Fútbol

Liga Europa

Fase de grupos | Jornada 2

La Real se deprime en Rusia

La Real se deprime en Rusia
Reuters

Los errores condenan al conjunto 'txuri-urdin' a su cuarta derrota consecutiva ante un Zenit pragmático y efectivo

MIGUEL OLMEDA

A perro flaco todo son pulgas, dice el refrán, y la Real Sociedad es a día de hoy un cánido delgadísimo. El conjunto ‘txuri-urdin’ visitaba San Petersburgo en su peor momento desde la llegada de Eusebio Sacristán allá por 2015, tras encadenar tres derrotas en Liga, y el técnico vallisoletano se jugó el primer órdago antes de que empezara el partido: ni Illarramendi, ni Oyarzabal, ni Willian José estaban en el once. Por supuesto, perdió la apuesta. Como también perdería 90 minutos más tarde el duelo por el liderato de grupo ante el Zenit, un equipo ruso con pasaporte argentino y carácter italiano, sello de su entrenador, el sempiterno Roberto Mancini.

3 Zenit

Lunev, Ivanovic, Mammana, Mevlja, Criscito, Paredes (Dzyuba, min. 88), Kranevitter, Kuzyaev, Rigoni (Erokhin, min. 73), Kokorin y Driussi (Poloz, min. 80).

1 Real Sociedad

Real Sociedad: Rulli, Odriozola, Elustondo, Llorente, De la Bella, Rubén Pardo (Illarramendi), Zurutuza, Xabi Prieto (Juanmi, min. 64), Januzaj, Canales y Bautista (Willian José, min. 60).

goles
1-0: Rigoni, min. 5. 2-0: Kokorin, min. 24. 2-1: Llorente, min. 41. 3-1: Kokorin, min. 60.
árbitro
Andre Marriner (Inglaterra).
incidencias
Partido de la segunda jornada del Grupo L de la Liga Europa disputado en el Estadio Krestovski de San Petersburgo.

La Real se llevó el primer jarro de agua fría cuando no habían transcurrido ni cinco minutos de partido. Rubén Pardo, novedad en el mediocentro, regaló el balón a Driussi en la frontal de su propio área acusado por la presión, y el argentino encañonó a Rulli con un zurdazo raso. El 1-0 trajo consigo un exagerado repliegue del Zenit y el consiguiente dominio del esférico del conjunto ‘txuri-urdin’. Dominio estéril, por otra parte, y que se prolongaría durante la primera mitad.

Más todavía cuando en el ecuador de la misma Kokorin duplicó la ventaja del combinado ruso, al alimón con Gerónimo Rulli. El guardameta platense salió de su área para despejar un envío largo, no midió el bote del balón, y cuando quiso darse cuenta ya estaba recogiéndolo de sus propias redes. Un gol que estará sin duda entre los más ridículos a final de temporada.

Se barruntaba en el Krestovski el tercer tanto del Zenit con dos cabezazos de Driussi, uno de ellos al larguero, cuando la Real achicó distancias en el marcador. Diego Llorente firmó el 2-1, su cuarto de la temporada, en un saque de esquina que lanzó en corto Xabi Prieto y colgó a la cazuela, con veneno, Sergio Canales. Tras años de operaciones de rodilla, el cántabro no pierde un ápice de calidad en su zurda.

Una defensa de cristal

El gran problema de esta Real Sociedad es que, defensivamente, es un castillo de naipes: basta una leve brisa para derribarlo. Cada ofensiva del Zenit amenazaba con acabar en el fondo de la red, y si bien Rigoni no fue capaz de embocar al filo del descanso un pase de la muerte de Driussi, tras el paso por los vestuarios fue de nuevo Kokorin quien acertó ante la meta de Rulli. La jugada fue, como casi todas las del equipo ruso, muy poco elaborada. No se necesita más para hacerle daño al combinado que dirige Eusebio. Paredes lanzó desde la medular al costado derecho, Ivanovic colgó el balón al corazón del área y el ‘9’ del Zenit cabeceó a la escuadra.

Saltaron al verde Illarramendi, Juanmi y Willian José, demasiado tarde incluso para recortar distancias, y hasta estuvo más cerca el 4-1 que el 3-2. De no ser por Rulli, que se redimió de su error anterior deteniendo un remate a bocajarro de Kokorin –quién si no-. Tras una nueva derrota encajando tres goles, la Real vuelve a San Sebastián sumida en una profunda depresión y sin apenas tiempo de lamerse las heridas, pues en menos de 72 horas (el domingo a las 12) recibe al Betis en Anoeta.

Contenido Patrocinado

Fotos