Leonoticias

La suerte ya sonríe a la Ponfe

Ponferradina en Barraña.
Ponferradina en Barraña.
  • El equipo berciano suma su primer triunfo a domicilio gracias a un gran disparo de Juanto que Pato acaba introduciéndose en su portería

La suerte empieza a dar la cara a la Sociedad Deportiva Ponferradina. Si en el anterior partido, un polémico tanto en el añadido servía para conseguir el primer triunfo de la temporada, en esta ocasión un gran disparo de Juanto al larguero fue suficiente para que Pato se introdujera el balón en su propia portería y diera la primera a domicilio para los bercianos por 0-1 ante el Boiro.

No se presentaba un partido cómodo para los hombres de Manolo Herrero, que saltaban a un irregular césped de Barraña para buscar el primer triunfo como visitantes de la temporada.

Los minutos de tanteo dejaron evidencia de que la Ponferradina quería más el balón, pero el estado del pasto no invitaba a rasear, más bien todo lo contrario, algo a lo que no está acostumbrado el equipo blanquiazul.

El primer disparo con cierto peligro llegaba en el minuto 17, por mediación de Caiado, que se iba por encima de la portería que defendía Pato.

Llegan las ocasiones

Antes de llegar a la media hora de juego se sucederían las ocasiones, una para cada contendiente. Primero el guardameta del equipo gallego tenía que intervenir para evitar el gol de Figueroa y después era Olmedo el que salvaba a los bercianos con una buena mano.

La primera jugada curiosa del partido llegaba en el minuto 36. Un mal saque de Pato a punto estuvo de convertirse en ocasión manifiesta de gol para la Ponferradina, pero el despeje in extremis del defensa gallego se transformaba en una asistencia de gol para Rubén Rivera que cruzaba demasiado el esférico ante la salida de Olmedo.

Con esta ocasión se llegaba al descanso en Barraña, el 0-0 se mantenía y los mejores de los visitantes eran Adán Gurdiel y Chavero.

El segundo acto decidiría el partido. La Deportiva dispuso de una clamorosa ocasión para adelantarse, tras una asistencia magistral de Andy a la cual no llegan con franqueza ni Figueroa primero, ni Chavero después.

Gol con fortuna y a defender

Tras el primer aviso, llegó el golpe. Juanto lanzó un zurriagazo desde lejos que se estrelló en el larguero, el rechace tocaba en la espalda de Pato y el balón acababa rebasando por poco la línea de gol. Era el 0-1 en una de las jugadas más curiosas del partido.

Tras el tanto berciano, los hombres de Manolo Herrero se olvidaron de la parcela ofensiva y el Boiro dio un paso adelante en busca de la igualada. Primero lo intentaba el delantero centro, el jugador más activo de los locales, Rubén Rivera, pero su disparo se iba fuera.

Una de las más claras del partido para los gallegos fue un mano a mano de Rubén Rivera ante Olmedo en el que el guardameta de la Ponferradina lograría salvar el tanto para el interés de los suyos.

En el minuto 84, Pedro Beda pudo establecer el empate primero con un disparo que sacó Olmedo y en el rechace fue la defensa berciana la que evito el tanto para el CD Boiro.

La Ponferradina dispuso del último tiro del partido, con el descuento ya cumplido, que Pato logró sacar cuando se colaba por el palo derecho de su portería.

Con este resultado la Ponferradina respira y empieza a mirar a la zona noble de la tabla tras un inicio dubitativo de temporada. El triunfo puede ayudar a los jugadores de Manolo Herrero a ganar confianza y la suerte, ese extra tan necesario a lo largo de una temporada, parece que ha llegado para instalarse en el seno del equipo del Toralín.