Liga de Campeones

Todos los proyectos del Barça dependen de Messi

Leo Messi.
Leo Messi. / Efe

La 'era Valverde' ha comenzado bien en Liga y Champions, pero la inspiración del argentino sigue de nexo en todas las etapas

P. RÍOSBarcelona

«¿Otra vez te vas al gol papá? Sí hijo, otra vez me voy al gol». La conversación con Thiago, el mayor de sus hijos, revelada por Leo Messi en diciembre de 2015 en la gala de la LaLiga, seguro que se ha repetido esta semana con el pequeño de la familia, Mateo, que ha cumplido dos años. Para sus hijos, el '10' del Barça no va a trabajar ni a hacer deporte. Va a lo que le toca por la trayectoria que defiende y asume con responsabilidad, a marcar goles.

Y la temporada 2017-18 la ha comenzado como toda las anteriores, triturando registros y dejando su sello en un estreno de la Liga de Campeones de altos vuelos como el Barça-Juventus, con un doblete a Buffon, uno de los pocos porteros que le resistía.

Ocho goles en seis partidos oficiales suma Messi. Uno en la Supercopa de España, cinco en la Liga y otro en Liga de Campeones. Y podrían ser más porque sale de media a un poste (o larguero) por partido: uno en Madrid en la vuelta de la citada Supercopa, tres al Betis, uno al Alavés y el último ante la Juve. Y no hay que olvidar que falló un penalti en Vitoria. Así, mientras sus detractores siguen cayendo en la trampa de algunos inicios de partidos en los que ha tardado entrar en calor, entre goles y casi goles estaría en los 13 en seis partidos.

En el Barça no gusta resumirlo todo a Messi porque entonces muchos analistas deportivos y estadísticos se quedarían sin trabajo, pero ahora que el entorno comienza a valorar las modificaciones tácticas de Ernesto Valverde, entendiéndolas como un necesario regreso a los orígenes de Johan Cruyff o Pep Guardiola, más o menos como se hizo en el inicio de Luis Enrique, pero entonces valorado como un valioso giro de tuerca al previsible estilo de siempre, la gran evidencia es que en el fondo todo sigue dependiendo del '10', antes, ahora y hasta que se retire. Es lo que tiene ser el mejor jugador del mundo en todos los aspectos: goleador, espectáculo, magia, visión de juego, técnica... Es imposible que cualquier proyecto, con el entrenador que sea, no tenga una Messidependencia.

Valverde ocupa la banda derecha con un extremo, Dembélé o Deulofeu hasta ahora, por lo que Messi ya no tiene ese punto de salida. Es más mediapunta que nunca, pero sigue marcando goles de todos los colores pese a tener por delante a un '9' como Luis Suárez, con quien se entiende a la perfección.

La tentación, eso sí, es decir que el mejor Barça ha regresado y cosas así cuando esto acaba de comenzar y hasta el 1-0 de Messi en el 45' la Juventus fue mucho mejor. Valverde todavía tiene trabajo por delante, no siempre podrán jugar sus once elegidos y habrá que ver cómo funcionan las rotaciones porque la debilidad del fondo de armario, por ejemplo, tuvo mucho que ver con que el Barça no ganara la pasada Liga y no llegara más lejos en la Champions.

Fotos