Leonoticias

La Ponferradina 'golea' en ocasiones, pero sólo empata

fotogalería

Los jugadores de la Ponferradina celebran el gol del empate. / Raúl Salgado

  • El equipo de Herrero encaja un gol en el minuto 5, arrolla al rival a continuación, y se conforma con un punto

A la Ponferradina le sigue costando emitir señales positivas en el marcador. Ante el Somozas, en la jornada dominical, el equipo de Manolo Herrero se dejó ver superior de principio a fin pero tuvo dos serios problemas: encajó un gol en el minuto cinco de partido y no acertó a llegar a la red rival pese a sus innumerables ocasiones.

«Nuestro problema es el gol» había advertido Herrero en la semana previa al encuentro y lo cierto es que esas cinco palabras se vieron refrendadas en el encuentro disputado ante un rival que se presuponía asequible.

Todo comenzó mal para la Deportiva, que tiene la moral 'tocada' en el inicio de la campaña. Tuvo un mano a mano de Héctor Figueroa que supo salvar el portero, pero dos minutos más tarde llegó el gol de Íñigo Rodríguez. En el banquillo blanquiazul la sensación fue la de un escalofrío.

La Ponfe aprieta los dientes

Con el marcador en contra la Ponferradina apretó los dientes y sus jugadores pisaron el acelerador en busca al menos de una igualada que permitiera seguir recuperando aliento en la clasificación. Lo intentaron Juanto y Gonzalo, éste tras un saque de córner que pudo suponer el empate.

Pero si algo tiene el Somozas es una buena armadura defensiva. Y contra esa armadura chocaron una y otra vez los jugadores de la capital berciana. En el banquillo Herrero veía a su equipo volcando ante un rival que poco a poco cedía metros.

Rayco ganaba la posición a la defensa y el portero despejaba su disparo en el minuto 28. Era otra buena ocasión que se quedaba en el tintero. Un minuto después era Héctor Figueroa quien hacía lo propio, pero nada.

Empate, monólogo y final

Tanta insistencia puso la Ponferradina en lograr el empate que, finalmente, conseguía el anhelado gol. Juanto tuvo el merecido premio a un equipo que desde que había encajado el gol estaba poniendo todo sobre el terreno de juego.

El guión de la primera mitad se mantuvo en la segundo. Nada se puede reprochar en el juego a una Ponferradina que sumó ocasiones sin descanso. Una y otra, y otra más, pero con el mismo problema de siempre: nadie podía resolver en los metros finales. Juanto, Rayco, Chavero, todos lo intentaron.

Con el paso de los minutos hubo más ansiedad por alcanzar los tres puntos, sin embargo esa fortaleza defensiva local impidió que el 1-1 de la primera mitad se pudiera mover.