Jornada 7

Isco, pletórico, ejerce de Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo señala a un compañero. /Reuters
Cristiano Ronaldo señala a un compañero. / Reuters

Un doblete del mediapunta malagueño da la primera victoria liguera al Real Madrid en el Bernabéu

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Después de dos empates y una derrota, el Bernabéu espera celebrar ya este domingo la primera victoria del Real Madrid en la Liga. El rival, el Espanyol, aunque atraviesa un buen momento, lleva 21 años sin ganar en el coliseo blanco y se encontrará con un Real Madrid reforzado moralmente tras su triunfo europeo en Dortmund y que está obligado a sumar por fin tres puntos en casa, donde Zinedine Zidane confía en que la afición sea un aliado más y no se convierta en enemigo si la situación se complica contra el equipo dirigido por Quique Sánchez Flores. «La afición es la de toda la vida y no queremos cambiarla. No se puede pensar que a nosotros no nos gusta jugar en casa; al contrario. Si podemos hacerlo siempre, mejor. Vamos a hacer todo para conseguir la victoria. A nuestra afición la queremos y nos gusta a todos jugar en el Bernabéu», insistió el técnico francés, que también ha reclamado a sus jugadores «hacer las cosas bien desde el inicio».

Tras el doblete de Cristiano Ronaldo ante el Borussia Dortmund, también esperan el Madrid y el Bernabéu que el delantero portugués inaugure por fin su cuenta goleadora en el campeonato liguero, aunque contra el Espanyol no tendrá en ataque la compañía de Bale, sino de Marco Asensio, ya que el extremo galés sufrió en el partido de Champions una sobrecarga muscular y Zidane advirtió este sábado de que no está dispuesto a arriesgar. Sin embargo, pese a los antecedentes y las recaídas del galés, Zidane sorprendió al no descartar totalmente a Bale para el duelo de este domingo, cinco días después de verse obligado a retirarse en Dortmund por sus problemas musculares.

Quien causó baja definitiva a última hora de la noche de este sábado fue Carvajal, a causa de un proceso viral con afección al pericardio, por lo que con Marcelo y Theo también lesionados, la defensa blanca estará bajo mínimos. Con Nacho en la lateral izquierdo, el derecho podría ser ocupado por Achraf Hakimi.

Será en cualquier caso el primer partido de Asensio tras asegurarse el Real Madrid su continuidad hasta 2023, y también el primero de Cristiano, que quiere ser el futbolista mejor pagado del mundo, después de haber pasado la pelota al presidente cuando se le preguntó la noche del martes por su renovación. «¿Necesita que le renueven y que le mejoren el contrato?», le preguntaron este sábado a Zidane. «No creo. Yo a Cristiano le veo bien. Lo que más le interesa es el campo, jugar, marcar... Más allá del contrato, en lo que yo no me voy a meter, lo que más le interesa a Cristiano es estar en el campo y marcar», reiteró el técnico del campeón de Liga y de Europa, convencido de que el Espanyol, pese al gusto de su entrenador por el fútbol, planteará un partido defensivo, «porque esto es el Bernabéu».

Quique Sánchez Flores ve la visita al feudo madridista «como una oportunidad, en un buen estadio para demostrar que el Espanyol es competitivo». «Además, afrontamos el partido sin tensión, sin presión», reconoció el técnico madrileño, que sin embargo tiene dos ausencias muy importantes, como son las del mediocentro Víctor Sánchez y el extremo Piatti. En el caso del Real Madrid, sus bajas son de momento Marcelo, Theo, Benzema y Kovacic, y a ellos debe sumarse este domingo Bale.

Contenido Patrocinado

Fotos