Análisis

El Barça frena, pero no se detiene

Sergi Roberto se duele, lesionado ante Olympiacos. /Afp
Sergi Roberto se duele, lesionado ante Olympiacos. / Afp

El equipo de Valverde, que pierde a Sergi Roberto y André Gomes por lesión, no ha dado una buena imagen en sus dos últimos partidos en Bilbao y Atenas, pero sigue siendo muy seguro en defensa y mantiene la ventaja en Liga y en Europa

P. RÍOS

El Barça ha encadenado en cuatro días dos de los partidos más planos de una temporada en la que de momento hay mejores resultados, casi todos, que buen juego, que sólo aparece en momentos puntuales y fases de algunos partidos que nunca han sido brillantes en su plenitud. Si el sábado en la segunda parte en San Mamés no supo sacar el balón jugado desde atrás ante la presión alta del Athletic, el martes en Grecia fue incapaz de perforar una muralla tradicional alrededor de su área como la que dispuso el Olympiacos. Dos formas diferentes de enfrentarse al Barça y las dos crearon problemas. En Liga, pese a todo, ganó 0-2, pero en la Liga de Campeones no pasó de un 0-0 que no le penaliza demasiado, aunque le impide clasificarse ya para los octavos de final.

Lo mejor, los dos partidos imbatido que confirman la seguridad defensiva de un equipo que juega con las líneas muy juntas y que impide contragolpear a los rivales. Ter Stegen sólo ha encajado tres goles en diez jornadas de Liga y un tanto en cuatro partidos de competición europea. Lo peor, el mal momento de Luis Suárez, definitivamente peleado con el gol y mal socio de Messi cuando compite con esa ansiedad. Entre los dos desperdiciaron media docena de ocasiones en Grecia.

Si hay algo de lo que preocuparse tras estos dos encuentros se sabrá el sábado en el Camp Nou con motivo de la visita de un Sevilla que buscará los puntos débiles de la escuadra de Valverde. Además, las lesiones de Sergi Roberto y de André Gomes, que estarán un mes de baja por sendas roturas musculares, suponen un contratiempo por su polivalencia. Nelson Semedo se queda solo en el lateral derecho a no ser que el entrenador azulgrana vuelva a contar con un Aleix Vidal también lesionado, aunque bajo la sospecha de no tener demasiadas ganas de jugar a la espera de una salida en el mercado de invierno. En la enfermería siguen Dembélé, Rafinha e Iniesta, aunque se espera que el de Fuentealbilla pueda reaparecer el sábado.

Con Luis Suárez negado ante la portería rival e Iniesta lesionado, como ha sucedido en los dos últimos encuentros, a la Messidependencia goleadora se suma la Messidependencia creativa, pues todo pasa por el ‘10’, tanto para definir como para asistir en el último pase. El argentino también da síntomas de cierto cansancio psicológico que le resta frescura en el momento del remate. Deulofeu reconoce que debe ser más atrevido y encarar a los rivales, pero no acaba de soltarse, algo que el Barça necesita para encontrar otras vías hacia la portería rival.

En cualquier caso, el Barça sigue mandando con solvencia en la Liga y tiene en su mano el pase a octavos de final de la Liga de Campeones. Le bastaría con empatar en Turín ante la Juventus. Pero también está avisado. En Europa no se puede dudar y dos derrotas ante Juventus y Sporting de Portugal incluso le podrían dejar fuera. Parece descabellado, pero el Barça tiene que mejorar en ataque para aprovechar su extraordinario rendimiento defensivo.

Fotos