Octavos | Vuelta

La derrota más dulce del City

Sane controla el balón en una acción del partido. /Peter Powell (Efe)
Sane controla el balón en una acción del partido. / Peter Powell (Efe)

Guardiola podrá mostrar el lazo amarillo también en cuartos, pero encajó ante el Basilea la primera derrota en su feudo de la temporada

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Después del inapelable 0-4 para los ‘citizens’ en la ida, había casi más interés por conocer si Pep Guardiola sería capaz de mantener el lazo amarillo que por el trámite de vuelta de octavos de la Champions en sí mismo, aunque se cerró con la primera derrota del líder de la Premier este curso en su feudo. De inicio, al técnico catalán se le vio comparecer en con un abrigo oscuro en el que no mostraba distintivo alguno. Sin embargo, nada más marcar el brasileño Gabriel Jesus, titular por vez primera tras superar una lesión de rodilla que le tuvo dos meses de baja, el realizador buscó la imagen de Guardiola. Y durante su celebración, al expreparador del Barça ya se le vio con el lazo bien visible, con contraste con el jersey gris, a la altura de su corazón.

Aunque pueda interpretarse como un desafío, y más después de que la Federación Inglesa de Fútbol (FA) le abriese un expediente por su «mensaje político», Guardiola consideró que la Liga de Campeones es el mejor escaparate internacional posible para exhibir el símbolo de protesta contra el encarcelamiento de los secesionistas catalanes. No deja de generar controversia y reacciones diversas en España y en el Reino Unido, pero Pep, como personaje público y comprometido que es, se siente en la obligación de mostrar su apoyo a quienes el independentismo catalán considera presos políticos.

1 Manchester City

Bravo, Danilo, Stones, Laporte, Zinchenko, Touré, Gündogan (Brahim Díaz, min. 66), Foden (Adarabioyo, min. 89), Bernardo Silva, Sané y Gabriel Jesús.

2 Basilea

Vaclik, Riveros, Lacroix, Frei, Suchy, Lang, Zuffi, Serey Die, Elyounoussi, Bua (Stocker, min. 68) y Oberlin (Wolfswinkel, min. 74).

Goles
1-0: min. 8, Gabriel. 1-1: min. 17, Elyounoussi. 1-2: min. 72, Lang.
Árbitro
Pavel Královec (República Checa): Mostró amarilla a Lacroix.
incidencias
Partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Etihad Stadium. Se guardó un minuto de silencio en memoria del futbolista italiano Davide Astori, fallecido el pasado domingo. El City se clasificó por un global de 5-2

Resuelta la incógnita de si Guardiola portaría el símbolo de protesta sólo en las conferencias de prensa, como había manifestado si concluía que podría perjudicar al City, o también en el partido, como así resultó al final, vuelta a un encuentro extraño de principio a fin. Guardiola tiró de un once repleto de suplentes en su columna vertebral. Faltaban nada más y nada menos que los Otamendi, Walker, David Silva, De Bruyne o el Kun Agüero, lo que es mucho decir. Buen momento para observar la evolución de la joven estrella Phil Foden, de sólo 17 años, el estreno como titular en la Champions de Laporte y el estado de Gabriel Jesus, que apenas había intervenido en los minutos finales de tres partidos desde que se recuperó. Ninguno brilló especialmente.

Tras la gran jugada del primer gol, inciada por Laporte, seguida por una buena conducción de Sané y una gran asistencia de Bernardo Silva a Jesus, el City se echó a dormir. Le molestó a Guardiola que el Basilea, incapaz de sorprenderles en la ida, empatase pronto por obra de Elyounoussi, jugador marroquí con pasaporte noruego. Un tanto muy festejado por los suizos, con su técnico Raphael Wicky, exjugador del Atlético de Madrid, a la cabeza. Más aún celebraron la gran jugada, de lado a lado, que acabó con un disparo tremendo de Lang que sorprendió a Claudio Bravo por su bravo. Faltaba poco más de un cuarto de hora pero la eterna posesión del City apenas se tradujo en ocasiones. Guión inimaginable pero desenlace previsto.

Contenido Patrocinado

Fotos