Fútbol

Liga de Campeones

Liga de Campeones | Fase de Grupos

El Atlético no encuentra el camino al gol en Roma

Saúl pugna por un balón / Lluis Gene (Afp)

Alisson frenó los intentos de los madrileños, que no lograron superar a un rival encerrado en la segunda mitad

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Todos los caminos conducen a Roma, pero el Atlético, una vez allí, se sintió atascado de cara a gol. No es un problema nuevo, porque ya lo tuvo en Mestalla, y tampoco lo ha solucionado con el regreso del sancionado Griezmann. Buscó todas las vías hacia la meta romanista, dispuso de varias ocasiones claras de gol -especialmente en una segunda mitad en la que buscó el triunfo con ahínco- pero unas veces fue el portero Allison y otras su propia falta de tino la que le obligó a un empate que supo a muy poco a los de Simeone.

0 Roma

Alisson; Peres, Manolas, Jesús, Kolarov; Strootman, De Rossi, Nainggolan (Pellegrini, min. 79), Defrel (Fazio, min. 68); Perotti y Dzeko (El Shaarawy , min. 89).

0 Atlético de Madrid

Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis; Thomas, Gabi (Carrasco, min. 61), Saúl, Koke, Griezmann (Gaitán, min. 78) y Vietto (Correa, min. 57).

Árbitro:
Milorad Mazic (Serbia). Amonestó a Perotti.
Incidencias:
Primera jornada del grupo C de la Champions League 17-18 disputada en el Olímpico de Roma. Algo más de mitad de entrada sobre el aforo total de 72.3001 espectadores.

Sobre todo después de que Saúl, omnipresente, tuviera en la prolongación una doble ocasión en la que se topó de cabeza con el guardameta brasileño y después con el palo cuando quiso remachar el rechace. Era el premio que merecía el Atlético y, en especial, el canterano rojiblanco, que se topó dos veces con la madera. Los italianos, que llevaban 17 días sin competir, se fueron dando las gracias por el empate que les permitirá pugnar con los madrileños y el Chelsea, que goleó al Qarabag, por un billete para los octavos de final.

Más información

Cholo sorprendió con Savic atrás y Vietto arriba. No estar en el primer once de la Champions dejó descolocados a algunas estrellas atléticas como Carrasco, Giménez, Torres y Gameiro. Especialmente significativa pareció la titularidad del argentino junto a Griezmann. Ninguno de los dos estuvo fino. Tanto que acabaron en la ducha. Menos llamativa parece ya la confianza en Thomas, al que colocó junto a Gabi. Rindió otra vez a buen nivel el africano. Estuvo sobrio, tranquilo y evitó meterse en los líos defensivos que tanto enfadaban al preparador argentino. A su lado estaban Gabi, Koke y sobre todo un Saúl que recorrió metros, trabajó pero siempre se asoció con criterio. De hecho, tuvo la primera, tras una arrancada de Filipe pero la mandó al palo entrando desde atrás. El ‘8’ ofreció pases dignos del mejor mediapunta y dejó sólo a Koke con un pase filtrado pero el canterano no le tuvo fe. Sí que esprintó en otra bola que le regaló, esta vez entrando desde la derecha como si fuese un extremo (Griezmann dejó pasar la pelota de manera inteligente) pero evitó con la tibia el que debió ser el 0-1. Parecía complicado que hubiera una más clara y optó entonces el Atlético por la estrategia, pero ‘Grizzi’, que apenas dejó un buen remate a la media vuelta, estrelló en la barrera una buena opción desde la media luna en una falta que provocó Saúl.

Correa desnivela el campo

La tuvo Vietto, al que parece que siempre le falta nervio y determinación, tras un pase perfecto de Saúl. Simeone le sustituyó casi de inmediato pero no sólo por no estar certero ante Alisson. Además, cometió penalti por unas manos absurdas y perdió una opción de contragolpe por no cuerpear con Manolas. Y es que de la Roma apenas había noticias. Sus aficionados celebraron el gol de... Messi a la Juventus que se mostró por marcadores. Los suyos, guiados por un De Rossi que se agotó pronto, no ofrecían mucho con lo que celebrar ante la presión atlética. Defrel termino dos veces un contragolpe y sólo un zapatazo lejano de Nainggolan obligó a trabajar a Oblak, seguro como afortunado de agarrar una pelota que atravesó un bosque de piernas.

Simeone decidió ir a por el partido. Remplazó a Gabi, que había descansado, y buscó la victoria con Carrasco y Correa. El equipo se puso el mono de trabajo, buscando un triunfo al que pareció renunciar la Roma, que dio otro paso atrás voluntariamente tras el que le obligó a conceder su rival, Fazio entró por Defrel para blindarse ante las llegadas atléticas. Correa agitó el partido y generó una opción clara de remate de Saúl, al que le salió un ‘putt’ de golf demasiado centrado. Se pasó a escuchar a los aficionados del Atlético cuando Correa obligó a Alisson, héroe local, a sacar una mano salvadora en un mano a mano tras una acción personal del argentino que se vio obligado a golpear con el exterior.

Carrasco tampoco encontraba la manera de certificar la bola a la red. Atrás apenas sufría el Atlético, aunque un piscinazo de Perotti y un gesto raro del trencilla serbio (Mazic) asustó al banquillo visitante. Hubiese sido demasiado castigo para un Atlético al que le penalizó su falta de acierto. Si lo mejora volverá a soñar en una competición en la que en las cuatro últimas campañas se ha visto frenado por su vecino en el camino a la ‘orejona’. Sólo el Real Madrid ha jugado más partidos en Champions (51 frente a 48) desde la llegada del Cholo, que ya ve cerca por fin ayudarse de sus hinchas tras cuatro partidos y más de un mes de errante.

Fotos