Leonoticias

Fútbol | Barcelona

El juez propone juzgar a Neymar por corrupción

Neymar, en un entrenamiento.
Neymar, en un entrenamiento. / Efe
  • También incluye a Bartomeu y Rosell, a los padres del futbolista y al Barça por un contrato que «habría alterado el libre mercado de fichajes de futbolistas»

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata propuso este lunes que sean juzgados por corrupción entre particulares y estafa impropia el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y su antecesor en el cargo, Sandro Rosell, así como el propio club catalán, además de Neymar y sus padres por el primero de los delitos, a raíz de una querella de la empresa DIS por el fichaje del futbolista brasileño. En el auto por el que acuerda la transformación de las diligencias en procedimiento abreviado y pone fin a la instrucción, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 da diez días a las acusaciones para que soliciten la apertura de juicio oral formulando escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa.

De la Mata recuerda en su resolución judicial que la Sala de lo Penal ordenó reabrir la causa el pasado mes de septiembre y continuar las diligencias por el trámite del procedimiento abreviado. Ahora, dando cumplimiento a ese auto de la Sala, el instructor fija los hechos objeto del procedimiento y las personas contra las que se dirige.

Según explica el magistrado, tal y como establece la Sala de lo Penal, el contrato firmado en 2011 por el que Neymar recibiría 40 millones de euros para fichar en el futuro por el Barcelona «habría alterado el libre mercado de fichajes de futbolistas, al impedir que el jugador entrase en el mercado conforme a las reglas de la libre competencia, de modo que se obtuviera una mayor cantidad económica por el traspaso», constituyendo el delito de corrupción entre particulares. «Si el objetivo y finalidad de este contrato fue directamente alterar el mercado de fichajes de futbolistas, según estima la Sala (…) entonces es razonable pensar que los dos directivos que intervinieron en su firma», en alusión a Rosell y Bartomeu, entonces presidente y vicepresidente, respectivamente, «fueron responsables de esta decisión, de la firma del contrato y conscientes de esta finalidad ilícita».

A juicio del magistrado, la actuación de ambos directivos se realizó sin informar a la junta directiva del Barcelona, ni al Santos, ni a DIS como propietaria del 40% de los derechos federativos del jugador y, todo ello, mientras el jugador tenía contrato en vigor con el club brasileño. «Ambos directivos conocieron obviamente cada una de estas circunstancias plenamente cuando decidieron firmar este contrato. Circunstancias que, al entender de la Sala, son los indicios principales del delito de corrupción entre particulares» y «sitúan a ambos directivos como responsables de los hechos».

Respecto a la solicitud del fiscal para el archivo respecto de Bartomeu, De la Mata insiste en que tuvo «perfecto conocimiento y participó en todos los elementos que la Sala considera que sustentan la existencia de delito: participó de la decisión de firmar este contrato ilícito conociendo que se infringían los Reglamentos FIFA y contribuyendo a mantener al Santos y a DIS en la ignorancia absoluta de estas operaciones contractuales».

Delito de estafa impropia

Igualmente, considera el juez responsable de los hechos a las partes contratantes en esos contratos, esto es, Neymar da Silva Júnior y Neymar da Silva Santos. En relación con el propio FC Barcelona y la sociedad N&N, el juez De la Mata considera que también son responsables por cuanto los hechos descritos fueron realizados por representantes legales de ambas entidades «sin que además conste (de hecho, lo acreditado es la situación contraria) que se hubieran adoptado por el órgano de administración de cada una de las entidades mecanismos o modelos de organización y control para prevenir delito de esta naturaleza».

En el caso al delito de estafa impropia por los tres contratos suscritos en 2013 cuando el FC Barcelona anticipa la contratación de Neymar -sin esperar a que quedara libre de compromisos con su entonces club, el Santos, a partir de julio de 2014- , el juez recuerda que fueron considerados por la Sala como «una simulación consciente y urdida para la comisión de la estafa».

Asumiendo esta premisa establecida por la Sala, el juez considera que «es claro que los directivos que tomaron estas decisiones -en alusión a Bartomeu y Rosell- que las articularon en este paquete de contratos simulados sin más fin que ocultar el importe real del contrato, que no dieron cuenta a la junta directiva, que no reportaron a la asamblea de Socios y que firmaron los contratos comprometiendo a la entidad barcelonista a realizar todos estos pagos, pueden ser responsables de tales conductas, debiendo dirigirse el procedimiento contra ellos».

De igual manera se dirige el procedimiento por estafa impropia contra el FC Barcelona y al Santos como personas jurídicas por cuanto los hechos fueron cometidos por los representantes legales de ambas entidades.