Leonoticias

violencia

Un portero chileno patea la cabeza de un rival

Claudio Abarca agrede al jugador tendido.
Claudio Abarca agrede al jugador tendido. / Captura del vídeo
  • «No lo agredí por querer, yo respondí a una agresión que me dio en los genitales», alegó el guardameta

El portero Claudio Abarca ha sido foco de numerosas críticas del mundo del fútbol tras protagonizar la brutal agresión a un rival en pleno partido que dejó a este inconsciente. El delantero Diego Rivas sufrió la patada en su cabeza que le ocasionó numerosas fracturas en la mandíbula durante un partido entre el General Velasquez y el Deportivo Estación Central de la tercera división chilena.

Corría el minuto 86 en el Estadio Municipal de San Vicente de Tagua-Tagua cuando sucedió la desafortunada acción. Diego Rivas, delantero de los visitantes, no logró rematar un centro al área y cayó. Tras aferrarse al pantalón de Abarca, este le propinó un puntapié en la cara que le dejó inconsciente. El jugador tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital Regional de Rancagua debido a la gravedad de su lesión.

El guardameta de General Velasquez se enfrentará a una sanción impuesta por el comité deportivo de la Región de O'Higgins que podría ser de por vida por delito de lesiones de mediana gravedad. El arquero alegó estar completamente arrepentido de lo ocurrido y pidió disculpas al delantero públicamente, aunque se negó a hablar frente a las cámaras. Sin embargo, Abarca se defendió: «Es lap rimera vez que me pasa. Fue una patada completamente sin explicaciones. No lo agredí por querer, yo respondí a una agresión que me dio en los genitales».

La acción no tuvo lugar durante un partido profesional, por lo que no se aplicará la ley de violencia en los estadios. En lugar de eso y como medida cautelar, Abarca tendrá prohibido el acercamiento a la víctima hasta que se vuelva a encontrar en los tribunales. Actualmente, Diego Rivas se recupera de las lesiones ocasionadas durante el encuentro entre las que destaca la fractura de su pómulo por la que tendrá que ser intervenido. «Me pidió la disculpa y se lo acepté porque es fútbol», aseguró la víctima horas después en el hospital.