Leonoticias

Los de Roberto Carlos merecieron más.
Los de Roberto Carlos merecieron más. / Peio

tercera división

En la orilla

  • La Virgen muestra una gran versión en el Ruta de la Plata que no le impide seguir sin ganar a domicilio pese a adelantarse dos veces en el marcar

Gran esfuerzo con un premio menor. La Virgen se lleva un buen botín del Ruta de la Plata con el 2-2 logrado ante el Zamora, pero los leoneses regresan con un sensación agridulce después de haber rozado el triunfo y haberse adelantado dos veces en el marcador.

Un fenomenal arranque de partido dio fuerza a La Virgen en su visita a uno de los campos más complicados de la categoría. Los de Roberto Carlos comenzaron golpeando en el Ruta de la Plata y, en el primer minuto de encuentro, Lucho ya había adelantado a los blanquiverdes. Un gol tan tempranero trastocó los planes del Zamora que rápidamente tuvo que adelantar líneas en busca del empate.

Los locales dejaron más huecos en la retaguardia que los de Roberto Carlos no fueron capaces de aprovechar. Tenían bastante trabajo defendiéndose de las intensas e incisivas acometidas zamoranas que encontraron su premio en una jugada de estrategia. Pistu, con la media hora de partido ya cumplida, empató el partido.

Con la igualada, el choque entró en un impás. El Zamora ya no era tan osado, y es que el gol virginiano les había hecho ver que los de Roberto Carlos, hoy sí, tenían la escopeta cargada. Cada jugada se confeccionaba teniendo en mente un posible repliegue, por lo que el ritmo de ocasiones decreció.

Pero La Virgen volvió a golpear, ya en la segunda mitad. Corría el minuto 65 cuando un error de la zaga zamorana propició que Lucho anotase su segundo gol de la tarde. Quedaban 25 minutos y los verdiblancos iban a defender con uñas y dientes un resultado tan positivo.

Pero el final no fue el deseado en el luchador conjunto virginiano. En el tramo final del encuentro, el Zamora asestó un duro golpe a los de Roberto Carlos con el empate de Revidiego que finalmente sirvió para que los leoneses se lleven algo de botín de un estadio muy complicado.