http://static.leonoticias.com/www/menu/img/cultural-desktop.png

Rubén de la Barrera: «Se debe poner un filtro en las redes a los jugadores»

El entrenador de la Cultural y Deportiva Leonesa, a escasas horas del duelo ante el Real Valladolid, considera útiles las redes sociales «para leer e informarte, no tanto para subir fotos y mostrar tu estado de ánimo»

Rubén de la Barrera, entrenador de la Cultural y Deportiva Leonesa./Peio García
Rubén de la Barrera, entrenador de la Cultural y Deportiva Leonesa. / Peio García
J. A. PARDAL

Serio y poco dado a gesticular para apoyar sus tesis, es un profesional con las cosas claras cuyo lenguaje y forma de exponer sus pensamientos demuestra que es un hombre leído. Rubén de la Barrera, entrenador de la Cultural Leonesa tras sus experiencias en el Villaralbo, el Guijuelo y el Real Valladolid B, repasa la marcha de su equipo y la suya personal en la semana del derbi.

¿Qué tal está tu equipo tras la última victoria?

Bien. Es un paso no definitivo, pero sí importante, sobre todo teniendo en cuenta la puntuación actual de Lorca, Córdoba y Sevilla.

¿Se están descolgando?

Puede parecer que sí, pero quedan muchos partidos por jugarse. Hay casos de algún equipo que contaba con dieciocho o diecinueve puntos a estas alturas y se salvó, así que su situación no implica que los tres vayan a descender.

Empezasteis muy bien y ahora lucháis en la segunda mitad de la tabla. ¿Estáis en el puesto que os corresponde?

En el primer ciclo de la competición nos beneficiamos de la buena dinámica con la que veníamos de la temporada pasada. El juego del equipo contribuye a que eso haya sido así. Poco a poco la categoría, su nivel y todos los condicionantes que intervienen en el resultado a uno le van colocando a donde a priori le corresponde.

¿Es justo?

Probablemente algún punto no tendría por qué constar y otros partidos en los que no sumamos o solamente sumamos un punto, seguramente podrían haber sido tres. A nivel personal y colectivo, en términos de club, a todos nos viene bien pasar por esta circunstancia, normalmente la primera temporada en Segunda División suele ser así.

«Le hemos dado mucha importancia a gestionar la no victoria y, aún así, hemos perdido poco»

«Le hemos dado mucha importancia a gestionar la no victoria y, aún así, hemos perdido poco» El trabajo mental

¿Cómo trabajas con los jugadores el pasar de una buena inercia a la situación de ahora?

Un factor importante y diferencial era el hecho de gestionar la no victoria. Dentro de eso, este equipo ha perdido muy poco, en ese aspecto estamos muy cerca de los mejores de la categoría. Sucede que hemos empatado muchos partidos en los que uno siente que había merecido más. Finalmente el empate no produce la sensación de ganar un punto, sino de perder dos y eso es lo que a nosotros como cuerpo técnico nos ocupaba.

De vuestras seis victorias, cuatro han sido con remontada. ¿Es mérito de los jugadores o del entrenador?

Llegan por el nivel competitivo que nosotros estamos obligados por condición a tener hasta el final del partido y durante toda la competición. Tenemos elementos que nos acercan a la victoria y, en el momento en el que no la alcanzamos, hemos de agarrarnos a cosas que en algún momento no tienen tanto que ver con el juego. Está relacionado con el carácter y el gen del que el equipo debe disponer . Transmitir a los rivales la sensación de que hasta el minuto 94 o 95 la Cultural siempre va a estar en el partido y en disposición de ganarlo o cómo mínimo de pelear el resultado, es bueno.

Rubén de la Barrera.
Rubén de la Barrera. / Peio García

Os habéis reforzado con seis jugadores, tres de ellos procedentes del Real Valladolid. ¿A qué se debe?

Circunstancias de mercado, no hay ninguna otra relación. Sergio Marcos posee lo que aquí se solicita en esa posición, Ángel es un chico que tuve yo en el filial e Iban Salvador va a completar muy bien lo que ya hay. Le va a venir genial al equipo y él se va a ver muy beneficiado de nuestra propuesta. El objetivo es que los tres pongan su mejor rendimiento a disposición del colectivo.

¿Qué opinas del cambio de estilo de Luis César Sampedro?

No creo que haya mutado por completo. Los caminos que antes le llevaban a la portería contraria los han simplificado o han optado por otros.

«Reforzarnos con tres jugadores del Real Valladolid es, simplemente, una circunstancia del mercado»

«Reforzarnos con tres jugadores del Real Valladolid es, simplemente, una circunstancia del mercado» fichajes

¿Dejaste amigos a tu paso por el club blanquivioleta?

La dirección deportiva es otra pero mantengo relaciones con el club. Fue un año de muchísimo aprendizaje. Una estructura profesional de la exigencia del Real Valladolid me hizo crecer y comprender cosas que antes solo me imaginaba. A nivel futbolístico todo salió rodado, con presencia numerosa de jugadores en el primer equipo, posibilidades de interactuar con el cuerpo técnico capitaneado por Rubi de forma permanente y con chicos en edad juvenil con presencia destacada en el filial. Fue un año bonito, una de las temporadas que más impacto positivo tuvo en mí.

-¿Qué diferencias hay con tu trabajo de ahora?

No hay muchas, mi esencia es competir, hacerlo lo mejor posible y extraer rendimiento de cada uno de los elementos que están a mi disposición. Sí que la edad de los futbolistas, la trayectoria, el bagaje, las perspectivas de futuro… podían no ser iguales a lo que tengo a día de hoy, con jugadores que ya han estado en esta categoría y futbolistas y clubes que pretenden estabilizarse en ella y otros que pretenden dar un paso más. Encuentro muchas más semejanzas que diferencias. De aquella, reconociendo que estábamos en Segunda División B, para nada nos sentíamos de Segunda División B. Teníamos era un objetivo competitivo, de desarrollo porque hablamos de chicos jóvenes con posibilidades referenciadas por el propio club y por el día a día, cómo iban creciendo y evolucionando.

Venías del Villaralbo en Tercera División y del Guijuelo en Segunda B, al que volviste después de tu paso por Zorrilla. ¿Cómo fueron esos años?

En Villaralbo fue un máster. Tenía veinticuatro años y en la primera temporada era el único integrante del cuerpo técnico, me tocó hacer de todo y lo aproveché. Guijuelo me permite estar en otra categoría. Se configuró una familia y se consiguió la hazaña más grande que por ahí se recuerda, que fue disputar un ‘play off’ de ascenso, precisamente contra el Leganés que actualmente está en Primera División. Ese año es imborrable, tengo recuerdos maravillosos de todos los futbolistas, de la gente que formaba parte del club... La segunda etapa fue muy positiva, logramos un puesto para disputar Copa del Rey al año siguiente. Constituyen los eslabones de una gran cadena que con la experiencia que he adquirido en León me han permitido vivir muchas cosas, y nunca repetidas

Rubén de la Barrera.
Rubén de la Barrera. / Peio García

¿En qué momento decides que te quieres dedicar a entrenar?

Desde muy joven. Desde los doce o trece años tenía inquietud por lo que ocurría y por encontrarle justificación a lo que uno hace u otros deciden. Con diecisiete o dieciocho años tenía claro que pensaba como entrenador y que pretendía ir por ahí.

-¿Cómo das el salto a Tercera División?

Entrenaba al juvenil del Montañeros y coincidió que el director deportivo del Villaralbo fue a ver al primer equipo contra el Celta B. Empezamos a hablar y esa misma noche me transmitió su interés, pero no fundamentado en nada. La sorpresa fue que a lo largo de la siguiente semana me llama y me transmite su ilusión porque yo fuese el entrenador de ese club. Le di importancia pero sin maximizarla, hasta que quince días después del primer contacto me llaman y me citan en Zamora. Y allí ya tenía la documentación, el contrato. Al fin y al cabo, la propuesta.

¿Cómo te impones en un vestuario como el de Villaralbo, donde tienes a futbolistas diez años mayores que tú?

La intención no era imponerme, sino convencer a los jugadores en base a transmitirles conocimientos, entusiasmo y pasión. En esa primera temporada, la gente hablaba mucho de la edad porque era llamativo y además yo no guardaba relación ni con la comunidad ni con la provincia. Chocaba, pero fue comentado en los primeros partidos de Liga y nunca se volvió a tocar ese tema.

«La intención no era imponerme a jugadores diez años mayores que yo, si no convencerles con conocimiento, entusiasmo y pasión»

«La intención no era imponerme a jugadores diez años mayores que yo, si no convencerles con conocimiento, entusiasmo y pasión» los inicios

Toda tu trayectoria en el fútbol profesional, en equipos de la Comunidad...

Sí, prácticamente soy un castellano y leonés más, llevo casi tanto tiempo viviendo aquí como en Galicia.

Su caso es peculiar porque hasta el momento nunca le han despedido por la mala marcha de tu equipo.

He tenido mucha suerte. Por un lado los resultados han acompañado, pero además la forma de hacer las cosas ha debido convencer a la gente y me han otorgado muchísima confianza. Es algo que uno tiene que agradecer, porque es lo mejor que le puede ocurrir a alguien que se dedica a esto.

Rubén de la Barrera, en el partido ante el Sevilla Atlético.
Rubén de la Barrera, en el partido ante el Sevilla Atlético. / Peio García

La costumbre de echar al entrenador para que cambien los resultados, ¿Se utiliza como se debe o se abusa de ella?

Esto es un negocio y va mejor cuando ganas más veces. Son muchos los que optan a un único puesto. Futbolistas hay muchos por plantilla y muchas categorías, pero entrenador solo hay uno por equipo. Los que no tienen la oportunidad de trabajar están a la espera de que uno caiga para que llegue su turno. Esto ha sido, es y seguirá siendo así.

¿Cuál es tu sueño como entrenador?

Nunca establecí objetivos sobre una categoría en concreto. Solo tengo una máxima: sentir que esto es lo que más me apasiona. Quiero aportar a los demás, vaciarme, volcar toda mi inquietud en esto. El día que no lo sienta me apartaré, porque soy una persona pasional, a la que le gusta el campo, el día a día… Si dejo de sentir eso, que es mi gran motor, será sinónimo de que tocará hacer otras cosas. Si no me genera desgaste, yo voy a estar aquí mientras este deporte no me empuje a otro lado.

¿Estás todo el día con el fútbol en la cabeza?

Lo tengo presente de manera permanente. Veo mucho fútbol, tanto de la categoría en la que estoy como de otras, porque de todo se extrae conocimiento. Leo mucho y me acerco a todo tipo de información que pueda resultarme útil.

«Veo mucho fútbol, de todas las categorías, porque de todo se extrae conocimiento»

«Veo mucho fútbol, de todas las categorías, porque de todo se extrae conocimiento» su método de aprendizaje

¿En qué entrenadores o equipos te fijas más?

Me acerco a los que pretenden optimizar de la mejor manera posible el rendimiento. Me lleva a pensar en entrenadores de fútbol, pero también en los de fútbol sala, balonmano o baloncesto. Acercarte a ellos te permite descubrir posibilidades dentro del juego y, por otro lado, cuestiones referidas a la gestión de personas. Es vital. Solemos hablar de futbolistas, pero en realidad deberíamos hacerlo de personas que juegan al fútbol. Como tales, poseen una lógica interna propia aunque haya objetivos comunes claros definidos. Cada uno siempre responde a los retos que a nivel personal se va marcando.

¿Te son útiles las redes sociales para su labor o generan demasiado ruido?

Depende del modo de empleo. Si se utilizan para el cuchicheo y para algo que no tiene que ver con la profesión, probablemente te genere estrés, confusión… Yo lo utilizo para informarme y aprender. Si lo único que mostrase fuese cómo vive uno o qué hace el otro, inmediatamente dejaría de pertenecer a ella.

¿Has impuesto algún tipo de norma de uso a los jugadores?

Sí, la ‘norma- lidad’. Les expreso lo que creo más oportuno y la responsabilidad se da por hecha, pero a veces es necesario recordarlo por si llegado el caso tendemos a confundirnos. Por lo general, la gente lo respeta y es consciente de que un desliz puede llegar a condicionarte.

¿Desde los clubes debería de controlarse lo que publican ahí el cuerpo técnico o los jugadores?

Sí, se debe poner un filtro. Pero depende de cada uno saber para qué se crea una cuenta en una red social. Yo lo entiendo no para subir fotos, no para manifestar un estado de ánimo y sí para leer, informarte y acercarte a lo que tienes lejos.

¿Tu pronóstico para el derbi?

Será un partido emotivo, con una buena entrada por la rivalidad deportiva entre Léon y Valladolid. Los ingredientes están, ahora toca competir. Me vale cualquier resultado que nos permita salir de Zorrilla con tres puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos