Jornada 5

No hay más plan en Champions que el A

Modric, en un lance del choque. /Thomas Coex (Afp)
Modric, en un lance del choque. / Thomas Coex (Afp)

Ni la debilidad del Apoel llevó a Zidane a revolucionar un equipo en el que, al margen de las bajas, sólo descansaron de inicio Isco y Casemiro

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

«Pepe, Morata y James nos hacían más fuertes, pero los de ahora son más jóvenes». El lamento de Cristiano tras la derrota ante el Tottenham en Wembley puso el foco sobre el denominado plan B de Zidane, una de las claves de la extraordinaria campaña que el Real Madrid rubricó el año pasado y que deparó cuatro títulos más para las vitrinas del Santiago Bernabéu (Supercopa de Europa, Mundialito, Liga y Champions), aunque en la actual está exhibiendo un rostro menos jubiloso. Incidió el luso con sus palabras en la merma de experiencia que sufrió la plantilla con las salidas veraniegas y su reemplazo por futbolistas pujantes pero con muchísimas menos horas de vuelo que los que se marcharon. Reconoció el de Madeira que los Vallejo, Achaf, Theo, Marcos Llorente, Ceballos y Borja Mayoral tienen «mucho potencial» y son el futuro, pero Zidane volvió a dejar claro ante el Apoel que su presente es menos ilusionante de lo que fue el curso pasado para los meritorios.

Ninguno de ellos halló acomodo en el once que Zidane dispuso en el GSP Stadium ante un rival cuyo escaso pedigrí invitaba a pensar en una posible revolución al estilo de aquellas que hacía con tanto éxito el técnico la pasada temporada ante escuadras como el Deportivo de la Coruña, el Eibar o el Leganés. Sólo lo encontraron, de entre aquellos que ostentan la teórica condición de suplentes, Lucas Vázquez y Marco Asensio, sin contar la obligada presencia de Kiko Casilla en la portería por la baja por lesión de Keylor Navas y la de Nacho en el eje de la zaga en lugar del también lesionado Sergio Ramos. Isco y Casemiro fueron los únicos titulares del equipo tipo que aguardaron turno en el banco, donde les acompañaron Moha, Vallejo, Theo, Ceballos y Borja Mayoral. Marcos Llorente y Achraf, que también formaron parte de la expedición a Chipre, quedaron descartados.

Poco extrañó la suplencia de Casemiro e Isco, dos de los futbolistas que más minutos acumulan en lo que va de campaña: 1.427 el brasileño y 1.307 el malagueño. Sí sorprendió ver sobre el césped a titulares como Modric, que llegaba al choque contra el Apoel con 1.225 minutos en sus piernas y cuya edad, 32 años, aconseja una dosificación similar a la que Zidane aplicó la temporada anterior con Cristiano Ronaldo. Chocó ver también que la pareja de centrales la conformasen Varane y Nacho. La fragilidad física del galo y la ausencia del madrileño ante el Málaga por acumulación de amonestaciones daba opciones a Vallejo, que únicamente ha disputado este año un encuentro de Copa (en la ida de dieciseisavos ante el Fuenlabrada, donde terminó expulsado) y otro de Liga (ante Las Palmas en el Santiago Bernabéu, donde completó una notable actuación). Pero el aragonés siguió inédito en Champions.

Nacho, la conexión

Zidane no gusta tanto de las rotaciones en la máxima competición continental como en la Liga. Ya sucedió la anterior campaña, cuando rumbo a Cardiff se encomendó a un once tipo que, al margen de puntuales ausencias, únicamente lograron sacudir las lesiones de Bale y el empuje de Isco. Cristiano Ronaldo, con 1.200 minutos, fue el más utilizado. El portugués no se perdió ninguno de los trece partidos, como tampoco hizo Benzema, que disputó 952 minutos. Keylor Navas, y Kroos sólo se perdieron un choque. Once encuentros jugaron Carvajal, Sergio Ramos, Marcelo y Modric. En diez alistó Zidane a Varane, con nueve para Casemiro y ocho para Bale. Isco acabó con seis y 386 minutos, entre ellos el doble duelo de semifinales contra el Atlético y la final ante la Juventus.

Por lo visto en las cinco primeras jornadas de la fase de grupos, pintan bastos también para los jóvenes valores en esta Liga de Campeones. Vallejo sigue sin estrenarse en la máxima competición continental y apenas cuenta 179 minutos entre todas las competiciones. Theo acumula 44 minutos en Champions, tras darle 35 Zidane en Chipre. Achraf se mantiene en los 180 que le permitió la baja de Carvajal. Marcos Llorente, como Vallejo, está a cero en Europa. Ceballos sumó a los 22 que jugó en el Santiago Bernabéu ante el Apoel otros 35 en Nicosia, para un total de 54. Borja Mayoral se quedó en 55 minutos al sumar los 30 que tuvo en el GSP Stadium a los 8 de que gozó en el Santiago Bernabéu también frente al Apoel y los 17 con que contó igualmente en el coliseo blanco ante el Tottenham. Marco Asensio se queda en 138 minutos en Champions con los 93 -incluyendo el descuento- que tuvo en Nicosia. Y Lucas Vázquez, que también completó el duelo de este martes, en 101. Sólo Nacho, recurso ante cualquier emergencia en la zaga, altera con asiduidad en plan que en Champions sigue siendo casi siempre el A.

Contenido Patrocinado

Fotos