Leonoticias

Rojigualda a orillas del Bernesga

vídeo

Aficionados aclaman a la selección. / Sandra Santos

  • La afición leonesa vuelve a arropar a la selección española de fútbol dando color al Reino de León y su entorno desde horas antes del partido

Rojo y gualda. De esos colores se ha teñido la orilla del Bernesga. Los leoneses han mostrado una vez más que están al lado de la selección y, desde primeras horas de la tarde, el goteo de seguidores al entorno del estadio ha sido constante.

La llegada de La Roja ha sido el primero de los momentos álgidos de la tarde. Cientos de aficionados esperaban, bajo un sol de justicia, a sus héroes.

más imágenes

  • Un partido que comenzó fuera

Los más pequeños miraban con ilusión y muy optimistas a los jugadores, aquellos a los que sueñan emular en un futuro. Resultados de lo más variado, desde 2-0 a 5-0; y algunos se atrevían con pronósticos algo más estratosféricos.

Pero si había seguidores optimistas eran ellos, la afición de Liechtenstein, que llegaban al Reino de León con confianza e ironía acerca de lo que la noche depararía a su selección.

«0-3», confesaba uno de sus seguidores, quien llegaba a León esperando ver un buen espectáculo deportivo y un buen ambiente.

Entre el nutrido número de seguidores que abarrotaron las gradas del estadio leonés se encontraba el más ilustre, el archiconocido Manolo el del Bombo, que a pesar de su reciente operación no quiso perderse el partido de León.

El aficionado más popular, esperaba una victoria contundente para inaugurar la era del nuevo seleccionador. 0-5 fue su pronóstico, el cual los hechos dejarían corto.

Los minutos pasaban y antes de conocer el primer once oficial de Julen Lopetegui, los espectadores hacían sus quinielas y tenían algún favorito, aunque no estuvieran en la lista de seleccionados.

Una aficionada, con la camiseta del portero Iker Casillas, esperaba su presencia en León, aunque no había sido posible. Otros se decantaban por los jugadores del Real Madrid, e incluso uno pedía la presencia de Torres en la selección.

Con el paso de los minutos el rojo y el amarillo inundaba los alrededores del Reino de León. La hora de inicio se acercaba y los aficionados buscaban las últimas prendas para dar aun un mayor color al graderío.

Era un día especial, y eso se notaba, León ha vivido una jornada para la historia que los leoneses recordaron durante mucho tiempo.