Real Madrid

Cristiano: «Quiero seguir rompiendo todos los récords»

Cristiano Ronaldo. / Odd Andersen (Afp)

El portugués subraya que lo que «va a quedar grabado para siempre» en su memoria es el momento en que paseó con su hijo por el césped de Cardiff tras ganar la 'duodécima'

COLPISAMADRID

Por muchos títulos e hitos que figuren en su palmarés, la voracidad de Cristiano Ronaldo no disminuye un ápice. Aunque, eso sí, la paternidad ha cambiado el modo en que ve las cosas. "Al final, por supuesto, mi misión sigue siendo la misma. Quiero seguir rompiendo todos los récords con el Madrid. Quiero ganar todos los títulos posibles. Esa es mi naturaleza, mi forma de ser, pero lo que más recordaré de mi tiempo en Madrid y de lo que les hablaré a mis nietos cuando tenga 95 años, es de lo que sentí caminando sobre el césped de la mano con mi hijo, siendo campeón. Ojalá lo podamos repetir pronto", apunta el futbolista portugués en una carta publicada en 'The Player's Tribune'.

Subraya el '7' que tras 401 partidos con el Real Madrid en los que ha marcado 411 goles, "ganar" sigue siendo su "máxima ambición". "Creo que nací siendo así. Pero la sensación cuando gano ha cambiado", señala, aludiendo al nacimiento de su primer hijo como un hecho que abrió "un nuevo capítulo" en su vida. Para él hizo grabar un mensaje en sus botas que dice 'El sueño del niño' y que constituye "la última motivación" del crack de Madeira.

Apunta Cristiano Ronaldo que pasear junto a su hijo por el césped de Cardiff con la 'duodécima' fue un momento que "va a quedar grabado para siempre" en su memoria. "Agarramos el trofeo juntos y después paseamos por el campo de la mano. Es una alegría que jamás había sentido hasta ser padre. Son tantas las emociones pasando al mismo tiempo que es imposible describir con palabras lo que sentí", explica el de Funchal, que enlaza ese recuerdo con el que tiene de cuando su madre y sus hermanas fueron a verle jugar por primera vez en su Madeira natal. "No aplaudían ni gritaban, pero estaban ahí. Y eso era lo único que me importaba. Significó mucho para mí, algo cambió dentro de mí. Me sentí orgulloso. Espero que mi hijo se sienta como me sentía yo en esos momentos", declara.

Trabajar más duro que los demás

Repasa en el texto Cristiano Ronaldo su carrera como futbolista, evocando su marcha de Madeira para incorporarse al Sporting de Lisboa, club con el que llamó la atención de los grandes de Europa. "Yo sabía que era capaz de hacer cosas en el campo que los otros chicos de la academia no podían hacer. Recuerdo la primera vez que escuché a uno de ellos decirle a otro: '¿Has visto lo que acaba de hacer? Es una bestia'. Pero siempre había alguien que decía: 'Sí, pero es una pena que sea tan pequeño'", recuerda. Por aquel entonces, reconoce, era "muy flaco" y apenas tenía "músculo" por lo que, pese a considerar que "tenía más talento que los demás", asumió que tendría que "trabajar mucho más duro que ellos" para llegar a la cima. "Ya no iba a jugar ni comportarme como un niño, iba a entrenar con la convicción de que iba a llegar a ser el mejor del mundo", remarca.

"No sé de dónde me viene ese sentimiento. Es algo que está dentro de mí. Es como una sensación de hambre que nunca se va. Cuando pierdes, es como si te estuvieses muriendo de hambre. Y cuando ganas, también te estás muriendo de hambre, pero te has comido una miga de pan. Esta es la única manera en que puedo explicarlo", manifiesta el goleador.

Leyenda del Real Madrid

De su llegada a la Premier League recuerda que le atraía "la velocidad a la que se jugaban los partidos y los cánticos de los aficionados". Portando la elástica del Manchester United cosechó su primera Liga de Campeones y ganó el primero de los cuatro Balones de Oro que atesora. "Pero mis sueños eran cada vez más grandes. Supongo que así funcionan los sueños, ¿no?", apunta. Optó por ello por fichar por el Real Madrid, club al que "siempre había admirado" y con el que buscaba "un nuevo reto". "Quería ganar trofeos con el Real Madrid, romper todos los récords y convertirme en una leyenda del club", incide.

Recaló en el Santiago Bernabéu en el verano de 2009, junto a otras estrellas rutilantes como Kaká o Benzema. Desde entonces ha conseguido "cosas increíbles". Reconoce que con el paso de los años "la sensación al ganar trofeos es diferente", especialmente en los dos últimos, en los que el Real Madrid ha establecido su hegemonía. "En el Real Madrid, si no lo ganas todo, hay gente que lo considera un fracaso. Esas son las expectativas que genera la grandeza, ese es mi trabajo", recalca. "Cuando eres padre la sensación es completamente diferente. Una sensación que no puedo describir. Es por eso que mi tiempo en el Real Madrid ha sido especial. He sido futbolista, sí, pero también he sido padre", finaliza.

Fotos