Leonoticias

Fútbol | Champions

El Barça regala su descanso

Messi se lamenta en el partido ante el Manchester City.
Messi se lamenta en el partido ante el Manchester City. / Afp
  • El equipo de Luis Enrique no dramatiza por la derrota ante el City, pero ahora, como sucede en la Liga, cada partido será una final

El Barça mantiene intactas sus opciones de clasificarse como primero de grupo para los octavos de final de la Liga de Campeones, pese a la derrota en Manchester ante el City (3-1), pero no podrá dosificar jugadores en las dos últimas jornadas como tenía previsto Luis Enrique porque posiblemente necesitará las dos victorias ante Celtic, en Glasgow, y Borussia Mönchengladbach, en el Camp Nou, para no verse adelantado por el conjunto inglés.

Por ejemplo, Rakitic y Busquets, apercibidos de sanción al ver la segunda amarilla en el Etihad Stadium, ya no podrán forzar la tercera para llegar limpios a octavos. Y es muy posible que alguno más se acabe acercando al castigo si ve la amonestación en Escocia. Además, en una temporada que ha comenzado con numerosas lesiones en defensa, poder dar descanso a jugadores fundamentales en esas jornadas europeas era básico. Y más con una Liga española que ha comenzado tan igualada que cada jornada es una final. Son dos de los problemas que conlleva no cerrar el pase cuando se tiene todo en la mano para hacerlo.

La derrota no fue un drama. Desde el sorteo se adivinaban dos partidazos de difícil pronóstico entre el Barça y el nuevo Manchester City de Pep Guardiola. En pocos grupos han coincidido dos aspirantes al título con tantan entidad. En el Camp Nou el 4-0 ya fue engañoso por lo abultado y el 3-1 del martes también tuvo tantas alternativas en el juego que el 0-1 con el que mandaba el equipo azulgrana en los primeros 40 minutos era corto y la posterior remontada, aunque justa por el hundimiento de los de Luis Enrique, también puede parecer excesiva valorando el larguero de André Gomes a portería vacía con 2-1 y la asistencia con la mano de Agüero a Gündogan en el 3-1.

Como sucedió en la derrota liguera en Vigo, el Barça perdió su autoridad cuando cometió errores en el pase en la construcción desde atrás. En Manchester le tocó a Sergi Roberto regalar el 1-1 que lo cambió todo, pero ese es un riesgo que va a seguir asumiendo el conjunto culé porque es su estilo y cuando sale de esa presión avanzada, Messi, Neymar y Luis Suárez tienen espacios para resolver. Lo hizo el argentino logrando el 0-1, pero el brasileño y el uruguayo están encallados ante el gol.    

   

Incidente de Messi

  

Por otra parte, de cara a un hipotético cruce con el Manchester City a partir de cuartos de final, no son pocos los que prefieren que se haya producido esta derrota para que el favoritismo se comparta y para que los jugadores del Barça muerdan sin compasión cuando tengan al rival en sus manos. El propio Messi vivió un incidente en el túnel de vestuarios tras el encuentro con algunos jugadores del City que pensaron que era una buena idea presumir de la victoria, hartos de verse goleados una y otra vez por el '10' en los últimos años. Si Leo tomó nota, buena noticia para el Barça.

Y también hay que tener en cuenta que el Manchester City, más rodado y adaptado a las ideas de Pep Guardiola en febrero, puede eliminar a cualquier potencia en octavos pasando como segundo de grupo, es decir, quizás como rival de un Real Madrid, Bayern o Atlético. Con el City en octavos gana la Champions.