http://static.leonoticias.com/www/menu/img/cultural-desktop.png

«Lo vamos a sacar por …»

La falta de actitud en la primera parte de la Cultural este domingo es algo que no puede volver a pasar o el equipo estará predestinado al descenso

Rodri, en una acción de partido ante el Rayo./Peio García
Rodri, en una acción de partido ante el Rayo. / Peio García
DANI GONZÁLEZ
DANI GONZÁLEZLeón

De pequeño acudía a ver con cierta regularidad al equipo de mi pueblo, la Hullera. Y recuerdo especialmente un partido. Tras la comida familiar tradicional de domingo, mi padre y yo íbamos para el mítico Santa Bárbara para presenciar el partido, que empezaba a las cuatro menos cto.

Aquel día visitaba Ciñera el Mirandés, cuando se peleaba (y arrasaba) en los campos de Tercera. Llegaba arropado por una afición ruidosa, afable y muy respetuosa, cabe recalcar. Al acabar el calentamiento, uno de los jugadores de la Hullera se acercó a nosotros: «¿Cómo lo véis?», nos preguntó. «Hoy va a estar fastidiado, este Mirandés viene lanzado», le respondimos. «Lo vamos a sacar por … (ya se imaginan ustedes a qué se refirió)» fue su respuesta.

Y así fue, pese a que el Mirandés se puso 0-1, la Hullera remontó, recuerdo, con un gol desde fuera del área que sorprendió al portero. Victoria, por 2-1, en uno de los pocos partidos que perdió aquel año el Mirandés.

Esa actitud, esa fe y esa intensidad fue, precisamente, lo que le faltó a la Cultural ante el Rayo en la primera mitad. Fue de los días en los que pensé que la victoria no iba a ser positiva para el cuadro leonés. ¿Por qué? Porque se hubiera tapado el esperpento de la primera mitad.

Un equipo sin alma, rendido, con los brazos bajados ya desde el inicio. Inadmisible. El gen de León, de la Cultural, lleva implícita la lucha. Hasta el final. Como sucedió cuando el club estuvo a punto de desaparecer, cuando se descendió a Tercera. Se peleó y se regresó con más fuerza todavía que antes.

Por ello, es algo que no puede volver a pasar, algo que no se puede repetir. Porque ahora la Cultural se ha quedado sin margen de error. Ya no hay posibilidad de fallar más. Ya no. Es la hora de, como decía aquel jugador de la Hullera, sacar esto «por ...».

Para ello, también es necesaria la unidad. Porque la Cultural ya está metida de lleno en el fango, con el barro por los tobillos. Y es mucho más fácil salir de ahí con una cadena humana, una marabunta de manos y voces que empujen al equipo a salir del barrizal en el que se ha metido. Y mucho mejor hacerlo ahora, antes de que el fango llegue a la rodilla cuando todo será más complicado.

Llegan dos partidos clave: Almería y Reus. No se puede fallar. Porque no hay margen de error. Y el culturalismo tiene claro que, con actitud, con la actitud de la segunda mitad ante el Rayo, se puede. Con la del primer tiempo desde luego que no. Ahora el grito tiene que ser unánime: «Lo vamos a sacar. Lo vamos a sacar por ya saben ustedes qué».

Contenido Patrocinado

Fotos