Fútbol

Liga Europa

Fase de grupos | Jornada 3

La victoria se le atraganta al Villarreal en Europa

Bacca celebra el tanto del empate ante el Slavia./AFP
Bacca celebra el tanto del empate ante el Slavia. / AFP

Tras remontar un sorprendente 0-2, el equipo de Calleja fue incapaz de lograr la victoria en una segunda mitad en la que dominó y dispuso de múltiples ocasiones para llevarse los tres puntos

JUANJO GONZALOMadrid

La impotencia se marcaba en el rostro de los jugadores del Villarreal al término de los 90 minutos. Eran tres puntos que no se podían escapar por la superioridad vista, sobre todo, en la segunda mitad, a pesar del transcurso de un partido que a la media hora de juego se había complicado muchísimo. Los dos goles del Slavia y la escasa reacción de los de Calleja hacían presagiar lo peor en una grada que se llevaba las manos a la cabeza. Disfrutaron, y mucho, en 180 segundos de gloria para el equipo, que logró empatar un choque que ya dominarían hasta el final. Trigueros y Bacca, con sus tantos, ayudan a sumar un nuevo punto para continuar líderes de grupo antes de visitar Praga en lo que se presume como un duelo de vital importancia para lograr la clasificación.

2 Villarreal

Villarreal: Barbosa, Rukavina, Víctor Ruiz, Bonera, Jaume Costa, Ramiro Guerra, Trigueros, Roberto Soriano (Cherysev, min. 46), Pablo Fornals (Samu Castillejo, min. 77), Enes Unal (Bakambu, min. 60) y Bacca.

2 Slavia Praga

Jan Lastuvka, Frydrych, Simon Deli (Jan Boril, min. 46), Jakub Jugas, Sobol, Tomas Soucek, Hromada, Sykora (Stoch, min. 83), Danny, Jaromir Zmrhal (Van Buren, min. 70) y Tomas Necid.

Goles:
0-1: min. 18, Tomas Necid. 0-2: min. 30, Danny. 1-2: min. 41, Manu Trigueros. 2-2: min. 44, Bacca
Árbitro:
Svein Oddvar Moen (Noruega). Amonestó a Roberto Soriano, Ramiro Guerra y Jaume Costa por parte del Villarreal; y a Boril por parte del Slavia de Praga.
Incidencias:
Partido correspondiente al Grupo A de la Liga Europa disputado en el Estadio de la Cerámica, con buena entrada y cerca de 400 checos, que disfrutaron del encuentro bajo una incesante lluvia.

En Villarreal eran conscientes de la importancia de lograr una victoria. Por el apoyo de su público en el Estadio de la Cerámica, que iluminó su fachada de color rosa con motivo de la celebración del Día Mundial del Cáncer de Mama en un bonito gesto, y por lo complicado del calendario europeo que le resta a los amarillos. Dos de los tres encuentros restantes se jugarán lejos de La Plana, Praga y Astaná –especialmente incómodo por el largo viaje y el césped sintético- en desplazamientos nada sencillos y ante los que serán sus rivales para lograr el pase.

A pesar de llevar tiempo haciéndolo en la competición checa, de la cual fueron campeones el pasado curso, los de Silhavy sorprendieron de entrada a un ‘Submarino’ que volvió a no estar del todo fino. Una mala costumbre que se repite en los inicios de cada partido de Liga Europa, y que ante el cuadro checo no fue una excepción. Sabedor el Villarreal de los puntos fuertes del Slavia, desde el inicio del choque puso especial empeño en los balones aéreos. Así llegó el primer tanto de uno de sus grandes especialistas, Tomas Necid, con un remate impecable ante el que nada pudo hacer Barbosa.

El golpe volvió a despertar a los castellonenses, quienes parecen sentirse realmente cómodos yendo por debajo en el marcador, que lograron encerrar a un rival que se mostró muy físico, pero que parecía no tener mucho más para ofrecer. Cuando mejor estaban jugando los pupilos de Calleja, una bonita triangulación del equipo de Praga finalizó con otro jarro de agua fría. Era el minuto 30 y el portugués Danny, que ya había dejado algunos destellos de su conocidísima calidad, ponía el encuentro patas arriba para el Villarreal.

Una ventaja que hacía prever la primera victoria a domicilio del Slavia en Europa después de más de 10 años –la última fue en agosto del 2007-, hasta la aparición de Fornals y Manu Trigueros. No podía llegar en mejor momento el primer tanto de la temporada del talaverano, que aprovechó un genial pase del ex del Málaga para batir a Lastuvka tras llegar desde la segunda línea rompiendo. Poco les duró la alegría a los de Silhavy, pues tres minutos más tarde vieron dilapidada su ventaja tras una bonita acción de Bacca. El colombiano se estrenaba en la Liga Europa, competición de la que ya ha sido campeón con el Sevilla, para mantener al cuadro amarillo en lo más alto de la clasificación.

A partir de ese momento, el encuentro fue otra historia. El Villarreal fue amo y señor de un partido que no supo ganar. Tuvo el control del juego y ocasiones de todos los colores, pero ni Pablo Fornals, ni Bacca, ni siquiera Bakambu, lograron batir al guardameta checo. Los dos tantos concedidos fueron demasiado lastre en un encuentro que se antojaba vital para afrontar lo que queda en un grupo que continúa, poco a poco, apretándose. Ahora, el equipo de La Plana, rendirá visita al Slavia con la necesidad de puntuar y seguir su camino. Será la primera de dos complicadas citas lejos del Estadio de la Cerámica. La Liga Europa continúa su emocionante camino.

Fotos