Fútbol

Liga de Campeones

Liga de Campeones | Fase de grupos

Bale y Cristiano disparan al campeón

Cristiano celebra el 0-2 con Bale. /Afp
Cristiano celebra el 0-2 con Bale. / Afp

El Real Madrid se puso el traje europeo y derribó al fin el muro amarillo de Dortmund

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

El traje europeo le sienta de maravilla al Real Madrid, con mucha más calidad y experiencia en sus jugadores que este Borussia Dortmund joven, alegre y vertiginoso en ataque pero que, como casi todo equipo alemán, sufre en defensa a la espalda de sus lentos centrales. Sobre todo si enfrente están dos puñales letales como Gareth Bale y Cristiano Ronaldo, con una jerarquía fuera de toda duda en las grandes citas por mucho que se les discuta. Su sola presencia en el campo de batalla intimida al enemigo. El dragón galés silenció el muro amarillo con un toque de empeine sutil pero definitivo, y el portugués lo derrumbó después de siete visitas del equipo blanco al Signal Iduna Park sin sumar los tres puntos. Autor de 25 goles en 21 partidos ante clubes alemanes, Cristiano celebró como es debido su partido 400 en el Real Madrid y silenció a quienes le acusaban de estar peleado con el gol después de dos partidos sin marcar.

1 BORUSSIA DORTMUND

Bürki, Piszczek, Sokratis, Toprak, Toljan (Dahoud, min. 60), Gonzalo Castro, Sahin (Weigl, min. 60), Götze (Pulisic, min. 75), Yarmolenko, Aubameyang y Philipp.

3 REAL MADRID

Keylor, Carvajal, Varane, Ramos, Nacho, Modric (Ceballos, min. 46), Casemiro, Kroos, Isco (Asensio, min. 75), Bale (Lucas Vázquez, min. 85) y Cristiano.

áRBITRO:
Björn Kuipers (Holanda): Mostró amarilla a Bale, Carvajal y Modric
gOLES:
0-1: min. 18, Bale. 0-2: min. 49, Cristiano. 1-2: min. 53, Aubameyang. 1-3: min. 79, Cristiano.
Incidencias:
Partido de la segunda jornada de la Liga de Campeones en el grupo H, disputado en el Signal Iduna Park. Lleno.

Fue un triunfo de esos que marcan territorio en la Champions, El Dortmund está al menos un escalón por debajo del Real Madrid pero es un enemigo de cuidado, con el enorme mérito de reconstruirse cada año. Se marchan Götze, recuperado tras su paso triste por el Bayern, Lewandowaski, Mikhtaryan, Gundogan, Hummels, Dembélé y un emblema como el técnico Jürgen Klopp, pero siempre compite bien. Se presentaba a esta gran cita como líder de la Bundesliga, con un extraordinario balance de cinco victorias, un empate, 19 goles a favor y sólo uno en contra, pero ningún rival con el poderío del campeón continental. Su candidez atrás ya quedó patente cuando cayeron por 3-1 ante el Tottenham en su primer partido de esta Champions.

Más información

Al equipo de Zidane le motivan los grandes partidos y el de anoche lo era. «Es verdad que no hemos ganado nunca aquí, pero eso supone un reto más para nosotros», dijo el técnico francés en la víspera. Un Zidane que, como se preveía, dejó a Asensio en el banquillo y apostó por un 4-4-2. Libertad para Isco y espacios para sus dos atacantes ante Sokratis y el turco Toprak, titular en detrimento del catalán Marc Bartra, pero en todo caso dos zagueros que no dan la talla exigible a este nivel. Sabía el técnico francés que si su equipo se defendía bien, con orden y sin perder balones en la salida, tendría mucho ganado fente a un enemigo fiel a la escuela holandesa que propone su técnico Peter Bosz, ex del Ajax y un discípulo aventajado de Johan Cruyff.

Máximo riesgo

El riesgo de los alemanes era máximo con la presión alta, la zaga adelantada y el portero suizo Bürki lejos de su área. Ese tipo de rivales le vienen de perlas al rey de Europa. Carvajal, tras una excepcional galopada, tuvo la primera, pero tras recortar y quedarse solo, definió mal con la zurda. Pudo haber asistido antes a Bale o Cristiano, a quien después se le quedó algo corto un pase al galés que parecía gol o gol. El 0-1 se veía venir y fue una maravilla. Genial el pase de Carvajal, libre de marca, y una delicia el remate de Gareth. En lugar de llenarse de balón con la volea, metió el interior y lo colocó cerca de la escuadra.

A partir de ahí, el equipo blanco tocó bien e hizo a los alemanes perseguir sombras hasta el descanso. Le faltó al Madrid cerrar el partido en ese primer tiempo porque a los alemanes conviene rematarlos cuando sufren. La tuvo Cristiano, pero disparó mal tras una gran pared con Carvajal, y también Ramos en un cabezazo a la salida de un córner de esos que no suele fallar. De los locales, que antes de encajar el primer gol reclamaron penalti por una mano de Ramos tan clara como involuntaria, pocas noticias ofensivas más allá de algún escarceo de Aubameyang, errático en los controles pero siempre un incordio.

Salió en tromba el Dortmund tras el descanso y perdonó Yarmolenko poco antes de que la conexión entre el galés y el luso les dejara agonizantes. Cada vez que Bale percute con la izquierda y la pone, el gol está cerca. Se equivocó entonces el Madrid al verlo ya quizá ganado. Permitió reponerse a los teutones, que pronto se metieron de lleno en el partido gracias a un gol de Aubameyang, que luego tuvo el empate. Al Madrid le faltaba pausa, si bien en esos idas y vueltas frenéticos suele salir victorioso. Entró Asensio por un agotado Isco y enseguida llegó el tercero. Cristiano, de nuevo, demostró que es el máximo goleador de la Champions en los últimos cinco años. Sellado el triunfo, saltaron las alarmas cuando Bale se fue al suelo, comenzó a estirar y fue sustituido.

Contenido Patrocinado

Fotos