de mención especial.

0 Real Madrid

Keylor, Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo (Lucas Vázquez, min. 71), Casemiro, Kroos, Modric (Borja Mayoral, min. 72), Isco (Asensio, min. 67), Bale y Cristiano Ronaldo.

1 Betis

Adán, Barragán, Mandi, Feddal, Durmisi, Javi García, Camarasa (Guardado, min. 43), Fabián (Joaquín, min. 79), Francis (Boudebouz, min. 61), Tello y Sanabria.

Árbitro:
Mateu Lahoz (Comité Valenciano): Mostró amarilla a Tello, Mandi, Feddal
Gol:
0-1: min. 94, Sanabria.
Incidencias:
5ª jornada de Liga. No se llenó el Bernabéu. 65.102 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas por el último terremoto en México.

El exportero de la fábrica, el tipo al que José Mourinho osó darle la titularidad en lugar de Iker Casillas, fue un muro inexpugnable. Las paró de todos los colores y dejó al Real Madrid sin marcar por primera vez después de 73 partidos, con lo que igualó y no superó el récord del Santos de Pelé. Desde Joe Hart con el City el 26 de abril de 2016, ningún porteró había dejado al Madrid sin marcar. Y Hacía 19 años que el Betis no vencía en el Santiago Bernabéu. Salieron los heliopolitanos con valentía, sufrieron muchos minutos y al final aprovecharon los enormes espacios que les regaló un Madrid ya muy desorganizado por los cambios a la desesperada de Zidane. El gol de Sanabria fue demasiado castigo para el campeón, que se quedó a cero el día en el que se estrenaba Cristiano en esta Liga.

Más información

Hay que agradecerles a Zinedine Zidane y, sobre todo a Quique Setién, que apuesten por fórmulas que permiten disfrutar de un juego entretenido y con espacios. Ya demostró el técnico santanderino con Las Palmas que no se arruga frente al poderoso Real Madrid. Reconoce, sin ambajes, que nadie ha conseguido parar a Cristiano Ronaldo y asegura que la actual plantilla blanca es la mejor de la época, pero luego no racanea con esos planteamientos timoratos al uso de la mayoría de equipos que visitan los grandes estadios. Si hay que perder, que sea con la cabeza alta y jugando con osadía y personalidad.

Si alguien pensó que por el hecho de dejar en el banquillo a tres jugadores de gran calidad como Joaquín, Cuadrado y el exosasunista Sergio León, Setién daba por perdido el partido, estaba errado. Máximo riesgo en la salida de balón, lo que ya le costó un buen disgusto a Adán ante el Villarreal, pero nada de regalar la pelota al eneigo. Con rápidez y en pocos toques, la misión era acabar las jugadas. Y enseguida, a los tres minutos, el Betis silenció el Bernabéu en una acción que salvó Carvajal bajo los palos y en la que luego Keylor abortó el centro de Camarasa.

Faltas de atención

Inquietantes algunas faltas de atención del Real Madrid en defensa. Las más sonadas en el primer acto, la incomunicación entre Casemiro y Ramos en esa jugada que salvó Carvajal y un saque de banda del lateral hacia el centro que preludió la internada de Fabián y un paradón de Keylor. Nada que ver la actuación del tico con la del curso pasado, cuando el mismo Mateu Lahoz le perdonó la expulsión por un derribo fuera del área y poco después se marcó un autogol. Empero, al final evitó entonces que volasen dos puntos.

Con Cristiano hambriento de goles, ya que estrenó titularidad en Liga tras su prolongada sanción, el Real Madrid llegaba mucho y bien pero tampoco definía. Hasta en seis ocasiones remató el luso en el primer tiempo, pero o no acertó o encontró alguna pierna que cortó el disparo. Fenomenal Modric el temporizador del Madrid. Tocó, mandó, auxilió a sus compañeros y encima se dio unas carreras más propias de velocistas que de centrocampistas. En una de esas se plantó en el área conduciendo casi desde su propio campo y sólo Adán evitó el gol. Feddal acertó al dejar al croata colarse y vigilar que no recibiera Cristiano, que antes casi marcó de espuela un gol parecido al que anotó en Vallecas.

Carvajal, mejor atacante que defensor, entraba una y otra vez por la derecha ya que Tello no bajaba con él, lo que desesperaba a Setién. Tanto que en el tramo final de ese primer período le cambió a la banda de Marcelo. Y pronto el exazulgrana se ganó una tarjeta amarilla y rozó la expulsión por una falta tonta a Ramos. Adán volvió a evitar el gol en un tiro raso y duro de Cristiano, Bale falló en el control por no saber utilizar la derecha, tras un pase magistral de Isco, y el que fuera guardameta merengue volvió a resultar providencial en un tiro de Isco, asistido con maestría por el versátil, fino y vistoso Modric. Alarma en los andaluces cuando se dañó el hombro en un salto con Casemiro, que la había tenido de cabeza minutos antes. Se recuperó Adán y el que se fue lesionado fue Camarasa.

Se acentuó el dominio local en la segunda mitad. Aunque el Madrid ya actuaba con ansiedad, el Betis se defendía cada vez más atrás. El gol estaba al caer, pero no había forma. Adán seguía portentoso, sobre todo cuando desvió un tiro de rosca extraordinario de Kroos, y Cristiano se desesperaba tanto que le dejaba los tacos a un defensor. El Betis sólo inquietó en una acción de Francis, canterano al que se le bajó la persiana al entrar en el área. Y eso que tiene tanto descaro que en el primer tiempo intentó tirar un caño a Bale en defensa.

Se lesionó Marcelo y Zidane, sin otro lateral izquierdo en la plantillla porque Theo sufre una luxación de hombro, cambió el dibujo. Defensa de tres Casmiro de central, Ramos a la izquierda, Modric fuera y Mayoral dentro. El asedio se tradujo en el remate de tacón de Bale que desvió de forma inverosímil Adán y en otra ocasión de oro de Mayoral que desbarató Adán. Recurrió Setién a Joaquín para aguantar más el balón. Otro enorme acierto. En los minutos finales aprovechó su equipo el descontrol local y Sanabria provocó el delirio bético y los lamentos madridistas.

Fotos