Leonoticias

fotogalería

Los bercianos ponen fin a su racha victoriosa. / Ramón Leiro

Pasarón acaba con el 'efecto Munitis'

  • La Ponferradina cae ante el Pontevedra, que cuenta sus partidos en casa por victoria, y rompe su racha de tres triunfos consecutivos

Sabían que no era una empresa fácil, pero no por ello la derrota ha sido menos dolorosa. El 'efecto Munitis' ha acabado en Pasarón, donde el Pontevedra ha vencido 2-0 a la Ponferradina y deja a los bercianos sin su cuarta victoria consecutiva.

Había mucho en juego en Pasarón y ni granates ni blanquiazules quisieron arriesgar en exceso. Luisito y Munitis, sin plantear un partido defensivo, no pusieron todas las cartas sobre la mesa de inicio, esperando a ver qué hacía su rival para reaccionar y atacar.

Sin fiarse

Gallegos y bercianos ofrecieron una primera parte muy táctica y poco vistosa para el espectador en las que las llegadas peligrosas escasearon. La primera llegó pronto, por medio de Caiado, que mandó fuera un remate franco.

Poco más peligro se vio en la primera mitad, si bien es cierto que era la Deportiva quien 'pululaba' más por el área rival. Si de un combate de boxeo se tratase, los de Munitis se hubieran llevado el primer tiempo a los puntos, pero lo cierto es que se llegó al descanso con el resultado inicial.

El penalti de la condena

Comenzó mal el segundo tiempo para los ponferradinos. Bonilla adelantó al Pontevedra tras un penalti que acabó condenando a los de Munitis. La Deportiva intentó irse arriba con este tanto ante un conjunto gallego que buscaba pillar a los bercianos a la contra.

Pese a todo, la maraña defensiva tejida por Luisito frenó a los blanquiazules, a quienes se les heló el corazón en el minuto 64 con el gol de Jacobo Trigo que, finalmente, fue anulado.

Sentencia local

Disparos lejanos y centros al área que no encontraban buen destino eran las únicas armas de una Ponferradina que, poco a poco, se desesperaba. Esta sensación se magnificó cuando el árbitro anuló un gol a Menudo en el minuto 77.

Cuando más cercano parecía estar el empate ponferradino, llegó la sentencia granate. A balón parado, con una falta lateral, los pontevedreses cerraron la victoria gracias a un fenomenal remate en plancha de Mario Barco.

Lo siguió intentnado el cuadro berciano hasta el final que, pese al resultado en contra, no dio su brazo a torcer. El esfuerzo fue inútil, los puntos se quedaron en Pasarón, y la Deportiva deberá esperan otra jornada más para asaltar los puestos de playoff.