Barcelona

André Gomes: «Tengo hasta miedo de salir a la calle»

André Gomes pugna con Thomas en un lance del encuentro entre el Barça y el Atlético de la 27ª jornada. /Alejandro García (Efe)
André Gomes pugna con Thomas en un lance del encuentro entre el Barça y el Atlético de la 27ª jornada. / Alejandro García (Efe)

El centrocampista portugués del Barça, superado psicológicamente, se encierra en el «infierno»: «Me siento avergonzado»

AMADOR GÓMEZ

«Me encierro. No me permito sacar la frustración que tengo. Entonces lo que hago es no hablar con nadie, no molestar a nadie. Es como si me sintiera avergonzado», ha reconocido el portugués André Gomes, para quien su etapa en el Barcelona está siendo «un infierno» y asegura que incluso tiene «miedo de salir a la calle» para que no le reprochen su pésimo rendimiento en el equipo azulgrana, al que llegó en el verano de 2016 a cambio de 35 millones de euros. Campeón de Europa con su selección hace dos años y pretendido por el Real Madrid después de despuntar también en el Valencia, de su temporada y media en el Barça André Gomes sólo puede salvar sus seis primeros meses de adaptación, «que fueron bastante tranquilos», porque posteriormente entró en una espiral de autoexigencia y frustración que le ha convertido en un futbolista vulgar y sin espíritu y en un lastre para sus compañeros.

«No me siento bien en el campo. No disfruto, no estoy disfrutando de lo que puede hacer. Mis amigos me dicen claramente que voy con el freno de mano en el campo», ha confesado el centrocampista luso en una entrevista a la revista ‘Panenka’, en la que el jugador demuestra haberse visto superado psicológicamente y estar atravesando una especie de proceso depresivo. «Pensar demasiado me hace daño, porque pienso en las cosas malas y después en lo que tengo que hacer, y voy siempre a remolque. Aunque mis compañeros me apoyan bastante, las cosas no me salen como ellos quieren que salgan», admite André Gomes, víctima también del desprecio de la afición, que se mofa de él en la grada y en las redes sociales.

El futbolista azulgrana, que nada tiene que ver con el jugador atrevido y vertical del Valencia, desvela que no sabe vivir con la presión consigo mismo: «Soy demasiado autocrítico, demasiado perfeccionista, y no tolero equivocarme nunca. Cuando termina un partido aún estoy con la imagen negativa que no me permite seguir adelante». «En los entrenamientos estoy muy tranquilo y me siento cómodo, muy bien con mis compañeros, que son todos espectaculares, pero la sensación que tengo dentro del campo es mala», confiesa el futbolista de 24 años que en competición no deja de empequeñecerse, pese a lo mucho que prometía hace tan sólo un año y medio.

André Gomes fichó por el Barça en el verano de 2016. Y un año y medio después, los aficionados siguen preguntándose dónde está el futbolista que causó tan buena impresión en las filas del Valencia. A su gesto serio y la inseguridad con la que desarrolla su juego le han seguido los primeros silbidos del Camp Nou, y el jugador portuense admite que existe "una herida" que no sabe cómo cicatrizar. "Pensar demasiado me hace daño. Porque pienso en las cosas malas y, después, en lo que tengo que hacer, y voy siempre a remolque. Aunque mis compañeros me apoyan bastante, las cosas no me salen como ellos quieren que salgan", afirma.

«En los partidos no doy todo lo que podría porque la sensación que tengo dentro del campo es mala», lamenta André Gomes, que dice estar trabajando «físicamente y a nivel mental» para pasar la barrera del miedo que le atenaza: «La gente me conoce en España y en Portugal y me molesta que me digan que puedo ir mucho más allá. Y yo me pregunto: ¿Por qué no las hago?». El internacional luso no encuentra respuesta.

Aún con la confianza de Ernesto Valverde, al igual que tuvo la campaña anterior con Luis Enrique, André Gomes ha disputado este curso hasta el momento 13 partidos de Liga, en los que no ha logrado un solo gol ni ha dado una asistencia, mientras que en la Champions ha llegado a sumar más pases incorrectos que acertados. Precisamente, el internacional portugués sigue marcado por su lamentable hora de partido contra el PSG la pasada campaña en el Parque de los Príncipes, donde sólo dio seis pases hacia delante, cometió una única falta que le costó una amarilla que pudo ser roja y falló una clarísima ocasión de gol ante Kevin Trapp.

Contenido Patrocinado

Fotos