Champions | Atlético-Chelsea

Morata se enfrenta a su pasado

Morata celebra su 'hat-trick' ante el Stoke City. / Reuters

El delantero del Chelsea dejó el Atlético siendo cadete en busca de más minutos, a pesar de ser el equipo de su abuelo | La última frase que escuchó antes de salir del Atlético fue: «Eres el primer jugador que conozco que no quiere jugar en el Atleti»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

«Eres el primer jugador que conozco que no quiere jugar en el Atleti». Esta frase fue la última que escuchó Álvaro Morata antes de decidir dejar de vestir la rojiblanca atlética. La pronunció José Mari Amorrortu, director del fútbol base por aquel entonces del Atlético, y su entrenador en aquella época. Morata ingresó en la escuela infantil rojiblanca con 12 años y se quedó hasta cadetes. «Le llevamos a hacerse las pruebas con el Atlético por culpa del abuelo Ignacio, hincha colchonero», reconoció Alfonso, padre del '9' del Chelsea. El delantero internacional lleva sangre rojiblanca por sus venas y siempre soñó con triunfar en el club por el que bebe los vientos su abuelo. De hecho, en aquella época, el ahora delantero del Chelsea compartió vestuario con Koke y era habitual verle cada fin de semana en el Vicente Calderón detrás de una portería como recoge pelotas. El propio Álvaro ha dicho en varias ocasiones que «mi abuelo es del Atlético de Madrid, y prefiere que gane su equipo a que yo marque» y ahora tendrá la oportunidad de enfrentarse de nuevo al equipo de su abuelo y lo hará en la Champions.

Casualidades del destino, el nombre de Morata sonó como refuerzo del Atlético en el verano de 2016, cuando regresó de la Juventus al Real Madrid, pero las altas pretensiones del equipo blanco impidieron el sueño del abuelo del ahora delantero del Chelsea. Porque si algo ha tenido claro siempre Álvaro Morata es que quiere jugar, tener minutos y poder hacer lo que le gusta: jugar al fútbol y marcar goles. "Hablaron conmigo tanto él como sus padres y nos plantearon que quería jugar más y que consideraban que en el Atlético había otros chicos que estaban por delante y que quería jugar más y tomó la decisión de buscar otro equipo y acabó en el Getafe", recuerda José Mari Amorrortu. Borja González era el único delantero titular de aquel equipo que jugaba un 4-3-3 y Morata veía que no tenía progresión y que lo mejor era hacer las maletas. «Era un chico sin desarrollar, con buena técnica y normal, muy majo y muy trabajador», reconoce Amorrortu. «Tomó esa decisión y la respetamos porque demostró su personalidad. Fue una decisión valiente y con riesgo», añade el técnico que siempre recordará las palabras que le dijo un pequeño Álvaro Morata: «Voy a dar un paso más e ir a otro club porque entiendo que allí voy a tener más posibilidad».

Seis goles de 'blue'

Un destino que parece haberle perseguido a lo largo de toda su carrera futbolística. Salió del Atlético buscando minutos, como después lo hizo del Getafe al Castilla, del Real Madrid a la Juventus y el pasado verano del equipo blanco al Chelsea. Una muestra de su pasado atlético es el dinero que se llevó el conjunto rojiblanco de los dos últimos traspasos de Morata a la Juventus -100.000 euros- y al Chelsea -800.000 euros- por derechos de formación. Ahora se le echa de menos en el Santiago Bernabéu, pero Álvaro Morata está viviendo su mejor momento desde que llegó a Londres con las maletas cargadas de ilusión. Tras un comienzo complicado en el equipo 'blue', ahora llega lanzado al Metropolitano para medirse por cuarta vez al equipo de su infancia y de su abuelo. El sábado firmó su primer 'hat-trick' con la camiseta del Chelsea en la visita al Stoke City en la última jornada de la Premier y ya suma 6 goles -la mitad de los que ha logrado su equipo- en seis partidos. Cuatro de ellos se los proporcionó César Azpilicueta, que también le ha ayudado en su aclimatación a la ciudad y a buscar casa.

Sin embargo, Morata no sabe lo que es marcarle al Atlético, ni con el Real Madrid ni con la Juventus y tendrá una nueva oportunidad con un tercer equipo.Por contra, sí sabe lo que es ganar en el terreno de juego rojiblanco, aunque sólo lo ha hecho una vez. En sus tres visitas al Vicente Calderón, Morata ha sumado una victoria y ha sufrido dos derrotas. Se llevó el triunfo (1-2) en el único partido que jugó completo en el feudo atlético el 27 de abril de 2013. En sus otras dos visitas cayó derrotado tanto con la Juventus (1-0) en un partido de la liguilla en la campaña 2013-14, en el que sólo jugó 7 minutos ,y en las semifinales de la Liga de Campeones de la pasada campaña -Morata sólo participó dos minutos-, cuando el equipo blanco perdió 2-1 pero se clasificó para la final de Cardiff. Ahora llega como el '9' del Chelsea y con la ilusión de conseguir el primer gol visitante en el Metropolitano -algo que ni Málaga ni Sevilla han conseguido en 180 minutos-, aunque eso suponga dar un disgusto a su abuelo Ignacio.

Fotos