Leonoticias

La tranquilidad viste de morado

fotogalería

Los visitantes lograron tres puntos de oro. / Peio García

  • La Bañeza se lleva el derbi ante La Virgen con un solitario tanto de Eriz en los primeros compases de partido

Era un partido a cara de perro, a vida o muerte, en los que el triunfo vale doble y la derrota hunde la esperanza de los jugadores. La Virgen y La Bañeza llegaban a Los Dominicos para examinar sus crisis y los tres puntos se fueron del lado visitante.

El equipo morado vencía 0-1 a los virginianos fruto de un solitario tanto de Eriz en los primeros compases de partido. Luego hubo ocasiones, para todos los gustos, pero el marcador no se volvió a mover y sirvió de respiro más que necesario para los hombres de Luis Carnicero y un nuevo jarro de agua congelada para los chicos de Roberto Carlos.

Los equipos saltaban al irregular césped de Los Dominicos para afrontar un partido donde el temor a la derrota se podía apoderar de las piernas de los futbolistas. El frío y la ligera lluvia complicaban aún más la práctica del juego y con el pitido del árbitro el balón echaba a rodar.

Poco tardó en saltar la noticia. En el minuto 6, Eriz aprovechaba un esférico que le caía para hacer el primer, y a la postre único, tanto del partido. Apenas había dado tiempo a asentarse sobre el tapete y La Bañeza lograba el gol que se le había resistido la jornada anterior.

La primera parte, merced a los nervios y la tensión del encuentro, estuvo cargada de diferentes errores defensivos que propiciaban ocasiones de gol alternas para ambos equipos, pero ninguna acababa en el fondo de las mallas.

Los nervios finiquitan a La Virgen

La segunda parte fue menos vistosa que la primera. Luis Carnicero optó por cerrar filas en torno a su arco y evitar que el partido se convirtiera en un correcalles que no beneficiaba a su equipo, que ya se encontraba por delante en el marcador.

Por su parte, Roberto Carlos trató de poner toda la carne en el asador, metiendo gente de ataque sobre el césped y tratando de, más por acumulación que por acción, llevar el peligro sobre la meta de Sánchez.

La tensión se dejaba notar en Los Dominicos. El partido se volvía bronco y los conatos de tángana se empezaban a vislumbrar. El CD La Virgen se desesperaba viendo las pérdidas de tiempo de los visitantes y, sobretodo, viendo que el marcador seguía reflejando el 0-1.

Los jugadores se cargaban de tarjetas amarillas y el árbitro trataba de poner la calma que se alejaba del campo virginiano. El carrusel de cambios, las pérdidas de tiempo y los nervios encaminaron el partido hacia el 90, momento en el que el árbitro señalaba el final del partido y daba la tranquilidad al La Bañeza F.C.

El triunfo morado saca del descenso al equipo de Luis Carnicero y sume en una profunda crisis a los chicos de Roberto Carlos que se estancan en la zona caliente tras caer en un derbi donde la victoria viajó hasta tierras bañezanas.