Leonoticias

Los verdiblancos siguen sin ganar a domicilio.
Los verdiblancos siguen sin ganar a domicilio. / Peio

tercera división

La vida sigue igual

  • La Virgen vuelve a caer a domicilio en un partido en el que tuvo ocasiones pero en el que el Burgos Promesas acabó llevándose los tres puntos con una dosis más de efectividad

Nada ha cambiado para La Virgen. El conjunto leonés sigue sufriendo mucho a domicilio y ha vuelto a caer fuera de Los Dominicos. En esta ocasión ha sido el Burgos Promesas quien ha derrotado a los verdiblancos por 2-1 en un partido en el que los de Roberto Carlos tuvieron ocasiones pero no fueron capaces de sacar nada positivo de este partido.

La vitola de equipo irregular a domicilio pesó a La Virgen en el inicio del encuentro. Los virginianos, temerosos, salieron al césped repletos de dudas y esta situación, en una categoría con tanta igualdad, se paga. Los verdiblancos comenzaron por detrás en el marcador cuando, en el minuto 20, Soto remató una gran jugada de Manzano para adelantar a los burgaleses.

Esto espoleó a los de Roberto Carlos que, tras encajar el 1-0, reaccionaron. Avisaron con una jugada que finalizó con un disparo que se marchó rozando el larguero, pero no perdonaría más. Cachorro derribó a uno de los jugadores virginianos en el área y Esaú, desde los once metros, empató el partido.

Era lo que necesitaba La Virgen que, con este tanto, se creció aún más. Quedaban solo siete minutos para el descanso, pero los de Roberto Carlos querían irse por delante en el marcador. Cerca estuvieron de lograrlo, pero Marco se estiró para desviar un remate desde dentro del área de los leoneses, por lo que la igualada lucía en el marcador al término de la primera mitad.

Buena salida, mal resultado

Tras el paso por vestuarios, la tónica era la misma que al final de la primera mitad. La Virgen salió animada, prolongando el momento de forma de los últimos minutos del primer tiempo. Los verdiblancos asediaron la meta de Marco en busca de ponerse por delante, pero fallaron en la definición.

Esto lo aprovechó el Burgos Promesas, que asestaría un golpe letal a los de Roberto Carlos. Manzano recibió un balón largo, se quedo solo ante Raúl y colocó el 2-1 en el marcador. Este gol dejó tocados a los leoneses, que estuvieron a punto de encajar el tercero minutos más tarde tras una buena combinación entre Martí y Soto.

La desgracia se cebó con los virginianos que, a su estado de falta de confianza, se les sumó una lesión. Pereira no pudo continuar en el césped y, con los tres cambios ya efectuados, La Virgen tuvo que jugar los últimos minutos con diez hombres, sin llegar a lograr el ansiado empate.