Leonoticias

El 'gatillo' de Silvano

Silvano durante la contratación de Herrero.
Silvano durante la contratación de Herrero.
  • La Sociedad Deportiva Ponferradina opta, de nuevo, por 'mover' el banquillo ante los malos resultados del primer equipo

La temporada había empezado complicada a orillas del Sil. Los malos resultados del equipo, con una dolorosa derrota ante la Cultural y Deportiva Leonesa en el estreno en el Toralín, y la herida abierta tras el inesperado descenso a Segunda B, convertían en un polvorín cada partido que los blanquiazules jugaban en su estadio.

Todo ello ha abocado este lunes a la destitución de Manolo Herrero como técnico de la Sociedad Deportiva Ponferradina y la contratación de Pedro Munitis como nuevo míster.

La experiencia no es nueva en la parroquia berciana. Desde el año 2010, 13 entrenadores han ocupado el puesto en la banda del Toralín. A José Fernández Nieto, presidente del club, no le ha temblado el pulso a la hora de dar un giro a la dirección técnica de la plantilla.

En la temporada 2010/2011, Granero inició el curso como técnico del equipo en Segunda División, tras haber conseguido el ascenso a la categoría de plata la campaña anterior. Los malos resultados llevaron a la dirección de la Deportiva a tomar la decisión de prescindir de sus servicios en la jornada 18, antes de finalizar la primera vuelta. Optaron entonces por su hombre comodín, Tomás Nistal, que dirigió al equipo durante dos jornadas. Finalmente, Claudio Barragan fue el técnico elegido para afrontar los últimos encuentros, aunque no pudo salvar a la plantilla de perder la categoría.

Pese al descenso, el buen hacer del preparador valenciano, le llevó a la renovación y en la campaña 2011/2012 devolvió a los bercianos a Segunda División tras superar las tres eliminatorias de play off.

Los años de oro de la Deportiva

Se iniciaba la época más dorada del club, con cuatro temporadas consecutivas en la categoría de plata del fútbol español. Incluso rozó la clasificación para el play off de ascenso a Primera División que, hasta en dos ocasiones, perdía en la última jornada.

En la temporada 13/14, Claudio Barragan decidía dejar la disciplina berciana y el elegido para el curso 14/15 fue Manolo Díaz. El entrenador madrileño cuajó una sensacional campaña y de nuevo el equipo se quedaba a un gol de colarse entre los seis mejores de Segunda División.

Todo cambió en el año 15/16. La polémica suplencia de Yuri da Souza, que mantenía una mala relación con el técnico, sumió al equipo en una profunda crisis de vestuario que se evidenciaba partido tras partido en el campo. Tras conseguir un punto de 24 posibles la dirección decidía prescindir de los servicios de Manolo Díaz y volver a contar con el interino, Tomás Nistal, que estuvo dos jornadas dirigiendo al equipo.

La opción del consejo que dirige Silvano fue contratar a Fabri. El gallego llegó al Toralín y, pese empezar con buen pie, su estilo y sus formas no acababan de cuajar ni en la grada, ni en la plantilla, ni en el palco. Tras diez partidos, en los que el equipo consiguió 10 puntos de 30 posibles, José Fernández Nieto optó por poner fin al acuerdo con Fabriciano González.

Descenso en la última jornada

La última bala para evitar el descenso fue Rubén Vega, el que fuera jugador de la Sociedad Deportiva Ponferradina y segundo entrenador del equipo. El maragato no consiguió el objetivo y el equipo descendía en la última jornada tras caer en el Toralín 0-1, cuando dependía de sí mismo para salvar la categoría.

El regreso a Segunda División B trajo consigo un nuevo técnico, Manolo Herrero. Un preparador acostumbrado a un tipo de fútbol diferente al del Grupo I y que no consiguió conectar con la renovada plantilla deportivista ni con la afición.

Un total de 13 entrenadores en las siete últimas campañas. Ese ha sido el bagaje de los últimos años de Silvano, que empieza a generar dudas entre la parroquia berciana y está demostrando no temblarle el pulso a la hora de ‘pulsar el gatillo’ y renovar la banda del Toralín.