Análisis

Valverde gana jugadores para la causa

Arnaiz dispara a puerta para conseguir el tercer gol ante el Murcia. /Marcial Guillén (Efe)
Arnaiz dispara a puerta para conseguir el tercer gol ante el Murcia. / Marcial Guillén (Efe)

El estreno copero sirvió para que el técnico sepa que puede contar con los menos habituales y con varios jugadores del filial

P. RÍOSbarcelona

El Barça también arrancó con buena nota su participación en la Copa del Rey, algo que no debería tener mucho mérito tratándose de la ida de los 1/16 de final ante un Segunda División B como el Real Murcia, un histórico en horas bajas, pero sí hay que valorar porque los precedentes no fueron igual de positivos. En la temporada 2015-16, el equipo de Luis Enrique no pasó del 0-0 ante el Villanovense y en la 2016-17 regresó con 1-1 de Alicante tras otro empate contra el Hércules. Acabó conquistando las dos Copas, como la anterior, pero quizás ambos partidos dieron pistas de carencias que se tuvieron en cuenta. No se detectó a tiempo que el fondo de armario de la plantilla comenzaba a desconectar, algo que luego pudo pasar factura en las dos Ligas de Campeones en la que el equipo azulgrana cayó en cuartos de final, por ejemplo, al haber tenido el técnico asturiano que exprimir a sus titulares clásicos.

Más información

Excepto Arda Turan y Aleix Vidal, que no viajaron por unas molestias físicas algo sospechosas, posiblemente sin ganas de 'rebajarse' para jugar la Copa en lo que sería un primer paso para forzar una salida en el mercado de invierno, el resto de menos habituales dio la cara, con mención especial para internacionales de prestigio como Cillessen (Holanda) y Vermaelen (Bélgica) que disputaron sus primeros minutos del curso con profesionalidad. Junto a ellos brillaron Deulofeu y Paco Alcácer, con gol cada uno, el primero en su lucha por asentarse en el Barça en el que fue la esperanza de la cantera desde niño y el segundo para reivindicar que puede tener minutos de calidad, como en el tramo final del pasado curso. Y entre los del filial, Aleñá y Arnaiz, protagonistas en Segunda División, confirmaron su progresión con un buen partido, el centrocampista, y un gran gol, el delantero.

«Ha dado el primer paso para ayudarnos para el futuro», reconoció Valverde sobre la actuación de José Arnaiz, contento porque hizo caso a su consejo a los jóvenes: «Más vale pasarse de frenada que quedarse corto». El delantero, fichado del Valladolid por casi 4 millones, se atrevió hasta con una ruleta dentro del área que casi acaba con otro gol. «Es lo que sueña uno desde niño, al principio me ha costado, pero luego me he soltado», explicó el extremo. También debutó un lateral izquierdo de la cantera llamado a subir al primer equipo en un futuro nada lejano, Marc Cucurella, aunque en su caso sólo disputó los últimos minutos.

Valverde también destacó el papel de Alcácer: «Siempre está ahí, se mueve muy bien entre los centrales y marcar el primer gol siempre es más difícil que el tercero o el cuarto. Nos va a ayudar». Todos se han ganado el respeto de Ernesto Valverde, aunque desde hoy preparará la complicada visita del sábado a San Mamés con su once ideal y jugadores que han tenido casi tres días de descanso como Messi, Luis Suárez, Iniesta, Busquets, Paulinho, Umtiti y Ter Stegen, además de Piqué, que se quedó en el banquillo en Murcia, o Rakitic y Sergi Roberto, que entraron en los últimos minutos. Para un once ante el Athletic con 4-4-2 falta Jordi Alba, que esta semana debe recibir el alta médica tras dos semanas de baja por una leve lesión en el aductor. Aunque Deulofeu, en gran forma, podría tener continuidad en lugar de uno de los centrocampistas mencionados, posiblemente Paulinho.

Fotos