Fase de grupos | jornada 4

La Roma se dispara tras golear al Chelsea (3-0)

Los jugadors romanos celebran uno de los goles de El Shaarawy. /Afp
Los jugadors romanos celebran uno de los goles de El Shaarawy. / Afp

El Shaarawy sacó los colores a la defensa 'blue' y los de Conte dominaron sin pegada

NACHO BOLÍVAR

A priori se daba por descontado que el Atlético ganaría con relativa comodidad al Qarabag en el Wanda Metropolitano y que tendría que mirar de reojo al gran partido que enfrentaba en el Olímpico de Roma al equipo de Eusebio Di Francisco con el Chelsea de Antonio Conte. Aunque jugador por jugador los londinenses son superiores, el fútbol es un estado de ánimo y a día de hoy los romanos están más en forma y cosechan mejores resultados.

Por eso, porque los británicos defendieron fatal y porque los locales mostraron una pegada extraordinaria y tuvieron a El Shaarawy como figura, la Roma goleó a un poderoso en Europa, se situó como líder del llamado grupo de la muerte y acaricia el pase a octavos. A dos jornadas para el final, teniendo que visitar el Metropolitano y cerrar el grupo ante el Qarabag en Italia, los romanos suman ocho puntos, por siete del Chelsea y sólo tres de un Atlético sin fútbol, sin alma y sin suerte.

Los colchoneros deseaban que los londinenses ganasen o como mal menor empatasen. Las cuentas estaban claras. De ese modo, si el Chelsea vencía y ellos ganaban al Qarabag y luego a la Roma, también en Madrid, estarían en octavos de final por quinto año consecutivo. Pero ni el Atlético era capaz de hacer sus deberes ni los de Conte tenían su noche en Italia, donde a los locales le salía todo a pedir de boca.

No se había cumplido ni tan siquiera el primer minuto de juego y la Roma ya se puso en ventaja. Fue un golazo. El bosnio Dzeko la dejó hacia atrás y El Shaarawy disparó a bote pronto desde fuera del área para que el balón entrase como un obús, sin opciones para Courtois. Ya con el valioso tesoro logrado, los transalpinos dieron varios pasos hacia atrás y dejaron hacer al Chelsea.

Los de Stamford Bridge tocaron bien y comenzaron a generar ocasiones que fueron fallando una tras otra. O Hazard, su mejor jugador, acababa disparando mal, o el portero Alisson se lucía, o Marcos Alonso no veía puerta por poco o hasta Bakayoko cabeceaba libre de marca, tras un saque de esquina, pero el balón se marchaba fuera.

Como buen equipo italiano de toda la vida, la Roma se defendía juntita atrás y esperaba cualquier despiste. No le interesaba ya un partido tan loco como el de hace dos semanas en Londres, aunque ese fue más vibrante que el de anoche. Y cerca del descanso aprovechó con eficacia máxima una de entendimiento entre Courtois, Azpilicueta y Rüdiger, ex de la Roma, para que de nuevo El Shaarawy acertase, esta vez con toque sutil. Mientras que los romanos mostraban una pegada extraordinaria, los 'Blues' eran incapaces de marcar.

No cambió el guion en la segunda mitad. El Chelsea lo intentó pero fue un quiero y no puedo permanentes, mientras que los italianos tuvieron las ideas mucho más claras. Hubo partido hasta que el exsevillista Diego Perotti metió su primer gol en esta Champions y dejó a su equipo como sorprendente líder de grupo.

Fotos